Suscriptor digital

Laura Pausini cumplió con miles de fanáticos

Presentó su nuevo álbum, Inédito, en un Luna Park repleto
Annie Maya
(0)
28 de enero de 2012  

Tras dos años de ausencia en la escena musical, Laura Pausini visitó la Argentina con el tour mundial Inédito , el mismo nombre que lleva su nuevo álbum y que ha recorrido hasta ahora algunos países de América latina. El pasado miércoles, afuera del Luna Park, miles de personas estuvieron desde las 16 esperando entrar al recital. Chicos y chicas vestidos con camisetas de color rojo entregaron pequeños carteles que decían "Te amo Laura" a quienes se ubicaban en las butacas. Minutos antes de las 21, el cantante argentino Ale Ortega fue el encargado de abrir el show. Eran las 21.20 cuando Laura Pausini hizo su entrada con el tema "Bienvenido", perfecto para iniciar una noche llena de romanticismo y música que recorrería su historial discográfico desde sus inicios, en 1993.

Vestida con un pantalón de cuero en color cobre y una blusa con apliques dorados, la italiana de amplia sonrisa y voz inconfundible abrazó a su público de la mejor manera, cantando. Siguió con "Yo canto", tema que habla de la pasión que tiene por su carrera y que emocionó a la multitud que coreaba la letra de la melodía. La banda de Pausini estuvo compuesta por tres cuerdas, una batería, un teclado y tres coristas, los cuales fueron tomando protagonismo a medida que avanzaba el show.

Más adelante se encendieron las luces con más intensidad, acompañadas de bailarines tecno. Mientras Pausini se alejaba por primera vez del escenario, apareció un video que hizo un recorrido hacia los recuerdos de la cantante. "El regreso es un vínculo fuerte entre el pasado y el presente", decía su voz a través de las imágenes y, simultáneamente, el color rojo inundaba el ambiente del Luna Park. Vuelve a entrar Pausini, con un atuendo acorde al escenario. "Subamos las manos al cielo", dijo al público mientras entonaba "Bastaba", uno de los temas de su nuevo álbum, para después seguir con "Emergencia de amor", donde todos los presentes se levantaron y le entregaron una bandera argentina que llevó consigo el resto de la canción, en una versión rock, que hizo que la cantante moviera agitadamente la cabeza para brindarle fuerza a su interpretación.

Pausini expresó su felicidad de estar en la Argentina e incluso bromeó con aprender palabras del lunfardo que la harían sentir en casa. Fue durante el tema "Menos mal", que los carteles de los fans se alzaron y le robaron un grito de emoción a la italiana.

Un show lleno de sorpresas parecía ser el de Pausini, no sólo por la intervención de un DJ que, con sonidos electrónicos, hizo bailar a todos durante el tema "Surrender", sino por su aparición inesperada en medio del público, en la que Pausini tuvo contacto directo con sus fans entre gritos y lágrimas con el tema "La soledad". No podía faltar el popurrí de temas reconocidos como "Se fue", "Víveme", "Entre tú y mil mares" en medio de una lluvia de papeles, ni tampoco algunos temas en italiano que fueron bien recibidos por el público. Luego de dos horas de show, la artista se despidió con "Jamás abandoné", con el que, afectuosamente, agradeció a todos por acompañarla. Al culminar el show cuando los asistentes empezaron a salir, Pausini salió una vez más corriendo alrededor del escenario con una bata negra para saludar por última vez a sus fans. Un gesto más de aquella noche que, seguramente, será inolvidable para quienes han seguido la exitosa carrera de la artista.

Por: Annie Maya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?