Suscriptor digital

Procesaron al jefe de la Armada, Jorge Godoy

Fue en una causa por "inteligencia ilegal"
Paz Rodríguez Niell
(0)
21 de diciembre de 2011  

El jefe de la Armada, almirante Jorge Godoy, fue procesado ayer, acusado de haber permitido que su fuerza hiciera "en forma sistemática y permanente" tareas de espionaje interno, algo que la ley prohíbe.

El juez federal Daniel Rafecas, autor del fallo, sostuvo que Godoy controlaba el aparato de inteligencia de la Armada y tenía conocimiento de que desde allí se llevaban a cabo "prácticas de inteligencia interna" que omitió desactivar, pese a que violaban las leyes de seguridad interior, de inteligencia nacional y de defensa nacional.

De acuerdo con la causa, entre 2003 y 2006 fueron víctimas de ese espionaje dirigentes sociales y políticos; se hicieron informes sobre actos de organismos de derechos humanos y semblanzas de funcionarios nacionales, como la actual ministra de Seguridad, Nilda Garré.

El delito por el que se procesó a Godoy fue el de "incumplimiento de los deberes de funcionario público", que tiene una pena baja: prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial por el doble tiempo. Junto con el jefe de la Armada fue procesado también el ex subjefe Benito Rótolo. Sobre los bienes cada uno se dispuso un embargo de 50.000 pesos.

"La actividad de inteligencia interna se trató de una actividad habitual, prolongada y reiterada en el tiempo en la Armada Argentina", sostuvo Rafecas. Según el juez, de ella participaron "tanto activa como pasivamente los diversos órganos que conformaban el Sistema de Inteligencia Naval", que "dependían orgánica y directamente" de Godoy y Rótolo.

Esta causa se inició por una denuncia del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), ante el juzgado federal de Rawson, por presuntas prácticas de espionaje en la base Almirante Zar de Trelew, Chubut. Las autoridades de esa base y sus superiores jerárquicos fueron procesados en Rawson y el caso llegó luego a Rafecas para que determinara la responsabilidad de las máximas autoridades de la Armada.

Según el juez, de las tareas de inteligencia participaron "diversos integrantes del Sistema de Inteligencia Naval", que obtuvieron y acopiaron información, luego "trasmitida con continuidad a los máximos órganos de inteligencia de la Fuerza".

Godoy había declarado ante Rafecas hace un mes. Entonces, dijo que jamás había ordenado seguimiento a políticos, dirigentes ni organismos de derechos humanos. Afirmó, incluso, que nunca supo que esto se hiciera. "¿Es posible que en una corporación militar con una estructura de mandos verticalista usted no estuviera al tanto?", le preguntó entonces el juez. "De hecho, pasó", respondió Godoy, y alegó que se pasó a retiro a los responsables de Inteligencia cuando se descubrieron cables que daban cuenta de las operaciones.

"Partes de información" y otros documentos que el juzgado consideraba importantes para la causa desaparecieron de las dependencias de la Marina donde debían estar. Por eso, Rafecas ordenó además que se abriera una nueva causa para investigar qué pasó con esos papeles.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?