Suscriptor digital

Alberto de Mónaco: una vida de película

(0)
30 de junio de 2011  

Su vida ha estado expuesta a los medios de comunicación desde el día de su nacimiento. El príncipe Alberto se convirtió el 14 de marzo de 1958 en el heredero al trono monegasco y, a diferencia del de su futura esposa, su álbum familiar ha sido de dominio público. Al igual que Charlene, Alberto ha gozado de una infancia muy feliz. Es el segundo hijo de Raniero III y Gracia de Mónaco y junto a sus hermanas, las princesas Carolina y Estefanía, ha vivido momentos inolvidables. Aunque también muy tristes, como la trágica muerte de su madre, el 14 de septiembre de 1982, en un accidente de tráfico, o la de su padre, de muerte natural, el 6 de abril de 2005.



Su infancia y adolescencia transcurrió en Mónaco. Allí estudió y se formó en los distintos departamentos del Principado para comenzar en el año 1977 sus estudios universitarios en Estados Unidos. Se matriculó en Ciencias Políticas, Economía, Psicología, Literatura Inglesa, Historia del Arte, Antropología, Geología, Filosofía, Sociología, Alemán y Música. Después de una educación tan humanista y diversa, el Príncipe logró su licenciatura en 1981 en Ciencias Políticas.

En su período universitario se especializó en lanzamiento de jabalina. Durante cuatro años formó parte del equipo de fútbol de Mónaco y siempre ha estado dispuesto a competir en deportes tan variados como remo, tenis o esquí. De hecho, gracias a su afición al deporte conoció a Charlene Wittstock, una bella nadadora sudafricana, en los Juegos Olípicos de Sidney del año 2000. Según cuentan, el príncipe Alberto se enamoró de ella cuando accedió al podio de los triunfadores para entregarle un ramo de flores a la deportista. Y no volvieron a encontrarse hasta un año después, en el mismo Principado, durante la celebración del Encuentro Internacional de Natación de Mónaco Marenostrum. "¿Te acuerdas de mí?'', cuentan que le preguntó el entonces Príncipe heredero. Sus primeras fotos románticas no se pudieron tomar hasta cinco años después, en las Islas Maldivas. Desde entonces, su relación ha estado marcada por los continuos rumores de ruptura y los deseados anuncios de compromisos hasta que, el pasado 23 de junio, el Palacio de Mónaco confirmó la esperada noticia: Alberto y Charlene contraerían matrimonio el 1 y 2 de julio de 2011.



Han sido 53 los años que Alberto de Mónaco ha estado esperando a la princesa perfecta. Durante este tiempo ha mantenido relaciones con algunas de las mujeres más bellas del mundo y, tras acceder al trono, reconoció a dos hijos: un niño nacido de una relación con la azafata Nicole Coste, llamado Alexandre Coste, y una niña, Jazmín Grace Rotolo, que tuvo con Tamara Rotolo. Aclaró que ninguno de los dos formarían parte de la línea de sucesión. En una entrevista concedida a la cadena alemana ZDF Charlene, su futura esposa, confesó: "Me gustaría tener hijos pronto, no quiero esperar mucho tiempo para formar mi propia familia'', a lo que el príncipe Alberto respondió: ''Estoy de acuerdo contigo''.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?