El Principado de Mónaco, listo para la boda real

(0)
30 de junio de 2011  

Mónaco no se ha despertado esta mañana igual que lo haría cualquier otro día. Hoy arrancan las celebraciones por las nupcias de Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock y miles de monegascos saldrán a la calle para brindar por la inminente unión de su soberano con la ex nadadora olímpica. En las calles se ultiman los preparativos y en la cocina del restaurante Luis XV del hotel París de Mónaco el prestigioso chef francés, Alain Ducassse, y su equipo trabajan a un ritmo frenético para que todos los platos del banquete nupcial sean del gusto de los novios de Mónaco y sus invitados. Además, Jean Michel Jarre continua con los ensayos de su concierto, que promete ser el plato fuerte de todas las celebraciones.



La boda de Alberto y Charlene no es una boda pensada únicamente para los miembros de la realeza, de hecho solo cinco Casas Reales europeas han confirmado su asistencia -Suecia, Bélgica, Dinamarca, Noruega y Luxemburgo- sino una boda concebida para el disfrute de todos los habitantes del Principado. Por eso, desde el primer acto del programa oficial del enlace hasta el último están dirigidos hacia ellos.



Esta noche, los novios reales invitarán a un concierto muy especial a todos sus conciudadanos. El californiano grupo de rock, The Eagles y el compositor sudafricano, Jason Hartman ofrecerán un espectáculo de dos horas de duración al que está previsto que asistan más de 15.000 personas.



Alberto de Mónaco ha querido seguir la estela de sus padres a la hora de preparar su boda. Debido al gran acontecimiento que supuso el enlace de Raniero III y la princesa Gracia, los monegascos disfrutaron de varios días de fiesta y en cada rincón del Principado se celebraron bailes populares en honor a los recién casados.



Pero el príncipe Alberto y Charlene Wittstock también quieren que sus vecinos sean testigos del espero ''sí, quiero''. Por eso, tanto el viernes como el sábado las puertas del Palacio Grimaldi permanecerán abiertas para que compartan con ellos, a través de dos pantallas gigantes, ese momento tan especial.



Volviendo a las celebraciones, los monegascos disfrutarán el viernes, minutos después de la ceremonia civil, de un magnífico buffet preparado por el Fairmont Monte-Carlo, que contará con platos mediterráneos y algunos típicos de Sudáfrica, en honor a la novia. Además, a partir de las 20, 00 horas los residentes del Principado están invitados a una recepción en el Puerto de Hércules seguida del concierto de música electrónica de Jean Michel Jarre que contará con la presencia de Alberto y Charlene.



El martes, los novios supervisaron los últimos detalles de este gran espectáculo para el que se ha creado un escenario de 120 metros de ancho por 60 de largo rodeado por ocho torres de 35 metros de altura de las que saldrán los efectos luminosos y pirotécnicos característicos del espectáculo del artista de origen francés.



Y para festejar por todo lo alto que Alberto de Mónaco es un hombre casado y la ex nadadora olímpica, Su Alteza Serenísima la princesa Charlene, la Organización Jacques Coutier ha preparado un espectáculo pirotécnico en su honor de 15 minutos de duración que hará las delicias de los ciudadanos. Alrededor de las 11, 30 horas, el cielo de Mónaco se llenará de luz y 1001 fuegos de color rojo formarán un gigante ramo de rosas mientras cantan a capella el Himno al amor, el popular tema francés compuesto por Edith Piaf.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.