Suscriptor digital

Raúl González Tuñón

(0)
10 de febrero de 2012  

QUISIERA HACER CONTIGO UNA PELÍCULA HABLADA

Oye muchacha que hablas con la nariz y eres pecosa

y tienes veinte años y una ambición muy grande

y ese novio plomero parecido a Nils Asther

y una pantalla verde sobre la azul mirada:

Quisiera hacer contigo una película hablada.

Cantan sobre los árboles los pájaros pintados.

Mujeres con canastas vienen de los mercados.

Aquí construyen, veo los hombres y las luces,

arañas, esqueletos, mapas, vigas y cruces.

En blancos edificios brillantes ascensores,

de sótanos flamantes suben nuevos rumores.

Pienso en ideas veloces que van del corazón

hasta el cerebro igual que una exhalación.

Tiendas de cinco y diez. Cansados jugadores

columnas de colores en las peluquerías

casas en cuyos largos y estrechos corredores

son de iguales colores las noches y los días.

Y un Puerto. Un puerto es siempre paraje bien querido.

Allí están la aventura, el recuerdo, el olvido

y el ansia de partir que ¿quién no la ha sentido?

Un puerto, las tabernas y el mar todo llovido.

Pero te digo, digo, tu boina colorada

bien vale un dólar cincuenta.

Quisiera hacer contigo una película hablada.

Y algo más que no entra en la cuenta.

De La calle del agujero en la media, edición publicada por Eudeba en su Serie de los Dos Siglos, con prólogo de Martín Prieto

ADN González Tuñón

Buenos Aires, 1905 - 1974

El nombre de Raúl González Tuñón se vincula con la vanguardia literaria de los años veinte, aquella reunida en torno de la revista Martín Fierro. Vendría luego, en 1930, uno de sus libros más célebres: La calle del agujero en la media. La imaginación de González Tuñón es urbana, pero su ciudad no es la del tango; es la del jazz, los puertos, los viajes, encuentros y desencuentros..

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?