Suscriptor digital

El "fin del mundo" estimula el turismo

Las interpretaciones sobre un cataclismo se transformaron en un gran negocio; en México esperan una avalancha de visitantes este año
Franco Varise
(0)
2 de enero de 2012  

El fin del mundo puede ser un gran negocio. O también transformarse en una linda excusa para viajar y pasarla bien. Miles de personas alrededor del planeta encontraron en algo como el apocalipsis un motivo convincente para irse a lugares exóticos, emprender un negocio o vivir experiencias distintas.

Profecías religiosas, seudocientíficas, esotéricas, astronómicas e históricas difunden la hipótesis de que la llegada del 2012 coincidirá con la desaparición de la civilización tal como la conocemos. Más cerca o más lejos, desde las teorías del calendario maya, las profecías de Nostradamus o las de Merlín, se cree que algo va a ocurrir al principio, durante o al final de 2012. En Google, la búsqueda "fin del mundo 2012" arroja aproximadamente 12.500.000 resultados.

La ciudad de Copán, en Honduras, ubicada unos 400 kilómetros al oeste de Tegucigalpa, en el límite con Guatemala, fue uno de los lugares elegidos por miles de turistas para vivir este fin de año o fin del mundo, depende de la interpretación.

"Aquí lo que esperamos en 2012 son miles de turistas nacionales y extranjeros, que serán testigos de la cuenta regresiva del fin del calendario maya", subrayó la vocera de la Secretaría de Turismo, Nora Schauer. "Una cosa son las interpretaciones que algunos hacen del calendario maya y otra es el interés que ha despertado en Copán", dijo la funcionaria hondureña.

En México se espera que durante este año lleguen unos 52 millones de turistas extranjeros, mucho más que los 22 millones de este año. ¿La explicación? El fin del mundo. Entre los sitios que se espera que reciban una mayor afluencia de visitantes están Chichén Itzá, Cobá, Izapa, en donde algunos sacerdotes mayas realizarán ceremonias con cánticos y quema de incienso; también Yucatán, en donde además se completará un museo dedicado a la cultura maya.

A la isla Juan Fernández, conocida como de Robinson Crusoe, llegó para fin de año la mayor avalancha de turistas de toda su historia. Es que fue catalogada por un documental de National Greographic como el lugar más seguro del mundo frente a un eventual cataclismo. El hallazgo fortuito en 1995 de un monolito maya de 45 metros de altura, en el sector El Yunque de esta isla del Pacífico Sur, alimenta aún más las expectativas. "Desde ya estamos trabajando para ampliar la capacidad hotelera, reducida a menos de cien camas después del tsunami. Esperamos alcanzar las 500 plazas, incluyendo hoteles y las propias casas de los pescadores", agregó el alcalde chileno.

Quienes avizoran la extinción de la humanidad enfatizan que caerá el Planeta X sobre la tierra o que un meteorito gigante provocará tsunamis; también está aquello bastante extendido del calentamiento del centro de la Tierra, o que apenas todo podría tratarse de una modificación en el espíritu energético global sin desastres masivos.

Las profecías místicas y astronómicas consideran que el proceso de desastres comenzó el 21 de diciembre de 2011 -aclaración: si esta nota salió publicada y usted la está leyendo, pues resulta que no era verdad-. La otra teoría y más poderosa plantea que el principio del fin ocurrirá a partir del 21 de diciembre de este año, con lo cual todavía quedan casi 12 meses para agitar versiones y promocionar lugares. "Se supone que el 21 de diciembre de 2012 Venus, transitaría por el Sol creando un eclipse total, lo que traería enormes catástrofes a la Tierra, por lo que muchos esperan el fin del mundo. Según interpretaciones del código maya de Dresden, lo único que sobrevivirá a este debacle es Juan Fernández (Robinson Crusoe), pero son simples interpretaciones", explicó Raúl Núñez, director del instituto de investigación y exobiológicos Chile-España, a un diario chileno.

La Argentina también tiene lo suyo. En el cerro Uritorco, esta vez no serán los ovnis ni la ciudad perdida de Erks sino la cantidad de visitantes que como todos los años elige este lugar para festejar o estremecerse en año nuevo. "Esperamos un poco más de gente porque está dando vueltas esta historia del fin del mundo; para nosotros si es verdad o no es lo de menos mientras vengan más turistas", dijo Roberto Lara, que alquila cabañas en Capilla del Monte, cerca del cerro.

En la Aldea Velatropa, un rincón ubicado al lado de Ciudad Universitaria, una comunidad de personas ya experimentan trabajos de autocultivo y bioconstrucciones de barro y creen en un inminente cambio drástico en la forma de vida moderna. "Ya realizamos actividades para la llegada del solsticio de verano con una ceremonia del Qaphaq Raymi, donde hicimos ofrendas a la Pacha y pedimos por ella y entrega desinteresada de alimentos y abundancia", expresó Juan a LA NACION. "El cambio ya empezó -agregó Rodrigo- y hay que prepararse."

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?