"Somos ciudadanos isleños, pero nuestra lealtad es con Gran Bretaña"

El periódico Penguin News recordó en 2007 el discurso de Thatcher de ir a la guerra en 1982
El periódico Penguin News recordó en 2007 el discurso de Thatcher de ir a la guerra en 1982 Crédito: Penguin News
Lisa Watson, editora del único periódico que se imprime en las Islas Malvinas dialogó con LA NACION sobre la disputa de la soberanía, los cruces diplomáticos y la llegada del príncipe Guillermo
Víctor Ingrassia
(0)
4 de febrero de 2012  • 18:24

"Somos ciudadanos isleños, pero nuestra lealtad es con Gran Bretaña". La afirmación –contundente- arriba a la casilla de mail de la redacción de LA NACION, junto con una profunda explicación de ese razonamiento.

Lisa Watson, editora del único periódico que se imprime una vez por semana en las islas dialogó con lanacion.com sobre la visión que tienen los habitantes de las Islas Malvinas sobre la soberanía, el cruce diplomático que protagonizaron los gobiernos de la Argentina y Gran Bretaña en los últimos días, como así también de la presencia militar y el arribo del príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión de la corona británica, para su entrenamiento como piloto de helicópteros de guerra.

Nacida en las islas en 1970, Lisa tiene 42 años y vive actualmente con su hijo Jacob en Puerto Argentino (Port Stanley), la capital. Hace seis años que es editora y está a cargo desde agosto último del periódico Penguin News, que vende 1750 ejemplares por semana para una población en Malvinas de 3140 personas (censo 2008). También dirige la radio local.

¿Qué tan consustanciados están de los cruces diplomáticos entre Gran Bretaña y la Argentina por la soberanía de las islas?

Estoy muy al tanto de las noticias y creo que todos los habitantes de Malvinas lo están. En el periódico intentamos cubrir todos los cruces entre ambos gobiernos que salen en las noticias internacionales y también el gobierno de las islas nos mantiene al tanto de los comunicados que emite relacionados con el tema.

¿Considera justo el reclamo de Argentina sobre la soberanía en las islas Malvinas?

No, para nada. Soy consciente que la historia de las islas ha sido caótica. He leído tanto la versión británica, como argentina sobre Malvinas y veo que cada país publicita en cada discurso su parte más conveniente de la historia.

Pero esto no tiene una gran relevancia en el pueblo malvinense –somos más que un problema académico-. Somos las personas a las que más afecta un cambio en el status quo de las islas. Nosotros, con nuestro gobierno, somos los que tenemos que decidir nuestro camino.

Mi familia ha estado en las islas desde 1840 (solo siete años después de la invasión británica en 1833) y desde entonces han vivido y hemos vivido aquí, en una tierra incomprendida y con un clima muy duro.

Nosotros tenemos nuestra propia cultura que puede ser descripta como separada tanto de la argentina como de la británica. Somos ciudadanos isleños, pero nuestra lealtad es con Gran Bretaña. Nuestros ancestros fueron británicos y nuestro idioma es el inglés. Y agradecemos que Gran Bretaña nos permita vivir con nuestras reglas y bajo un gobierno propio sin interferencias.

¿Cómo vivió la guerra con 12 años en el año 1982?

Me encontraba viviendo con mi abuela en Puerto Stanley (Puerto Argentino) el 2 de abril de 1982 y mis padres vivían al este de la isla en una granja. Yo estudiaba en la escuela de Stanley. Fueron momentos difíciles, llenos de miedo y muy confusos, ya que no esperábamos, tal como siempre lo creyó mi padre, que la Argentina iba a invadir las islas algún día.

Después de algunos días de guerra, mi padre nos vino a buscar para llevarnos a mí y a mi hermano mayor a la granja. Allí nos visitaban frecuentemente helicópteros argentinos con soldados que llegaron a patear nuestra puerta de entrada e ingresar a nuestra casa para registrar si había presencia enemiga. Durante el desarrollo de la guerra unos cien soldados acampaban en los alrededores de la granja. Nos sentíamos apenados porque eran jóvenes conscriptos que pasaban frío y estaban muy mal equipados.

Mi padre como otros granjeros ayudó a las tropas británicas, más precisamente a los paracaidistas a situarlos en la línea combativa, en el frente de batalla. Nos preocupábamos mucho y siempre dábamos gracias que volviera sano y salvo.

¿Qué opinión le merece a usted y a sus conciudadanos la estrategia argentina de solicitar que los países América del Sur cierren sus puertos a los barcos con bandera de las islas?

Estamos realmente consternados. Es muy desafortunado para nosotros que América del Sur nos deje atrás. Nosotros sólo deseamos tener una relación razonable con el continente, nuestros vecinos. También es infortunado para la Argentina, que podría beneficiarse de nuestra industria petrolera en términos comerciales y de transporte. El gobierno argentino está equivocado si piensa que aislándonos del América del Sur nos va a persuadir de discutir la soberanía. Esa política ha herido los sentimientos de los isleños.

¿Qué significa para los malvinenses que el futuro rey de Gran Bretaña los visite?

Es un placer que haya sido asignado, a pesar de las objeciones de Argentina, pero igualmente nosotros somos un pueblo pacífico y si le preguntáramos a la gente aquí diría que no es más ni menos una presencia más del ejército británico. No haremos ningún acto oficial por su estadía –nuestro titular de esta semana fue: "El teniente de vuelo de Gales está aquí para hacer su trabajo"-.

John Fowler, Fran Biggs y Sharon Jaffray, compañeros de Lisa, posan frente a la puerta del periódico local
John Fowler, Fran Biggs y Sharon Jaffray, compañeros de Lisa, posan frente a la puerta del periódico local Crédito: Penguin News

¿Están interesados los isleños de ser parte de la Argentina?

Sinceramente no conozco a un isleño que desee ser parte de la Argentina. Y con ello no quiero ofender a nadie. Es que nosotros simplemente tenemos nuestro modo de vida y estamos contentos con ello.

Cuando personas de otros países me preguntan lo mismo, yo les pregunto si serían felices si su país, su cultura y todo lo que quieren, pase a manos de otro país. Es una pregunta que invariablemente les molesta.

¿Por qué cree usted que Gran Bretaña desoye el llamado de la ONU y otros países como Estados Unidos a sentarse a dialogar con la Argentina para arribar a una solución diplomática en torno a las islas?

Gran Bretaña tiene una responsabilidad con sus territorios mar adentro – aunque muchas veces no la haya asumido en su totalidad-, pero es su actual política el defender los derechos de la población con su gobierno propio. Gran Bretaña ha manifestado varias veces que si quisiéramos dejar de ser un territorio externo lo entendería también, pero esa no es nuestra elección.

Email: vingrassia@lanacion.com.ar | En Twitter: @vingrassia

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?