Suscriptor digital

Prescribió el caso que complicaba a Piero

El ex funcionario se hallaba en rebeldía
Pablo Morosi
(0)
19 de febrero de 2012  

LA PLATA.- Después de casi 10 años de proceso judicial, el cantautor Piero de Benedictis no deberá enfrentar las acusaciones de un tribunal penal en la causa que se le seguía por malversación de fondos públicos ya que, mientras se hallaba en rebeldía al ausentarse a la primera audiencia del juicio oral, la causa prescribió.

Piero estaba imputado en una causa junto con tres colaboradores de la Fundación Buenas Ondas, que el artista preside, acusado por presunto fraude a la administración pública bonaerense por el manejo de subsidios para menores tutelados por el Estado cuando, a fines de los 90, fue subsecretario de Cultura durante la gobernación de Eduardo Duhalde.

Según lo investigado en la causa, el autor de "Para el pueblo lo que es del pueblo" habría asignado unos 40 subsidios para becas de estudio en una ecogranja educativa de su fundación que nunca se habrían efectivizado. La denuncia fue formulada por la entonces subsecretaria de Minoridad, Cristina Tabolaro, quien luego de ordenar inspecciones en la fundación constató "la ausencia de los menores respecto de los cuales se habían otorgado las becas".

Junto con Piero, la Justicia procesó a tres de sus colaboradores en la dirección de Buenas Ondas: Mariana Schettini, Susana Isabel Molinari y Gustavo Solanas.

Hace dos semanas, el cantante y los otros implicados faltaron a la primera audiencia del juicio oral en su contra que debía llevar adelante el Tribunal Oral en lo Criminal N° 5 de esta ciudad. Entonces, la fiscal de juicio, Helena de la Cruz Orsi, solicitó a los jueces María Isabel Martiarena, Carmen Palacios Arias y Claudio Bernard declarar en rebeldía y confeccionar el pedido de captura para Benedictis, Schettini, Solanas y Molinari. Ante la ausencia, las audiencias fueron suspendidas.

Los defensores del músico, Alejandro Montone y Miguel Pierri, presentaron un recurso de hábeas corpus ante el Tribunal de Casación Penal en el que se denunció pérdida de pruebas y afectación del derecho de defensa, pero el recurso fue rechazado. La fiscal denunció maniobras dilatorias.

El tribunal había notificado a las partes la realización del juicio oral el 15 de febrero de 2006. Desde entonces pasaron seis años, el máximo de la pena en expectativa para el delito que les endilgaban a los cuatro acusados, lo que hizo que, finalmente, prescribiera el miércoles pasado.

Reaparición

Mediante un comunicado, los defensores adelantaron que el próximo miércoles brindarán una conferencia de prensa junto a Piero, cuyo paradero hasta hace unas horas era un misterio.

En un documento firmado por Schettini que defiende la inocencia de los ex acusados, se dice que toda la causa se montó en el error de una empleada de la fundación que completó erróneamente unas planillas y adjudica al programa televisivo PuntoDoc haber hecho un "linchamiento mediático" sin pruebas y con mala intención.

En su sitio de Facebook y en Twitter, Piero difundió una carta en la que vuelve a declararse ajeno al caso: "La verdadera causa pendiente no es conmigo, ni con nosotros, porque sin duda esta injusta situación nos ha fortalecido en lo personal. Cuando inicié mi proyecto de ecogranjas para adolescentes en riesgo social, teníamos 100.000 adolescentes sin inserción ni en la escuela ni en el trabajo. Hoy son más de 1.250.000. Esta es la verdadera causa de mi indignación".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?