Suscriptor digital

Robert Desnos

(0)
20 de enero de 2012  

ES DE NOCHE

Te irás cuando quieras

El lecho se ciñe y se afloja con las delicias igual [que un corsé de terciopelo negro

Y el insecto resplandeciente se posa sobre la [almohada

Para estallar y entonces reunirse con lo oscuro

El oleaje llega martillando y se calla

Samoa la bella duerme entre algodones

Conejar ¿qué haces con las banderas? las [arrastras por el fango

A la buena de Dios y en lo profundo de todo fango

El naufragio se acentúa bajo los párpados

Relato y describo el sueño

Recojo los envases de la noche y los ordeno [sobre el estante

El ramaje del pájaro de madera se confunde con la irrupción de los tapones en forma de [mirada

Nada de volver allí nada de morir allí la [alegría desborda

Un invitado de más a la mesa redonda en el [claro verde esmeralda del bosque con yelmos [resonantes

cerca de un montón de espadas y armaduras [abolladas

Nervio a modo de amorosa lámpara apagada al [fin del día

Yo duermo.

ÚLTIMO POEMA

Tanto soñé contigo,

caminé tanto, hablé tanto,

tanto amé tu sombra,

que ya nada me queda de ti.

Sólo me queda ser la sombra entre las sombras

ser cien veces más sombra que la sombra

ser la sombra que retornará y retornará siempre

en tu vida llena de sol.

ADN Desnos

París, 1900 - Terezín, 1945

Robert Desnos fue una de las figuras más emblemáticas de las vanguardias históricas. Inicialmente parte del dadaísmo, militó luego activamente en el período heroico del surrealismo francés. Finalmente, rompió su relación con André Breton (que en su momento lo había llamado "profeta") y fue expulsado del movimiento. Estuvo cautivo en el campo de concentración de Theresienstadt y murió poco después de su liberación

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?