Por ahora, Despouy seguirá en la AGN

Barletta y Alfonsín frenaron la pelea
Laura Capriata
(0)
19 de febrero de 2012  

Leandro Despouy permanecerá al frente de la Auditoría General de la Nación (AGN), por lo menos hasta marzo, cuando realice su balance de 10 años de gestión. Y la decisión de qué pasará después de esa fecha dependerá del propio Despouy y los acuerdos a los que llegue con su partido.

El dato se desprende del comunicado que ayer difundió el presidente de la UCR, Mario Barletta, y fuentes del alfonsinismo lo confirmaron a LA NACION.

En un gesto que buscó poner paz en medio de la crisis partidaria desatada por el manejo de la auditoría, Barletta y su segundo, Juan Manuel Casella, firmaron un comunicado componedor.

En él sostienen que nunca le solicitaron la denuncia a Despouy ni él la presentó (antes habían dicho qué él había dado por concluido su ciclo) y hacen un amplio elogio a su tarea. "Ha prestigiado a la UCR durante su desempeño al frente del organismo de control del Ejecutivo con base en sus férreos valores éticos y defensa de los principios republicanos", lo alaban.

También señalan que por todo eso el 13 de marzo le harán un homenaje en el Congreso, donde Despouy presentará el balance de estos diez años de gestión, y convocan a la mesa de conducción del partido (donde el alfonsinismo tiene mayoría) a reunirse el 21 de marzo para evaluar su informe.

El comunicado llegó el día después de que Ricardo Alfonsín expresara su "apoyo incondicional" a la continudiad de Despouy en la AGN, en contra de los deseos de Barletta de poner a alguien de su confianza en el organismo.

La pelea había empezado esta semana, cuando Barletta informó que Despouy "culminaba" su gestión, el auditor salió a negarlo y todo el arco opositor y muchos radicales reclamaron su continuidad en el cargo.

Paz y sucesión

Ayer la paz fue posible gracias a una llamada entre Barletta y Alfonsín en la que acordaron poner paños fríos a la pelea, evitar una nueva crisis, y respetar los deseos de Despouy de irse a su manera y con sus tiempos, y sobre todo, no por decisión de Barletta.

Después del acuerdo ninguno de ellos habló públicamente, pero el diputado Miguel Bazze (mano derecha de Alfonsín) dijo a LA NACION que el comunicado "expresa el acuerdo al que llegaron todos".

Sin embargo, la pelea dejó algunas secuelas. Barletta y Alfonsín ya no tienen la misma confianza entre ellos, y un grupo del Morena (la corriente alfonsinista) sigue convencido de que la grieta que se abrió entre el titular del partido y Despouy no tiene retorno.

Por eso buscan un sucesor (su expectativa de máxima es que Despouy finalmente acepte irse en marzo) y por estas horas el candidato favorito de ese grupo es el ex fiscal anticorrupción y ex titular de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), Manuel Garrido, hoy devenido diputado por la UCR.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.