El mail de Guillermo Moreno a Cristina

Diego Sehinkman
Diego Sehinkman PARA LA NACION
El pirata informático ahora dio a conocer un correo privado en donde el super Secretario de Comercio Interior elogia y agradece a la presidenta.
(0)
19 de enero de 2012  • 01:29

Señora presidenta, gracias por haberme elegido como expresión y síntesis de la profundización del modelo. Yo también, como usted, creo en el trabajo en equipo y estoy seguro de que dos cabezas desconfían más que una. ¡Tenemos tantas conspiraciones por descubrir juntos en estos cuatro años!

Todavía me emociono cuando recuerdo el día en que me llamó a su despacho y me dijo: ¨Si hay dos dólares, el oficial y el paralelo, o sea, el de pinta y el real, ¿por qué no dos Palacios de Hacienda? Te nombro oficialmente mi Ministro de Economía ¨blue¨.

Señora presidenta, gracias por haberme elegido como expresión y síntesis de la profundización del modelo
No sabe cuánto me alegra verla recuperada. Lamento el mal trance que le hicieron pasar por impericia. Mire, no es por agrandarme, pero si me hubieran dejado el diagnóstico a mí, esa tiroides no se exportaba.

No le pido que desplace al doctor Buonomo, pero si usted dejara bajo mi órbita la Unidad Médica Presidencial, le aseguro que pego dos gritos, aplico la ley de abastecimiento, y va a ver como aparece el sodio y se le acaban las lipotimias. Con Moreno no se jode.

Señora: de la misma manera que no me tembló el pulso a la hora de denunciar y presionar a los que se decían "amigos de la casa", como a Brito, por su compulsión a la compra de dólares, o a Eskenazi, por no invertir lo prometido en YPF, le ofrezco toda mi gimnasia para, dada la eventualidad y según nuestra conveniencia, transformar semánticamente a cualquier grupo económico en "corporación" y hacerle la Guerra Santa. Mire, no es por hablar mal de ciertos funcionarios, pero hay algunos dentro del Gobierno que intentan ser dialoguistas diciendo que no hay que polarizar en amigos y enemigos. ¿Ve? Eso es no entender el modelo. ¿Todavía no se dieron cuenta de que hoy, el gran negocio de "polarizados" no está en la calle Warnes sino en la calle Balcarce?

No es por agrandarme, pero si me hubieran dejado el diagnóstico a mí, esa tiroides no se exportaba
En mi humilde opinión, dividir al país como en el truco, poniendo con la birome N y E, con la raya bien clarita en el medio, nos permite controlar mejor al empresariado argentino. Acá hace falta mano firme. Por experiencia le digo que con los banqueros, los petroleros, las automotrices, los productores rurales, no sirve la doma racional. Si uno no mete espuelazo y rebenque, no caminan.

Habrá escuchado que muchos me acusan de gozar en el apriete. ¿Qué quiere que le diga? ¿Que no? ¿Sabe qué lindo es intimidar a los vendepatrias para reformarlos? ¿O apremiarlos con insinuaciones? Y ni le digo cuando escucho cómo del otro lado del teléfono, al empresario, del miedo se le va cortando la respiración. A ver, señora presidenta. Si uno es mal pensado, hasta podría decir: "En dosis homeopáticas, apretar así es hacer terrorismo de Estado". Ya lo pensé. No es lo mismo. Yo aprieto, intimido y apremio, para un gobierno democrático elegido con el 54 por ciento. Le cuento una anécdota. El otro día lo llamo a un tipo y le digo: "¿Vos tenés un montón de containers retenidos en la Aduana, no? Bueno, si querés liberarlos deberías pautar en Fútbol para Todos". Me dijo que sí, que si le entrego la mercadería, con gusto ¨pauta para la Corona¨. Como digo siempre, por más chiquita que sea, la caja de la propina no deja de ser una caja. ¡Empleadosss!

Paso a reportarle que tomé control de la producción, comercialización e importación de papel. Ya estoy abocado a que la distribución de las cuotas sea tan justa y equitativa como la de la pauta oficial. Las reglas de juego van a ser claritas: Mostrale al Napia Moreno lo que escribiste y él te va a decir qué cantidad y calidad de papel merecés para imprimirlo.

Presidenta, seguramente usted habrá recibido quejas por mi particular trato. ¿Puedo decirle algo en total confianza? Mis tan cuestionados rasgos psicopáticos podrán resultar disfuncionales en otro país. ¡Pero es notable lo bien que funcionan acá!

Paso a reportarle que tomé control de la producción, comercialización e importación de papel. Ya estoy abocado a que la distribución de las cuotas sea tan justa y equitativa como la de la pauta oficial
¿Sabe por qué muchos me detestan? Porque le hago de espejo al país y no les gusta verse reflejados. Muchos dicen: "El drama no es que en Argentina exista un tipo como Guillermo Moreno. El drama es que, dentro de todo, un tipo así, apretando desde su ¨call center¨, sea el único capaz de frenar el dólar¨.

Le reitero el orgullo de formar parte de este proyecto. Aunque alguno pueda decir: "Cada vez que vemos a la Presidenta en un discurso hablar de la sustitución de importaciones, de cómo crece la industria argentina, de cómo en la cadena se fue sumando valor agregado, si corremos imaginariamente la cortina que tiene detrás, veríamos a Guillermo Moreno, sentadito, esperando órdenes con sus guantes de box. ¿Se observa el truco? La palabra sofisticada oculta el mecanismo primitivo. Eso también es El Modelo.

Por último le agradezco con el alma. Sólo los grandes saben perdonar, y usted y su marido me perdonaron. En 2005, siendo secretario de Comunicaciones de Kirchner, le alquilé un satélite medio destartalado, el Anik E2, a la empresa canadiense Telesat por 2,1 millones de dólares. Lo rebauticé "Pueblo Peronista" y a propósito lo puse en órbita un 17 de octubre. Aunque ahora me vean tan celoso de todo lo que entra importado, aquel satélite lo alquilé por contratación directa y sin garantías. Orbitó apenas 33 días y después… caput. Eso sí, Argentina igual tuvo que pagar los dos palitos verdes.

Si tengo suerte, nadie recordará que hoy, ¨Pueblo Peronista¨ es chatarra espacial.

Y si tengo suerte, seguirán diciendo que ¨ Guillermo Moreno es un patriota¨.

Ojalá que del cielo no me caiga en la cabeza un archivo.

La saludo Atte.

GM.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?