Suscriptor digital

El príncipe Guillermo ya viaja a Malvinas

Se embarcó anoche en Londres en un avión de la Fuerza Aérea Real
(0)
2 de febrero de 2012  

En medio de la creciente tensión entre los gobiernos de la Argentina y Gran Bretaña, reactivada esta semana por la decisión de Londres de enviar un destructor a las Malvinas, el príncipe Guillermo se embarcó anoche en Londres rumbo a las islas en un avión de la Fuerza Aérea Real, según medios británicos.

El diario The Times informó que el vuelo tiene una duración de 18 horas, por lo que estimaba su llegada para hoy al aeropuerto malvinense de Mount Pleasant, luego de una breve escala en la isla británica de Ascensión, en el Atlántico.

El viaje del duque de Cambridge, que permanecerá seis semanas en el archipiélago para un entrenamiento militar, provocó la reacción de la cancillería argentina, que acusó al Reino Unido de "militarizar el conflicto". Como informó ayer LA NACION, cuando faltan dos meses para el 30° aniversario de la Guerra de Malvinas, el gobierno argentino lamentó el viaje del príncipe "con uniforme de conquistador".

Ayer, el embajador en Estados Unidos, Jorge Argüello, dijo que "con el refuerzo militar, más que una acción militar, el Reino Unido está fortaleciendo una posición doméstica, dado que su gobierno atraviesa serias dificultades". Estimó, además, que la decisión "profundizará el aislamiento internacional de Gran Bretaña". A diferencia del anuncio del envío del destructor, el gobierno británico guardó ayer estricto silencio sobre los detalles del viaje del príncipe heredero. El Ministerio de Defensa del gobierno de David Cameron y la secretaría del príncipe, en el palacio de Saint James, se limitaron a informar que la misión "de rutina" se realizará, según estaba previsto, entre febrero y marzo.

El Times informó que el príncipe Guillermo permanecerá en la base militar donde se ubica el aeropuerto malvinense, cerca de la capital del archipiélago.

Un vocero del Ministerio de Defensa británico dijo a EFE que el príncipe, que ocupa el segundo lugar en la línea de sucesión de la corona británica, es tratado como "cualquier otro miembro de las fuerzas armadas", por lo que no podía facilitar detalles del viaje. Se dejó trascender, sin embargo, que tras su arribo a las islas, el príncipe Guillermo se pondrá a trabajar en uno de los dos helicópteros de rescate que están disponibles las 24 horas del día para labores de rescate.

El hijo mayor del príncipe Carlos y nieto de la reina Isabel no desempeñará ninguna actividad oficial ni encabezará actos ceremoniales. Inició el viaje, se informó, sin la compañía de su esposa Kate. Lo acompañan, en cambio, otros cuatro pilotos de helicópteros Sea King, como parte del programa de entrenamiento.

El vuelo de LAN

En tanto, el diario británico The Guardian reveló que entre los diplomáticos del Reino Unido existe el temor de que el gobierno argentino impulse un bloqueo económico a las Malvinas, a través del intento de impedir el vuelo de LAN que une las islas con el continente.

En su página web, el periódico londinense informó anoche que la preocupación se funda en las presiones del gobierno de Cristina Kirchner para lograr la cancelación del vuelo de la compañía aérea chilena, que enlaza semanalmente las ciudades de Punta Arenas, en el sur trasandino, y Puerto Stanley, en el archipiélago.

Fuentes diplomáticas británicas citadas por The Guardian dijeron que, "si se cancela el vuelo de LAN Chile, será muy complicado no creer en la teoría de que existe un bloqueo económico a la población civil de las Falklands [como se conoce a las Malvinas en el Reino Unido]".

Se trata del principal vuelo que une a los 3000 pobladores de las islas con el exterior. Hay, además, otro vuelo a Londres, por medio de la isla de Ascensión.

Reacción en la Argentina

El rechazo a la presencia británica en las Malvinas, reavivado por el viaje del príncipe Guillermo y el envío del destructor HMS Dauntless, se acentuó ayer en la provincia de Buenos Aires, con un acto de protesta encabezado por los intendentes de Ensenada y Berisso, Mario Secco y Enrique Slezack. Se sumaron al acto miembros de la Federación de Veteranos de Guerra del distrito bonaerense.

En tanto, el ex embajador José Octavio Bordón expresó su apoyo a "la actitud del gobierno nacional y de la presidenta Cristina Kirchner de no entrar en el juego verbal" que propone Gran Bretaña.

En diálogo con Radio Continental, Bordón consideró necesario "no malvinizar en chiquito y no perder de vista que el modo en que se resuelva este conflicto influirá en el futuro de la Argentina, América latina y el mundo en los próximos años".

El Senado podría discutir el tema

El kirchnerismo analiza la posibilidad de que el Senado de la Nación debata y apruebe una declaración de repudio a la posibilidad de una militarización británica en la zona de Malvinas. El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Daniel Filmus, presentó ayer un proyecto de declaración en el que rechaza la decisión del Reino Unido de enviar un destructor de última tecnología a la zona en litigio, al igual que la llegada a las islas del príncipe Guillermo en una misión de entrenamiento militar. La intención es que la declaración sea aprobada por todas las fuerzas políticas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?