Suscriptor digital

La resistencia del rock experimental

En el segundo disco de Ararat, los dos guitarristas dejan su instrumento madre y apuestan al riesgo
Sebastián Ramos
(0)
7 de diciembre de 2011  

Para intelectualizar la música de Ararat, Sergio Chotsourian dice cosas como: "Ararat se propone emerger de las cenizas del mundo final"; "son sonidos muy desde otro lado, como que debajo de la tierra sale la criolla de Ararat y desde los escombros de las viejas computadoras surge el teclado de Fargo"; "detrás de Ararat hay data, que es la música de la resistencia, la tranquera, los inmigrantes, el español y los sonidos que tenemos acá con las manos"; "esto es para esa gente que necesita que la música lo transporte, que le dé una trompada en la cara o un martillazo en el pie".

Sentado a su lado, con el mismo objetivo, Tito Fargo dice cosas como: "La cultura que tiene este proyecto es un poco la que yo tengo, por eso coincidieron códigos: hacer con lo que hay. Si hay una pava y no hay una batería, lo hacemos con la pava y seguimos. La experiencia del músico es hacer música con lo que uno tiene a mano"; "el rock tiene que estar en constante evolución y Ararat es un aporte a la reinvención de un sonido"; "el tiempo no existe, es una necesidad de medida que nos hemos impuesto los seres humanos para manipular las cosas, pero el hombre no puede manejar nada".

Juntos, con la participación del baterista Alfredo Felitte, esta noche dejarán de lado las metáforas y conceptos en torno a su música y se subirán al escenario de The Roxy Live para presentar oficialmente el segundo capítulo discográfico de Ararat, el disco que los unió musicalmente por tiempo indefinido.

Con el vértigo necesario

A principios de año, Chotsourian, guitarrista de Los Natas, llamó a Fargo, guitarrista de Gran Martell y ex integrante de bandas como Sumo, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y Divididos, para que le cuente algunos secretos del amplificador hiwatt y, guitarra va, guitarra viene, terminaron trabajando en el nuevo álbum de Ararat, la banda con la que Chotsourian despunta el vicio rockero tras la pausa que se tomaron, al menos por el momento, Los Natas.

"Nos cruzamos con Fargo a tocar unas acústicas, de puro gusto. Le pedí ayuda con unos temas nuevos y cuando nos dimos cuenta teníamos el disco de Ararat casi todo terminado. Entonces le pregunté si se quería subir al tren y el disco comenzó a tomar vida, porque ya no era simplemente otro álbum más de experimento, como el primero, sino que había carne en la parrilla", cuenta Chotsourian.

Fargo: -La idea era poner el disco a funcionar en vivo, sumarse a la base y orquestar toda una parte que en el vivo no estaba. Hay mucha afinidad de concepto con Sergio, entonces no estás pensando mucho sino que ya estás tocando, porque hay mucha información que manejamos que es más o menos dentro del mismo código. Eso es una de las cosas que me cautivó del proyecto. Lo otro fue la propuesta de no tocar la guitarra eléctrica, que es el instrumento que más controlo. Esa tensión que te produce el vértigo es una de las cosas más lindas que tiene la música.

Chotsourian: -La guitarra eléctrica, los punteos, los acoples y todo eso me estaba molestando un poco y quería despegarme de eso. Por eso agarrar el bajo era como ubicarme en otro lugar completamente diferente. El encare con otro instrumento es lo que me ayuda a llevar este proyecto con tanta frescura y empuje.

F: -Cuando uno no domina tanto un instrumento, no tiene tanto virtuosismo, pero se elige mejor qué tocar. Son menos notas, pero la calidad musical de eso es muy importante, porque hacés como una destilación de la música.

Ch: - Los elementos son como chiquitos, pero desarrollados con mucha pasión y mucha garra. Tampoco sé si se buscó el audio de cada cosa, sino la melodía, el momento, el espíritu de lo que es la música. Es un poco el sonido del rock pampeano stoner, con muchas escalas, pero sin la guitarra eléctrica como elemento.

-¿Y de qué hablás cuando decís que Ararat es "música de la resistencia"?

Ch: -Yo no digo que estemos defendiendo el derecho de los armenios caídos en el genocidio; pero este disco capaz que se pone un poco la camiseta del inmigrante, de la gente que vino al país con mucho sufrimiento, a la gente que perdió amigos, las familias que se fueron separando, a todo lo que es las raíces de lo que somos hoy como argentinos. La bajada de línea de Ararat confluye ahí: tratar de ver de dónde venimos y quiénes somos. Ararat no es que tenga un movimiento político detrás, pero sí tiene un gran peso...

F: -Tiene que ver un poco con aguantar las cosas con el conocimiento. O algo así.

PARA AGENDAR

Ararat : el grupo integrado por Chotsourian, Fargo y Felitte presentará su segundo álbum. The Roxy Live : Niceto Vega 5542. Esta noche, a las 23.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?