Suscriptor digital

Alarma por la desaceleración del crecimiento chino

La inversión extranjera en la segunda economía del mundo cayó por primera vez en 28 meses
(0)
16 de diciembre de 2011  

PEKIN.- En otra muestra más de la creciente crisis económica que desvela a Occidente y que ya afecta a la segunda mayor economía del mundo, la inversión extranjera en China cayó casi un 10% en noviembre, según datos divulgados ayer por el Ministerio de Comercio chino.

"Los 8800 millones de dólares en inversión extranjera directa en noviembre equivalen a una caída de un 9,8% respecto del mismo mes del año pasado", indicó un alto funcionario de esa cartera.

Se trató de la primera caída de la inversión externa en el gigante asiático desde el colapso de un 35,7% interanual sufrido en julio de 2009, cuando anotó 5400 millones de dólares.

Una fuerte baja de los influjos provenientes tanto desde Estados Unidos como de Europa fue uno de los principales causantes de esta nueva caída.

Ante el deterioro del desarrollo económico, líderes chinos declararon ayer que trabajarán más para esquivar los efectos de la crisis de deuda que aqueja a Occidente.

Pese a ello, el vocero del Ministerio de Comercio chino, Shen Danyang, reconoció que "con la Unión Europea (UE) -el mercado exportador más grande de China- de capa caída, el panorama comercial es sombrío".

"El impacto del clima económico mundial significa que el entorno del comercio extranjero es muy grave", dijo Shen, según el cual China aumentará los esfuerzos para impulsar las importaciones y exportaciones enfocándose en regiones de más rápido crecimiento, como Rusia y otras economías emergentes.

El crecimiento de las exportaciones ha bajado constantemente desde que alcanzó un pico de casi 36% en marzo, y los economistas prevén que el comercio exterior será un lastre para el crecimiento el año entrante.

Para Hua Zhongwei, economista de Huachuang Securities en Pekín, sin embargo, el atractivo a largo plazo para los inversores de la segunda mayor economía del mundo sigue siendo fuerte, por lo que auguró un repunte razonable.

"El mercado chino es demasiado grande para ser ignorado por la mayoría de las empresas extranjeras", indicó Hua. "Una vez que se calmen las cosas, se espera que los flujos de inversiones extranjeras hacia China suban de forma persistente otra vez", agregó.

Ayer, por otro lado, el HSBC divulgó el índice de gerentes de compra (PMI, por sus siglas en inglés) del sector manufacturero, que reveló una disminución de la actividad fabril de China nuevamente en diciembre, luego de que las nuevas órdenes cayeran.

El PMI, el indicador más adelantado de la actividad industrial de China, dejó entrever que los manufactureros luchan contra la debilitada demanda global y las ajustadas condiciones crediticias nacionales.

El dato destaca los crecientes riesgos para el crecimiento de China, que emanan tanto de un deterioro en las economías de mercados desarrollados como de un debilitamiento en la demanda interna, afectada por los esfuerzos del gobierno por contener una fuerte inflación en los bienes raíces.

"El impulso de crecimiento sigue débil con los riesgos a la baja adicionales de parte de las exportaciones y el mercado inmobiliario todavía sin un filtro completo", dijo Qu Hongbin, el economista para China de HSBC. "Con la inflación pasando rápidamente a deflación, el gobierno chino puede y debería iniciar un alivio más agresivo tanto en el frente fiscal como en el monetario, para estabilizar el crecimiento y los empleos", sostuvo.

Agencias AP, Reuters, EFE y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?