Suscriptor digital

¡Por qué no la cortan!

José Crettaz
(0)
16 de febrero de 2012  

Falta poco más de un mes para el otoño. Falta mucho todavía para que la temperatura empiece a bajar. Vecinos y comerciantes, usuarios del servicio eléctrico en general, tienen una certeza: siempre que el termómetro marque más de 30 grados, se va a cortar la luz. O, por lo menos, las probabilidades de que eso ocurra son altísimas.

Se va a cortar. Los usuarios paranoicos empiezan a creer que es algo personal de la empresa distribuidora con su barrio, con su edificio o con ellos mismos. Otros se volvieron evangelizadores de una teoría a la que ya no le faltan argumentos: los cortes alcanzan a zonas distintas alternativamente, para que nadie pueda hablar de apagones, como en los 80. Como fuere, no hay remedio: cuanto más arriba de los 30° sube el mercurio, más chances de que la luz se corte un par de horas o un par de días. Algunos, más de una semana.

Se va a cortar. La certeza de la interrupción del servicio eléctrico pertenece al mismo género de convicción que tienen los vecinos de Belgrano o Núñez cuando llueve más de 30 milímetros en menos de una hora: saben que se van a inundar irremediablemente. ¿El 30 será el número maldito de los habitantes del área metropolitana?

Se va a cortar. Por eso, los usuarios se pertrechan: linternas, baterías, agua y hasta equipos electrógenos, el que puede o tiene más para perder. Si la temperatura sube mucho y los cortes se vuelven crónicos, algunas distribuidoras hacen gestiones para que los medios no reflejen la ira (de ese sentimiento se trata) de los usuarios y el Ministerio de Planificación anuncia el circunstancial nuevo récord de consumo eléctrico. Mientras, los usuarios -con enojo y frustración- seguimos sin luz. Y sin respuesta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?