El Hotel Boca, la nueva atracción porteña

El lugar abrirá a mediados de marzo en Monserrat pero ya tiene reservas hasta junio; Maradona y Palermo, con suites propias
Leonardo Tarifeño
(0)
17 de febrero de 2012  

Falta menos de un mes para que la ciudad estrene el primer hotel a prueba de millonarios. Aquellos que se quedaron sin voz de tanto gritar los agónicos goles de Palermo, los chicos que jamás compraron una figurita pero saben exactamente quién fue Pancho Sá y los abuelos que recuerdan las hazañas de Rojitas con la misma pasión que a otros les despierta Scarlett Johansson ya tienen dónde encontrarse.

El punto de reunión no es uno de los puestos de choripán a un costado de la boletería de la Bombonera. Es un elegante y modernísimo edificio de 17 pisos enclavado en la calle Tacuarí, sobre el que pesan 25 millones de dólares de inversión, y que el gobierno local -encabezado por el ex presidente del club xeneixe, Mauricio Macri- ya declaró de "interés cultural". Se trata del Hotel Boca, el primer hotel temático de un equipo de fútbol, la fantasía sentimental con la que todo hooligan xeneize soñó alguna vez y que ahora llega con 7500 metros cuadrados, 85 suites y un canal de televisión exclusivo que durante 24 horas presentará partidos históricos de Boca en cada una de las habitaciones.

En las escaleras, una obra de arte imita la caída de papelitos
En las escaleras, una obra de arte imita la caída de papelitos Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
"Podrán imitarnos pero igualarnos jamás", dice la bandera más grande que domingo tras domingo enarbola La 12, la hinchada de sangre azul y oro. En muy poco tiempo, su nuevo motivo de orgullo no serán tanto los amagos de Pablo Mouche como las alfombras que la artista Graciela Churba diseñó para el palacio boquense, que abrirá sus puertas a mediados de marzo.

"Todo el hotel está organizado desde el arte y la tecnología -dice Pablo Veloso, manager comercial y creador del concepto del proyecto-, porque era muy importante interpretar la «marca Boca» con un punto de vista inusual. Estamos hablando de un club que para un hotel puede ser hasta demasiado popular, y por eso era indispensable recrearlo a partir de una mirada refinada y elegante."

La propuesta del Hotel Boca debía ser a la vez inclusiva y sofisticada, y para lograr semejante objetivo Veloso acudió a la tendencia mundial del "nuevo lujo", que, en sus palabras, "evita la ostentación y se apoya en una idea nada recargada del lujo". Es difícil saber si la pizza de cancha, la fainá y el "choripán gourmet" que se ofrecerán en el restaurante del hotel constituyen la interpretación bostera del "nuevo lujo", pero al menos representarán el espíritu de un club en el que conviven la rudeza del zaguero Schiavi con el origen italiano visible en las camas y los muebles de todas las suites.

Tévez, pintado en una puerta
Tévez, pintado en una puerta Crédito: Hernán Zenteno

Aún sin inaugurar, el Hotel Boca (una iniciativa de Design Suites y Solanas) ya ingresó más de 100.000 dólares en concepto de reservas entre mayo y junio, la mayoría provenientes de Italia, Francia, Inglaterra, Alemania, Brasil y Colombia. Y es que un oasis futbolístico de semejante calibre, en un país y una ciudad donde un offside mal cobrado acapara la atención nacional, tiene todas las características de una atracción turística infrecuente pero atracción al fin.

"Este es un hotel diseñado para que el cliente pase mucho tiempo adentro -recuerda Veloso-. Y no me refiero a cuestiones de descanso, como el haber incluido jacuzzi en todas las habitaciones. Tenemos placas de LCD que imitan un mirador 3D a la Bombonera, venecitas azul y oro en la pileta climatizada y una memorabilia única con una cantidad increíble de reliquias de hinchas, que van de la típica camiseta firmada hasta álbumes de figuritas completos de los años 60. Las puertas de las habitaciones están pintadas con la figura de distintos jugadores históricos -del Loco Gatti al Apache Tevez-, y el costo de la habitación incluye entradas para la cancha, pase para los entrenamientos y encuentros con distintos jugadores. Es un hotel cuyo mayor atractivo es la experiencia, un recorte de la ciudad que se vive puertas adentro y no sólo afuera del hotel."

Emplazado en una calle que dentro de poco tiempo conducirá directamente al área peatonal del microcentro, el Hotel Boca se ubica a mitad de camino entre la Bombonera y el Obelisco, una auténtica ruta de la argentinidad que ningún turista local o extranjero se quiere perder. La obra del notable arquitecto uruguayo Carlos Ott, que construyó 17 pisos de brillo xeneize donde antes había dos playas de estacionamiento, recibirá dos veces por mes a los once héroes que en poco más de un mes sumarán 5 estrellas de luxe a su encanto popular.

Alfombra azul y oro diseñada por Graciela Churba
Alfombra azul y oro diseñada por Graciela Churba Crédito: Hernán Zenteno
Con precios que van de los 250 a los 800 dólares, la mitad más uno tendrá donde alojarse. Y donde soñar, entre sábanas italianas y amenities de L'Occitane, que hay un lugar en el mundo en el que la pasión es más importante que ser millonario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?