Incidentes en el recuerdo de la caída de De la Rúa

Masiva movilización de grupos de izquierda; se incendió un árbol de Navidad
Mauricio Caminos
(0)
21 de diciembre de 2011  

El recuerdo del estallido social del 19 y 20 de diciembre de 2001, que dejó 39 víctimas y marcó el fin del gobierno de Fernando de la Rúa, terminó con incidentes. La quema total de un gigantesco árbol de Navidad que estaba emplazado en la Plaza de Mayo y una pelea entre manifestantes empañaron ayer la movilización que organizaciones sociales convocaron frente a la Casa Rosada.

En el acto principal, hubo fuertes críticas al gobierno de Cristina Kirchner. "Basta con los asesinatos y castigo a los culpables, no al tarifazo y ajuste del gobierno K, cierre de las causas a los luchadores, no a la ley antiterrorista y paritarias libres", fueron algunos de los puntos que se exigieron en un documento conjunto suscripto por los organizadores de la protesta. Convocaron al acto el Frente de Izquierda, el Polo Obrero, Proyecto Sur, Quebracho, Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, y la Corriente Clasista y Combativa, entre otras entidades.

Fotografías de hace una década, que formaban parte de la muestra que la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra) instaló a lo largo de la Avenida de Mayo, fueron pintadas con aerosol.

"Cristina, tu policía es la misma", escribió alguien con aerosol verde sobre la fotografía de Martín Lucesole, que congeló uno de los momentos más dramáticos de aquellas jornadas: cuando la policía montada reprimía a los ciudadanos con bastonazos. La pintada que recibió la gigantografía, instalada alrededor de la Pirámide de Mayo, pareció una consigna de la movilización de los grupos piqueteros, partidos de izquierdas y movimientos sociales.

El recuerdo de aquellos días

El recuerdo por el estallido social de diciembre de 2001 comenzó cerca de las 15, con un acto en el Obelisco, lo que ocasionó los primeros cortes de tránsito.

"Hace diez años, mi hijo estaba acá tirando piedras contra la policía. Hoy nosotros reivindicamos su lucha y de los que murieron. No más esta política de m...", expresó Alberto Santillán, padre de Darío, quien falleció el 26 de junio de 2002, en la estación de trenes de Avellaneda durante una represión.

Desde las 18, Fernando "Pino" Solanas, Jorge Altamira, Patricia Walsh, Victoria Donda, Christian Castillo y Vilma Ripoll, entre otros dirigentes políticos, encabezaron la marcha desde la plaza del Congreso. Llevaban una bandera con la leyenda: "Viva la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre de 2001".

"Yo me acuerdo haber seguido los hechos por la televisión. A mi familia la afectó el corralito", contó Leonel Silvero, estudiante de Comunicación Social, de 24 años. "Fue la explosión de un sistema neoliberal. Eso es lo que venimos a recordar hoy", dijo.

"Esto es un hecho simbólico. Recuerdo haber venido a las protestas con mi padrastro en aquellos días", señaló Azul, psicóloga y militante del Partido Obrero. "En estos años, cambió la situación, pero este gobierno sigue defendiendo los mismos intereses", agregó.

También participaron familiares y amigos de las víctimas; como David Salas, hermano de Ariel, que murió el 19 de diciembre en La Matanza, cuando volvía de trabajar. "Esta fecha me pone mal, pero igual vengo a recordar a mi hermano y a pedir justicia por su asesinato", señaló David.

Los actos terminaron con incidentes. Pasadas las 20, cuando había comenzado la desconcentración, se incendió el árbol de Navidad que se había instalado en la plaza, lo que obligó a los bomberos a trabajar en el lugar. La policía no informó el origen del incidente.

Inmediatamente después, unas 15 personas comenzaron a pelear con militantes del Partido Obrero. Volaron botellazos y algunas piedras. "Una de las personas me quiso venir a pegar, pero pude esquivarlo. Ahí el tipo me rompió el flash", contó a LA NACION Patricio Murphy, un fotógrafo que estaba trabajando en el lugar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.