Suscriptor digital

Los inesperados millonarios que generó Facebook

Un empleado camina por uno de los murales decorativos en la oficina de Facebook en Menlo Park, California
Un empleado camina por uno de los murales decorativos en la oficina de Facebook en Menlo Park, California Fuente: EFE
Al margen de los ejecutivos de empresas como PayPal o Netflix, un puñado de proveedores y empleados lograron sacar provecho de la salida a la bolsa gracias a las acciones que recibieron en forma de pago
Nick Bilton
Evelyn M. Ruslix
(0)
3 de febrero de 2012  • 17:14

SAN FRANCISCO.- El artista de grafiti que aceptó acciones de Facebook en vez de dinero por pinturas en los muros de la primera sede de la red social hizo una apuesta inteligente. Se prevé que las acciones propiedad del artista, David Choe, valdrán más de 200 millones de dólares cuando Facebook comience a cotizar en bolsa este año.

La compañía de redes sociales anunció su oferta pública de 5000 millones de dólares , lo que se espera que valúe a toda la compañía en 75.000 a 100.000 millones. De últimas esa oferta generará muchos millonarios y multimillonarios.

Algunos, como Mark Zuckerberg, el cofundador de la compañía, son muy conocidos, pero muchos otros no son conocidos. Zuckerberg, de 27 años tiene 533,8 millones de acciones, que valen 28.400 millones, de acuerdo a la valuación de la compañía en 100.000 millones, o 53 dólares por acción. Tiene además control absoluto de la compañía, un logro llamativo, dado que la compañía ha recibido financiación de algunas de las principales mentes empresarias del mundo. Es dueño del 28,4 por ciento de la compañía directamente y controla 57 por ciento de los derechos de voto.

El primer inversor externo de Facebook, Peter Thiel, el multimillonario rebelde, encabezó una inversión de 500.000 de dólares en Facebook a fines de 2004. Tiene 44,7 millones de acciones que podrían valer más de 2000 millones. Elevation Partners , la firma de capital de riesgo de Bono, figura principal de la banda U2, pagó 120 millones por una parte de las acciones de Facebook en 2010 y podría recibir un pago que le permitiría compensar por inversiones menos sabias en Palm y Forbes.

Accel Partners, cuyo principal socio, Jim Breyer, invirtió en la nueva empresa hace siete años, tiene 201,4 millones de acciones. Accel podría ver parte de su inversión multiplicada por mil.

Sheryl Sandberg, la jefa operativa de la compañía, tiene 1,9 millones de acciones, alrededor del 0,1 por ciento. Pero podría recibir 38,1 millones de acciones adicionales, de acuerdo al informe del lanzamiento, lo que la convertiría en la más rica del diminuto club de mujeres de Silicon Valley que son multimillonarias.

La riqueza creada por el ingreso de una compañía tecnológica a los mercados públicos es impactante desde hace mucho. La oferta inicial de 1995 de Netscape convirtió en millonarios a cantidades de personas, incluyendo su fundador Marc Andreessen , ahora un capitalista de riesgo de Silicon Valley que invirtió tempranamente en Facebook y tiene 3,6 millones de acciones que valen cerca de 200 millones de dólares. Cuando Google se lanzó en la bolsa con su presentación por 1670 millones en 2004, cientos de personas se sumaron a las filas de los millonarios, incluyendo secretarias, una masajista de la compañía y una cocinera.

Bill Gates solo controlaba el 49,2 por ciento de Microsoft cuando comenzó a cotizar en bolsa en 1986. Los cofundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, tenían cada uno 15 por ciento de la compañía cuando comenzaron a cotizar en bolsa en 2004.

Dos factores distinguen la decisión de Facebook. Por un lado, el valor proyectado de la red social es enorme, el mayor de que se tenga registro para una compañía de Internet, incluso bastante mayor que la cotización de Google en 2004. Se prevé que la red social, fundada en el dormitorio de Zuckerberg en Harvard hace ocho años quedará valuada en más de 75.00 millones. Las acciones de Facebook ya se han comercializado en el mercado secundario, donde se venden acciones privadas, dando una valuación de más de 80.000 millones de dólares.

A diferencia de lo que sucedía con Google cuando hizo su lanzamiento, una gran parte de la riqueza vinculada con Facebook ya ha sido realizada, gracias al floreciente mercado secundario y un núcleo entusiasta de inversores globales. Aunque Facebook solo logre alcanzar el nivel más bajo de las expectativas con sus acciones, de todos modos dará lo que podría ubicarse entre las mayores ganancias de la historia del capital de riesgo.

"Facebook dará ganancias enloquecidas a los primeros accionistas" dijo Alex Gould, un inversor en tecnología e instructor del Stanford Institute for Economic Policy Research, que ha estado estudiando las ganancias del capital de riesgo desde hace varios años. "Facebook no solo genera fondos, genera nuevas firmas".

Es un gran círculo de ganadores. DST Global, la firma de inversiones liderada por el multimillonario Yuri Milner, posee una participación de aproximadamente el 7 por ciento en la compañía. Compró la mayor parte de sus acciones entre 2009 y 2011, en valuaciones de entre 10.000 y 50.000 millones de dólares. Según a la presentación e la compañía, el padre de Zuckerberg, dentista de New York, recibió dos millones de acciones "como compensación por fondos provistos para nuestro capital de trabajo inicial". Dustin Moskovitz, compañero de cuarto en la universidad de Zuckerberg, que también abandonó los estudios y fue cofundador de la firma, tiene 133,8 millones de acciones.

En los primeros años de Facebook, la compañía otorgó valiosas opciones accionarias a unos 250 empleados, según dos ex altos funcionarios de Facebook que conocen el tema. Este club incluye algunos de los mayores paquetes accionarios, según estas personas.

En 2007 la compañía dejó de ofrecer opciones acciones y pasó a ofrecer unidades de acciones restringidas. Aún así una gran cantidad de empleados contratados después de 2007 tienen millones de acciones hoy. David A. Ebersman, el jefe financiero de Facebook, que fue contratado en 2009, tiene más de siete millones en acciones sujetas a condiciones.

La lista de accionistas notables también incluye alguna gente que puede considerarse non grata en Facebook. Tyler y Cameron Winklevoss, la pareja de remeros olímpicos, graduados de Harvard y antiguos socios de negocios de Zuckerberg, tienen alrededor de 1,2 millones de acciones, como parte de su acuerdo con la compañía y su ex compañero de clases, quienes sostienen que él les robó la idea de Facebook.

El alejado cofundador de la firma, Eduardo Saverin, que aportó parte de la financiación inicial y luego demandó a la compañía por reducir su participación, logró un acuerdo aún mejor, equivalente al valor de un 5 por ciento de la compañía. Desde entonces vendió gran parte de sus acciones en el mercado secundario. No se lo menciona en la presentación de Facebook.

David Choe junto a Mark Zuckerberg y los grafitis

El pago a Choe, el artista de grafiti, podría darle más dinero por sus pinturas que lo que logró Sotheby’s con su subasta record por 200,7 millones de dólares de obras de Damien Hirst en 2008.

En 2005 Choe fue invitado a pintar murales en las paredes de las primeras oficinas de Facebook en Palo Alto, California, por Sean Parker, entonces presidente de Facebook, Como paga, Parker ofreció a Choe la alternativa de "miles de dólares" en efectivo o acciones que por entonces valían más o menos lo mismo, de acuerdo a varias personas que conocen a Choe.

Choe, que ha dicho que en aquel momento pensó que la idea de Facebook era "ridícula y sin sentido" de todos modos eligió las acciones.

Muchos "asesores" de la compañía en aquel momento, que es cómo se hubiera clasificado a Choe, habrían recibido entre 0,1 y 0,25 por ciento de la compañía, según un antiguo empleado de Facebook. Eso puede sonar como poco, pero una participación de esas dimensiones vale cientos de millones de dólares, en función de la valuación de la compañía en 100.000 millones de dólares. El pago a Choe se valúa hoy en aproximadamente 200 millones, según una cantidad de personas que conocen a Choe y ejecutivos de Facebook.

El artista David Choe junto a Mark Zuckerberg, antes de iniciar sus grafitis
El artista David Choe junto a Mark Zuckerberg, antes de iniciar sus grafitis Crédito: Gentileza David Choe / Blog

Si bien Choe inicialmente llevó una vida dura, incluyendo problemas con la ley, es rico aún sin las acciones de Facebook. No se sabe si vendió parte de sus tenencias de Facebook en mercados secundarios. Siendo ahora un artista muy exitoso, con muestras en galerías y obras de su autoría exhibidas en importantes museos, Choe no aceptó ser entrevistado para este artículo; dijo que quiere mantener su privacidad. Ha publicado un libro lleno de obscenidades con su arte, "David Choe", que incluye imágenes de los murales multimillonarios de Facebook. La página de Choe en Facebook muestra la vida de un artista rebelde moderno. Entre las imágenes de sus grafiti, hay imágenes de fiestas con mujeres con poca ropa y del artista gastando mucho dinero en alcohol.

En las últimas semanas presentó fotos de una botella de una bebida alcohólica que vale 40.000 dólares ; alardeó que un solo trago cuesta 888 dólares.

Ofrece consejos de vida en su libro titulado "Siempre apueste el doble al 11. Siempre". Quizás el mejor consejo sea aceptar acciones en vez de efectivo de gente que abandona los estudios en Harvard para dedicarse a los negocios en Silicon Valley.

Nick Bilton aportó informes desde San Francisco y Evelyn M. Rusli desde New York

© NYT Traducción de Gabriel Zadunaisky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?