La oposición denunció que el Gobierno limitará a la prensa

Advirtió desde la Cámara de Diputados que la iniciativa oficial es "inconstitucional"
(0)
14 de diciembre de 2011  

En esta oportunidad no hubo fisuras: todos los bloques de la oposición, desde Pro hasta Proyecto Sur, rechazaron ayer el proyecto oficial que propone regular la producción y venta del papel para diarios que el Gobierno pretende convertir en ley antes de fines de año.

La mayoría de los bloques advirtió que la iniciativa oficial es inconstitucional, pues atenta contra el artículo 32 de Carta Magna que prohíbe al Estado regular en materia de libertad de prensa. Advirtieron, además, que el verdadero objetivo del Gobierno es controlar la empresa Papel Prensa y, a partir de ella, los diarios LA NACION y Clarín .

"Lo que se pretende es crear una empresa estatal monopólica sin posibilidad de importar papel. Es inconstitucional por donde se lo mire", arrancó el diputado Federico Pinedo (Pro) en el inicio del debate de comisiones.

En el mismo sentido se expresó la diputada Graciela Camaño (Frente Peronista), quien advirtió que esta iniciativa, al pretender regular sobre la libertad de prensa, viola la Constitución y los tratados internacionales adoptados por nuestra Carta Magna.

Su colega Eduardo Amadeo (Frente Peronista) sostuvo que el verdadero interés oficial es "controlar la información". "Aquí no hay un gobierno desprotegido y acorralado por corporación mediática, sino un Gobierno que cuenta con 24 medios entre oficiales y afines que pretende convertir en interés público la libertad de expresión", enfatizó.

Gustavo Ferrari (Peronismo Federal) acotó: "No se puede restringir y menos aún declarar de interés público un derecho fundamental como si fuera un servicio público. Aquí se violan dos cosas: la libertad de prensa y la propiedad privada".

Desde el radicalismo, el diputado Ricardo Gil Lavedra advirtió que, lejos de acotar, el Estado debería impulsar herramientas para expandir las libertades. "El Gobierno probó no ser defensor de la libertad de prensa al utilizar los medios estatales como gubernamentales, al no impulsar una ley de acceso a la información ni aceptar una regulación de la pauta oficial", enfatizó.

"Tengo la sensación de que este proyecto de ley, más que inspirado en la defensa del derecho a la información, está inspirada en el ánimo de revancha", finalizó Ricardo Alfonsín (UCR).

Felipe Solá (Unión Peronista) dio la nota cuando pidió la palabra. "Me parece bien que haya un marco regulatorio y que el Estado iguale la cancha; hasta el artículo 40 la cosa no es tan grave. Pero después ya se revela que esta ley tiene nombre y apellido (Papel Prensa). El proyecto pierde toda la gracia y pasa al sexo explícito", dijo.

La jefa del bloque unipersonal Unión por Todos, Patricia Bullrich resaltó que "los tics kirchneristas vuelven. Sólo el tiempo electoral suavizó los rasgos, el gobierno suaviza su carácter cuando precisa votos, para luego volver a mostrar, cuando utiliza el Poder, sus rasgos hegemónicos y de intolerancia".

También expresaron sus críticas los diputados Margarita Stolbizer (FAP); Liliana Parada (FAP); Carlos Comi (Coalición Cívica); Juan Carlos Zabalza (Socialismo) y Alcira Argumedo (Proyecto Sur).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?