Suscriptor digital

León Gieco: "Roger Waters me preguntó cómo estaba Cerati"

Su nuevo disco, la charla con Bono y el encuentro con el ex Floyd en Nueva York
(0)
2 de enero de 2012  • 12:08

Cuando uno habla con León Gieco, los nombres, anécdotas, lugares y canciones se acumulan sin solución de continuidad. Acaba de editar su primer álbum de estudio en seis años, pero también recorrió Europa y Estados Unidos presentando su película Mundo Alas, compuso el soundtrack de Eva de la Argentina, tocó como soporte de Metallica con D-Mente, cantó con Bono, se encontró con Roger Waters. Sin embargo, en sus oídos aún sigue resonando con fuerza la experiencia de El desembarco, su último disco. "Es una caja de sorpresas, es la primera vez que me pasa. Hay que descubrirlo; imaginate que me costó a mí, que soy el que lo hizo. Es algo así como lo que pasó con Mundo Alas: al principio, a mucha gente le parecía que una película sencilla, pero actualmente es el documental argentino más premiado de la historia. Ya obtuvo 45 premios."

Hay una gran diversidad en El desembarco.

Es un disco ecléctico, pero es algo que se fue dando, no lo planeamos. Nosotros no sabíamos que iba a estar la voz de Spinetta, que iba a estar Porsuigieco, ni sabíamos qué íbamos a hacer en Estados Unidos. Viene Gustavo Borner, nuestro productor en Los Angeles, y me dice: "Lo tengo a [el baterista] Jim Keltner". Le digo: "Qué bueno, porque hace quince años que quiero grabar con él y nunca lo conseguía". Y entonces me propuso cambiar lo que veníamos haciendo, y grabar la banda en vivo, conmigo cantando.

También grabaste con una orquesta sinfónica.

Por un nuevo sistema de Skype, estaba la Sinfónica de Praga en esa ciudad, nosotros en el estudio en Los Angeles, y Jaques Morelenbaum en Río, todos viéndonos en la pantalla, y Jaques haciendo indicaciones ("quiero los cellos un poco más alto"). Era algo increíble. Eso fue para un tema de Ivan Lins al que yo le puse una letra, "Mi estrella", así que encajó todo.

La presencia de Jim Keltner es muy notoria en el disco.

Jim Keltner me movió el piso totalmente, es el antisesionista. Tenía una actitud de superstar, pero muy rockera, de tipo que ha tocado con Dylan, Lennon, George Harrison. Los mismos músicos lo miraban con asombro, y estamos hablando de Mark Goldenberg –guitarrista de Jackson Browne y Linda Ronstadt–, Jimmy Johnson, Dean Parks, que tienen una historia increíble. Llegó dos horas tarde, y se puso a comer granola con banana, y luego había que esperar una hora mientras probaba. Cuando se puso a tocar, hacía todas primeras o segundas tomas, y era el líder de la banda. Tocaba medio desprolijo, a lo Tom Waits, y los demás se prendían en su onda. Nunca había tocado con un tipo así, es un chabón bravo. Pero cuando se le mostré el resultado a Gustavo Santaolalla, me dijo: "Jim Keltner te está dando el sonido del disco".

Tuviste un encuentro con Roger Waters: la foto salió en los diarios...

Cuando fui a Nueva York a pasar la película Mundo Alas, Cecilia Molinari –la hija de Edelmiro, que vive allᖠme invitó a un bolichito para sesenta personas, llamado Guantanamera, cerca de Central Park. Llego y estaba nerviosa; me dice: "Está Roger Waters, con el gobernador de Nueva York". Como todos los que van ahí son latinos, cuando llegué me reconocieron y me pedían sacarse fotos, mientras Waters estaba en una mesa, tomando unos whiskies. Le preguntó a un amigo mío que trabaja en la Embajada quién era yo, y él le respondió "es el mejor artista de la Argentina". Entonces el tipo vino a la mesa y se sentó a mi lado. Yo le comenté que en Argentina lo adoraban, a él y a Keith Richards, y me dijo que el mejor recital de toda la gira fue el de River Plate, que había sido increíble, y me preguntó cómo estaba Cerati, porque lo conocía: habían trabajado en un tema para Alas, la fundación de Shakira. Alguien tomó una foto, y al día siguiente estaba en todos los diarios.

¿Cómo fue que terminaste cantando con Bono?

Yo no pensaba ir, porque estaba tocando el día anterior en Chaco; pero me llamaron para decirme que U2 me había invitado al concierto, que tenía cinco entradas. Cuando llego al VIP, me tomé cinco copas de vino y estaba colocado para ir a escuchar el concierto, y entonces viene una china que es la manager y me dice: "Bono te quiere saludar". Llego adonde está Bono y me dice: "Cantemos algo". ¡Yo por poco me descompongo! Me propuso cantar "Stand by Me" y yo le digo "no canto en inglés"; y él me dice "yo tampoco en castellano". Pero entonces me acordé de que en River él había intentado cantar "Sólo le pido a Dios", y me puse a cantarla, y él me dice: "I love this song!", y me explicó que la escuchaba por Mercedes Sosa. Faltaban diez minutos para que subieran al escenario; fuimos hasta donde estaban los demás del grupo, la pasamos rápido y salieron a tocar. Y cuando se estaban yendo al escenario, Bono me dice: "¡Ja! ¿Vos te creías que ibas a venir a tomarte unos vinos y ver a U2?".

Por Claudio Kleiman

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?