Suscriptor digital

Tres razones para odiar a Meryl Streep

Sí, las hay; mirá porqué se debería desconfiar de sus aptitudes de buena actriz y buena persona como todo el universo de Hollywood asegura
(0)
9 de febrero de 2012  • 12:25

Odiar, sí. Esta sección es sobre odiar. Puede resultar una palabra fuerte, pero si decimos: "Meryl Streep actúa odiosamente bien", existe la posibilidad de que estemos odiándola hasta el punto de desearle cosas malas, o simplemente utilizando una hipérbole para indicar lo contrario. Ustedes deciden qué lectura hacer.

Hoy, cuando personifica a una de las mujeres políticas más cuestionada y odiada, te contamos nuestras tres razones para odiar a Meryl Streep :

1- Meryl Streep no es una buena actriz

No, no lo es. No se puede decir que Meryl Streep sea una buena actriz. Es excelentemente buena actriz. De hecho, y si bien los premios no siempre premian lo premiable, es la actriz más nominada a los Oscar. En total fue candidata a triunfar en la alfombra roja 16 veces en 30 años, de las que ganó dos estatuillas doradas.

Si hacemos a un lado la influencia de los premios en la imagen de una actriz, podemos decir que su excelencia actoral es probada no sólo porque nos hizo arrancar un lágrima en Los puentes de Madison o en Cosas que importan ( One true thing ).

Katharine Hepburn la consideraba "la mejor actriz de la pantalla grande moderna", y según la biografía de la protagonista de El león en invierno (1968), Streep era su favorita.

Bette Davis, una de las actrices más grandiosas según los especialistas en cine de Estados Unidos, le escribió una carta a Streep en la que le decía que sentía que ella era "su sucesora" en el podio de primera actriz del cine norteamericano. Davis fue doble ganadora de los Oscar (por Jezabel, la tempestuosa y Dangerous ) y fue nominada 10 veces, todas en la categoría mejor actriz.

2- Es igual que Rango

Rango es un film de animación que trata sobre las desventuras de un camaleón llamado precisamente Rango. ¿Qué lo une con Meryl Streep? Nada menos y nada más que sus aptitudes de transformarse en lo que le convenga.

Es que Meryl Streep tiene 62 años y puede hacer el papel de una señora de 50, de 70 y si quiere, hasta puede lucir de 40. Si bien su rostro tiene un sello propio, sus aptitudes para personificar diferentes tipos de mujer son un plus que suma a su excelencia como actriz. Por ejemplo, ahora la podemos ver en la piel de Margaret Thatcher, una de las mujeres políticas más cuestionadas de Inglaterra (y odiada por muchos), cuando hace unos años se la veía simpática y dulce en la película Mama Mia. Mirá este video, realizado por un fanático, que compila escenas de diferentes películas en las que resalta su ductilidad en la actuación.

En 2009, para la película Julie & Julia, engordó cerca de 7 kilos para ser una señora cocinera ( Julia Child, la primera chef de Estados Unidos) que inspirará a otras mujeres.

Por ejemplo, para su rol en la película Música del corazón (1999) aprendió a tocar el violín practicando 6 horas al día por 8 semanas.

En El diablo se viste de moda, es una despiadada editora, y en Mama Mía es una dulce mujer que busca el amor y su subsistencia económica.

3- Es envidiosa

Streep fue considerada para el papel de Eva Perón en el film Evita (1996), que finalmente protagonizó Madonna.

"Yo canto mejor que ella. Si Madonna obtiene ese papel, ¡le arrancaré la garganta!", dijo Streep cuando aún se analizaba cuál de las dos tenía el mejor perfil para hacer de la mujer del expresidente argentino.

Streep estudió canto desde los 12 años porque aspiraba a ser cantante de ópera. Si bien no se lució como tal, se considera una buena cantante.. hasta para desafiar a Madonna.

No obstante esa característica, a Streep la adora cada persona que actúa con ella.

Robert De Niro , para mencionar sólo uno de tantos, dijo que ella es su favorita a la hora de trabajar. Y hasta despertó los ratones lésbicos de Sandra Bullock cuando ambas recibieron un premio a mejor actriz en los Critics Choice Awards.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?