Suscriptor digital

Denunciarán ante la ONU la militarización de Malvinas

La Presidenta acusó al Reino Unido de poner en riesgo la seguridad global; y le pidió a Cameron que le dé "una oportunidad a la paz"; estuvieron Moyano y dirigentes opositores ; veteranos atacaron a un diputado kirchnerista
Mariana Verón
(0)
8 de febrero de 2012  

Con la mayoría de los referentes de la oposición en la Casa Rosada, Cristina Kirchner anunció ayer que hará una presentación ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para denunciar una " militarización " del Atlántico Sur por parte del gobierno del Reino Unido en el conflicto por las islas Malvinas .

La Presidenta ideó el anuncio , que había generado una fuerte expectativa, como un gesto para mostrar unidad política interna ante el recrudecimiento de la disputa diplomática, dos meses antes de que se cumplan 30 años de la guerra entre los dos países. En paralelo, sumó entre sus invitados a gran parte de los embajadores extranjeros para destacar el apoyo que había recibido la posición argentina sobre el conflicto con Londres de los países de la región.

"Están militarizando la zona del Atlántico Sur una vez más", afirmó la Presidenta. Puntualizó que se refería al envío de un sofisticado barco de guerra junto con la llegada a las islas del príncipe Guillermo, segundo en la línea sucesoria de la corona inglesa, de quien dijo que había viajado con el "uniforme del conquistador y no con la sabiduría de un estadista".

"No podemos interpretar de otra manera el envío de un destructor acompañando al heredero real. Vamos a plantear fuertemente esta militarización, que implica un grave riesgo para la seguridad global", agregó Cristina Kirchner. Dirigiéndose directamente al primer ministro inglés, David Cameron, le advirtió: "Que nadie espere de nosotros gestos por fuera de la diplomacia. No nos atraen los juegos de las armas y la guerra". Y, parafraseando a John Lennon, le pidió que le dé "una oportunidad a la paz". Además de la presentación ante el Consejo de Seguridad, del cual Inglaterra es uno de sus cinco miembros permanentes y con derecho a veto, la Presidenta anunció que también llevará su denuncia contra la nueva ofensiva del Reino Unido a la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Sumó a estas decisiones la firma del decreto, ya anunciado, que autoriza la desclasificación del informe sobre el accionar argentino durante la guerra, previo estudio por parte de una comisión que en un mes deberá dictaminar si se lo difunde en su totalidad. La Presidenta invitó a integrarla al coronel Augusto Rattenbach, hijo del general Benjamín Rattenbach, autor del documento secreto. El coronel y su familia estuvieron en el acto.

Como gesto a los dirigentes políticos presentes, los invitó a participar en la próxima reunión del comité de descolonización, que se hará el 14 de junio en Nueva York, un encuentro de rutina.

Las señales de concordia se vieron empañadas con una inesperada agresión al final del acto: un grupo de ex combatientes que había quedado fuera de la Casa Rosada golpeó al diputado kirchnerista José María Díaz Bancalari cuando terminaba de hacer declaraciones en la puerta de Balcarce 50.

Ese hecho rompió por un momento el clima de euforia que se vivía en la Casa Rosada. Por allí desfiló, como hacía tiempo no ocurría, todo el arco político, sindical y empresarial. Entre los dirigentes opositores estuvieron Francisco de Narváez, Patricia Bullrich, Ricardo Gil Lavedra, Leopoldo Moreau, Rubén Giustiniani, Antonio Bonfatti y Felipe Solá. La mayoría de ellos reaccionó al anuncio con un moderado apoyo.

La presencia que más miradas acaparó fue la del secretario general de la CGT, Hugo Moyano, en momentos en que está abiertamente enfrentado con el Gobierno. Además, también estuvo Antonio Caló, jefe de la UOM, que hoy aparece como la contracara del moyanismo para comandar la CGT.

Todos los gobernadores se sumaron al acto, además de representantes de varias organizaciones sociales, de derechos humanos y de ex combatientes de Malvinas. Todos habían llegado a la Casa Rosada sin conocer el contenido específico del anuncio.

La expectativa de las horas previas, sobre todo por la magnitud de la convocatoria, había generado versiones de lo más variadas. En Chile y en las islas había preocupación por la posibilidad de que se anunciara la interrupción del vuelo semanal que la empresa LAN hace a las Malvinas por sobre el territorio argentino (algo con lo que la Presidenta había amenazado a Gran Bretaña en su última intervención en las Naciones Unidas).

Pero la decisión no tenía nada que ver con eso. Además de la denuncia por la "militarización", la Presidenta buscó hacer gestos hacia los veteranos de 1982. Anunció que durante el mes próximo quedará inaugurado un hospital de salud mental en la sede del Instituto Geográfico Militar, y recordó que 439 de los ex combatientes se habían suicidado desde el fin del conflicto bélico.

Con la geografía de las islas en color celeste recortada a sus espaldas, Cristina Kirchner avanzó en un reclamo directo hacia el gobierno británico: "Quiero pedirle al primer ministro que le dé una oportunidad a la paz y no a la guerra", planteó, en uno de los párrafos más aplaudidos.

La estrategia oficial fue cerrar con la presentación del Informe Rattenbach el debate local sobre la guerra. "No se puede achacar al pueblo argentino para no cumplir con las resoluciones de las Naciones Unidas y sentarse a dialogar", apuntó la jefa del Estado.

El momento justo

A partir de ahora, según confiaron fuentes diplomáticas a LA NACION, el Gobierno deberá buscar el momento ideal para hacer su presentación en el Consejo de Seguridad, hoy pendiente de Siria, y en el que uno de los actores centrales, Estados Unidos, actúa en sintonía con Gran Bretaña.

Además de elegir el correcto tiempo político para hacer su presentación, la Casa Rosada iniciará gestiones para acercarse a los países que integran de manera rotativa el cuerpo, en el que como aliado sólo está Guatemala.

Debería conseguir consenso para generar algún tipo de presión al Reino Unido de Azerbaiján, Marruecos, Paquistán y Togo. Brasil dejó de integrar el año pasado el órgano principal de las Naciones Unidas.

La Presidenta terminó el acto entre lágrimas. Les dedicó el final a los "hombres que combatieron y a los militares que con honor perdieron la vida". Les dio un beso a Augusto Rattenbach y sus hijos y familiares y cerró: "Honor y gloria en nombre de todos los argentinos".

Satisfacción del hijo de Rattenbach

Ubicado al lado de la Presidenta, el coronel Augusto Rattenbach, expresó su satisfacción por la desclasificación del informe que redactó su padre, el general Benjamín Rattenbach. "Cuando se entregó el informe, se ordenó meterlo en un armario y nunca más salió de ahí, lo que es una barbaridad", dijo. Su padre fue el primero de la promoción 41 del Ejército y fue compañero del ex presidente de facto Eduardo Lonardi.

En voz alta

  • "Están militarizando el Atlántico Sur una vez más, no podemos interpretarlo de ninguna otra manera. Esto implica un grave riesgo para la seguridad internacional"
  • "Malvinas ha dejado de ser una causa de los argentinos para transformarse en una causa global "
  • 18 DE ENERO

    "Colonialismo"


    El premier británico, David Cameron, dijo que la Argentina es "más colonialista" que el Reino Unido, por su postura sobre Malvinas.
  • 31 DE ENERO

    El destructor


    El gobierno británico anuncia el envío a la zona de Malvinas del destructor HMS Dauntless, uno de los más modernos de su flota. El gobierno argentino critica la medida en un comunicado.
  • 2 DE FEBRERO

    Llega el príncipe


    Guillermo, el nieto de la reina Isabel II aterriza en las Malvinas como parte de una misión militar que durará seis semanas. En Buenos Aires hay protestas en las calles.
  • 4 DE FEBRERO

    El submarino


    Medios británicos señalan que el Ministerio de Defensa decidió enviar un submarino nuclear a la zona. No hay confirmación oficial.
  • 7 DE FEBRERO

    Denuncia argentina


    La Presidenta denuncia una "militarización" que pone en riesgo la seguridad regional.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?