Suscriptor digital

Dos heridos en el enfrentamiento de jóvenes de La Cámpora con la policía

Chocaron en el interior del Palacio Legislativo; Scioli y Mariotto visitaron a los militantes en el hospital
María José Lucesole
(0)
13 de diciembre de 2011  

LA PLATA.- Daniel Scioli y Gabriel Mariotto terminaron de jurar en la Legislatura y no fueron al Pasaje Dardo Rocha a tomar el juramento a los ministros. Corrieron, con urgencia, al Hospital San Martín. Allí, minutos antes, habían sido trasladados heridos dos jóvenes de La Cámpora, que se enfrentaron con la policía a golpes de puños y palos dentro de la Cámara de Diputados.

La barra identificada con remeras azules y banderas de la Juventud Peronista (JP) y La Cámpora chocó con la Infantería cerca de las 10.30 cuando intentaba ingresar en la Legislatura copada, hasta entonces, por seguidores de Daniel Scioli identificados con banderas y remeras naranjas.

Los militantes que iban a corear a Mariotto lograron pasar un cerco policial con unos 1000 efectivos desplegados sobre la plaza San Martín e intentaron ingresar en la Cámara de Diputados. "Salieron tres o cuatro lastimados. Uno se pegó con una valla. Los otros cobraron. Yo vi un par de garrotazos. Era un quilombo", relató a La Nacion un agente de seguridad que presenció el incidente.

Alertados por los guardias de seguridad, primero salió José Ottavis, vicepresidente primero de la Cámara, y luego Mariotto, que dejó la Legislatura media hora antes que Scioli.

Mariotto negó que hubiera heridos cuando dejaba a la carrera el Palacio Legislativo para dirigirse al Hospital San Martín. Media hora más tarde, salió el gobernador y no respondió las preguntas de este diario sobre los incidentes. También iba al hospital, ubicado a unas 20 cuadras.

El director del hospital, Hugo Damone, confirmó a La Nacion que llegaron "dos hombres de 37 años heridos con excoriaciones y tumefacciones leves".

Uno de los heridos recibió un golpe en la cabeza y fue sometido a una tomografía. "Fueron lesiones leves. Los dos están fuera de peligro. La familia pidió reserva de identidad. Y discreción respecto de las lesiones", se excusó el director del hospital.

En los pasillos del nosocomio, una decena de militantes de La Cámpora identificados con remeras azules y la leyenda "La JP. La fuerza de los jóvenes" aguardaban el parte médico. Entre ellos estaba Miguel Funes, el diputado que tiene tatuada la cara de Néstor Kirchner en el brazo. Una vez que esta cronista se identificó, los militantes de La Cámpora -que llevaban ese logo en las mangas de las remeras- se sacaron estas camisetas o se las pusieron del lado del revés para intentar pasar inadvertidos.

La visita de Mariotto y de Scioli en el hospital fue breve. "Lo veo bien al chico", dijo el gobernador, según relató un testigo que estaba en la guardia. En cuestión de minutos, el gobernador y su vice volvieron al centro de la ciudad para cumplir con la jura de sus ministros.

Tras este acto institucional, Mariotto decidió dar su versión sobre los incidentes que calificó de "lamentables e irracionales". Mariotto dijo que los militantes de la JP "vinieron a una fiesta y se ligaron un palo por una actitud intempestiva de un funcionario policial", y agregó que la violencia fue responsabilidad de "un sector que no entiende de la festividad democrática".

Después de haber negado el episodio a La Nacion, Mariotto modificó sus dichos: "No sabemos quién pego un palazo donde no debía", y afirmó que el policía sería sancionado.

Seis horas después, Scioli ordenó que se desafectara al personal policial y al subcomisario a cargo del grupo que participó del episodio. Ni el operativo policial con 1000 efectivos de Quilmes, Lomas de Zamora, La Plata, Berisso y Ensenada ni un comando especial del Grupo Halcón salvaron al gobernador de los incidentes.

"No toleraré ninguna acción de la fuerza pública contra militantes políticos", sostuvo Scioli, en un intento por repeler la versión que sugería un ajuste de cuentas entre militantes de Scioli y Mariotto por el control de los palcos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?