Suscriptor digital

El gobernador electo intentará reformar la Constitución local

El objetivo del PJ es refinanciar la deuda provincial; búsqueda de consenso
(0)
6 de julio de 1999  

RIO GRANDE.- El electo gobernador justicialista de Tierra del Fuego, Carlos Manfredotti, anunció ayer a La Nación su intención de reformar la Constitución local para "poder refinanciar la deuda del Estado provincial", cuyo monto nunca fue precisado por la gestión de José Estabillo (Movimiento Popular Fueguino), aunque se calcula que supera los 300.000.000 de pesos.

Manfredotti dio a conocer esta propuesta a menos de 24 horas de haberse consagrado vencedor de la Alianza (que aquí se denominó Frente Cívico y Social), a la que aventajó por 1,3 punto en el ballottage, y cuando restan cinco meses para que asuma el gobierno.

Según explicó, su intención es modificar la cláusula constitucional que impide al Estado fueguino adquirir empréstitos o emitir títulos públicos por encima del 25 por ciento de los recursos ordinarios que recibe la provincia.

"Si alguien cree que es innecesario y tiene una propuesta mejor, por supuesto la escucharemos", dijo a La Nación en esta ciudad, adonde viajó anteanoche para continuar los festejos que habían comenzado en Ushuaia, la capital provincial.

Manfredotti deberá administrar un presupuesto anual de 460.000.000 de pesos, pero carga con un déficit de 65.000.000 para el mismo lapso.

El impulso reformista instaló en la dirigencia política de la isla la sospecha de que exista un costado político de la reforma, que incluya variaciones al sistema electoral y permita la reelección indefinida de gobernador e intendentes, hasta ahora acotadas a dos períodos consecutivos.

Una transición "respetuosa"

El actual senador nacional aspira a mantener con el gobernador Estabillo una transición "respetuosa". Las condiciones para lograrlo están dadas. El PJ selló hace 13 días un acuerdo electoral y programático con los máximos referentes del Movimiento Popular Fueguino (Mopof) que le permitió sumar los casi 7000 votos que necesitaba para triunfar en la segunda vuelta.

El principal gestor de la concertación fue el gobernador de Santa Cruz, el justicialista Néstor Kirchner, que desembarcó en playas fueguinas con la venia de Eduardo Duhalde.

"El acuerdo fue determinante para alcanzar el triunfo", aseguró aliviado el santacruceño, que había pasado por un gran sofocón cuando la encuesta a boca de urna de Sofes-Ibope dio ganador a la Alianza por una ventaja de 2 puntos.

Cansado por la intensa campaña electoral, Manfredotti defendió ante La Nación el acuerdo con el Mopof al fundamentar que "sólo se construye desde el consenso".

Asimismo, descartó la posibilidad de crear un gabinete paralelo para investigar la gestión de Estabillo y negó que el acuerdo pueda condicionar su gestión.

"No firmamos un pacto, acordamos coincidencias y si alguien cree que hubo algo espurio u oculto, que lo denuncie en la Justicia", enfatizó.

También aseguró que procurará gobernar con el acuerdo de todas las fuerzas políticas, al tiempo que destacó que llamará al Frente Cívico y Social (la Alianza) a sumarse a su proyecto de gobierno.

Sin embargo, criticó a su oponente, el radical Jorge Colazo, porque "equivocó el eje de la campaña para el ballottage. En lugar de mostrar su propuesta, se dedicó a contar que hubo un pacto entre el Mopof y el PJ, cuando, en realidad, lo que hicimos fue convocar a los principales referentes de la tercera fuerza política". El mandatario electo impulsará una "reestructuración" del Estado, la que no incluirá despido de trabajadores estatales.

Manfredotti adhirió pronto al esquema trazado como un ajedrez por el referente patagónico de Duhalde, Kirchner, que imagina al gobernador bonaerense como presidente de la Nación y a Tierra del Fuego, Santa Cruz y Chubut formando una nueva región denominada Patagonia Sur.

-¿Qué pasará con este andamiaje si gana De la Rúa?, preguntó La Nación .

-De la Rúa no es un desconocido para mí. Por lo tanto habrá un excelente diálogo y le plantearemos las necesidades de la región. Un presidente necesita de buenos gobernadores para conducir los destinos del país.

Lamento

El jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Fernando de la Rúa, lamentó la derrota sufrida anteayer por el candidato de la Alianza a gobernador por Tierra del Fuego, Jorge Colazo, al tiempo que felicitó al triunfador, el justicialista Carlos Manfredotti.

"Fue una lástima no haber ganado, fue un gran esfuerzo de Colazo y una elección extraordinaria. Lo felicito por su esfuerzo y felicito al ganador", repitió el candidato presidencial aliancista.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?