Carta Abierta pidió al Gobierno revisar la ley antiterrorista

Advirtió que la norma podría ser utilizada por los jueces para criminalizar las protestas
Mariano De Vedia
(0)
30 de diciembre de 2011  

"Comprendemos los motivos que llevaron a su elaboración, pero sería bueno que el nombre y muchos de los fundamentos de la ley antiterrorista puedan ser revisados en otra ocasión parlamentaria." El director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, transmitió, así, la preocupación del espacio Carta Abierta por la sanción de la norma que impulsó el Gobierno para combatir la evasión fiscal y el lavado de dinero.

Lo acompañaban en la Asociación Argentina de Actores intelectuales identificados con el kirchnerismo, encabezados por el filósofo Ricardo Forster , a los que se sumaron el titular de la CTA oficialista, Hugo Yasky, y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien también pidió analizar con detenimiento la ley (ver aparte).

En la carta presentada ayer, los intelectuales kirchneristas respaldan los objetivos del Gobierno para combatir el lavado de dinero y la evasión fiscal. Pero advierten que "resulta equivocado legislar estas cuestiones en el formato de una ley antiterrorista", como se hizo en el debate que concluyó con la sanción de la norma en el Congreso. Alertan sobre el "carácter inespecífico" del concepto de terrorismo, que "podría utilizarse en fallos judiciales que criminalicen la protesta social", y atribuyen la aprobación de la norma al "poder y las presiones norteamericanas en los foros internacionales".

La crítica de Carta Abierta, cuya declaración fue leída por siete integrantes del espacio, se inscribe en las observaciones que hizo el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), entre otras organizaciones de derechos humanos.

"No era conveniente sancionar una ley con ese articulado, en un país en el que el terrorismo ha sido utilizado, precisamente, para atacar a las organizaciones sociales y agrupaciones políticas", dijo a LA NACION el arquitecto Jaime Sorín, al coincidir en la necesidad de que la norma sea revisada.

"Las palabras tienen un valor. La ley debe expresar sus términos con claridad para que pueda ser aplicada a las maniobras desestabilizadoras y no dejar abierta la puerta a interpretaciones dudosas que estigmatizan, por ejemplo, las protestas sociales", afirmó Sorín. El propio González señaló que la citada ley antiterrorista "no es el nombre ni el formato adecuado para legislar las decisivas cuestiones referidas al contenido implícito de desestabilización que tienen las corridas financieras inducidas y que afectan a los gobiernos democráticos de la región".

La declaración, titulada "Carta de la igualdad", es el undécimo pronunciamiento del espacio de intelectuales identificados con el Gobierno, constituido hace tres años, en medio del conflicto con el campo.

A pesar de las críticas a la ley antiterrorista, se ratifica el apoyo incondicional al gobierno kirchnerista iniciado en 2003 y se hace un recorrido por la actualidad política, rescatando especialmente el modelo económico, las políticas sociales y la igualdad de derechos promovida por los Kirchner, a partir de distintas normas y "de la mejora sustantiva en la distribución del ingreso".

Al rescate de Moyano

Los intelectuales dedican un extenso párrafo a defender la base de sustentación política del Gobierno y recomiendan a la CGT "no sumarse al bloque de la reacción", en contraposición con el "movimiento complejo y múltiple que apuesta por la igualdad". Rescatan a Hugo Moyano y le aconsejan "no arrojarse a los brazos de aquellos que hasta ayer, nomás, se decían sindicalistas para defender intereses patronales".

Y afirman que el líder camionero "no tiene nada que ver con un gastronómico de las barras bravas ni con un dirigente de peones rurales que pone a sus afiliados como carne de cañón para un paro patronal".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?