Suscriptor digital

Sentida despedida entre la gente del arte y de los negocios

Importantes empresarios y figuras artísticas destacaron su trayectoria
(0)
19 de febrero de 2012  

La noticia del fallecimiento provocó un inmenso dolor en los círculos donde Amalia Lacroze de Fortabat dejó su impronta. Y no sólo fue entre el empresariado argentino, quienes destacan su capacidad y visión para los negocios; también en el mundo del arte, donde se la recuerda ya como una coleccionista ecléctica, que fue pionera en traer obras a la Argentina.

"Fue símbolo de un determinado empresariado argentino, aquel con presencia en la dirigencia gremial empresaria y en el mundo social, tanto nacional como internacional, como pueden haber sido también Roberto Rocca, Francisco Macri o Francisco Soldati. Ya no quedan personas con esa exposición pública, con esa notoriedad. Hoy los empresarios no salen, no se muestran, no se participa", dijo a LA NACION José Ignacio de Mendiguren, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), que la distinguió como una empresaria que demostró capacidad y ambición para conducir el grupo.

El presidente de Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi, dijo: "Amalita fue muy amiga durante toda la vida de mi madre, Suni [Susana Agnelli] y también era íntima de mi tío, Gianni Agnelli. Su pinacoteca colgada en su departamento de la Avenida del Libertador, con obras de Turner, Matisse, Renoir y mucho arte argentino, con Soldi y Pettoruti a la cabeza, era algo que mi madre no se perdía de visitar cuando estaba en Buenos Aires".

De su trato con ella, la recuerda como una empresaria que encaraba los negocios con una lucidez extraordinaria, una eficiencia que era más bien producto de su intuición y experiencia y no de una educación formal en negocios. "Sus gustos eran exquisitos, era muy buena anfitriona y cálida, pero sólo con sus amigos. Era muy querida y estimada por toda la familia Agnelli", dijo a LA NACION.

El empresario Franco Macri, en tanto, destacó el papel que tuvo Fortabat no sólo en la empresa, sino también en el arte. "Fue una gran persona y el país debería estar acongojado con esta situación", dijo ayer en declaraciones radiales, y también admitió que "le dolió muchísimo cuando les vendió su fábrica a los brasileños porque la había visto crecer, pero las idas y venidas económicas son inevitables".

Ricardo Esteves, empresario y coleccionista, se concentró en destacar su gran generosidad. "Contribuyó al prestigio del país cuando durante muchos años fue la única voz argentina que decía presente ante catástrofes o causas universales que requerían ayuda humanitaria. Y debe señalarse también su profundo amor por la patria", subrayó.

Carlos Wagner, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), expresó su pesar tras conocer la noticia. "No tenemos más que palabras de agradecimiento -dijo-. Como institución hemos tenido una vinculación permanente e importante con Loma Negra como proveedora de cemento, el insumo principal de nuestro sector."

"Fue una personalidad muy importante -agregó-. Durante los años que estuvo al frente de la empresa no dejó de crecer y de abastecer al mercado como corresponde. Era una persona con capacidades empresarias innatas muy importantes, por algo tantos años llevó la compañía para adelante, una empresa de esa magnitud."

Una coleccionista ecléctica

Desde el punto de vista artístico, el historiador de arte Angel Navarro concluyó que no es fácil plantear en pocas palabras la peculiar relación que Fortabat establecía con las obras. "Generalmente las vinculaba a diversos aspectos de su propia vida y, tal como lo vi en diversas oportunidades, con ellas entablaba un vínculo especial. Fue una coleccionista ecléctica que hizo caso omiso a modas o especulaciones", explicó.

Para Navarro, Amalita atendió fielmente a su propio gusto: reunió artistas locales e internacionales de tiempos y procedencias diferentes. Y en su colección, que ofreció a la ciudadanía en el museo de Puerto Madero, puso codo a codo a Prilidiano Pueyrredón, Morel, Sívori, Alonso, Raquel Forner, Antorio Berni y Fernando Fader -sus preferidos-, con Andy Warhol y Chagall, Alma Tadema y los Brueghel, Jan el viejo y Pieter II, Rodin y J.M.W. Turner. "Y no debe olvidarse su paso por el Fondo Nacional de las Artes desde donde impulsó importantes proyectos que beneficiaron a artistas y estudiosos del arte, entre ellos la compra de la vanguardista casa de Victoria Ocampo", dijo Navarro a LA NACION.

El arquitecto Fabio Grementieri realzó el valor del edificio del Museo Fortabat al que calificó como una de las mejores propuestas arquitectónicas de Puerto Madero. "Es un diseño de gran calidad constructiva -sostuvo-, uno de los centros de mayor atracción de Puerto Madero. Es un aporte fundamental que deja la señora Fortabat para la ciudad de Buenos Aires. Además, supo elegir a Rafael Viñoly, un arquitecto proyectista que si bien nació en Uruguay, su primera producción fue en Argentina."

La artista plástica Marta Minujín, en tanto, dijo: "Amalita fue una mujer muy destacada. Impulsó la idea de traer obras a la Argentina. Era muy caprichosa en el sentido de que si quería ver la obra de alguien la traía".

Andrés Gribnicow, que se ocupó de coordinar la puesta en marcha del Museo Fortabat a fines de 2007 y continuó su trabajo ahí durante 2008, subrayó que la muerte de la empresaria significa una pérdida para el mundo de la cultura y de los empresarios que se juegan a financiar proyectos culturales sin fines de lucro. "Esperamos que mientras se vayan algunos, aparezcan otros dispuestos a hacer lo mismo", dijo.

"Su colección -agregó- excede lo que está en el museo. Personalmente creo que es una colección despareja, pero también aprendí a respetar que eso era lo que ella quería mostrar. Se trata de una colección privada que ella quiso que la gente pueda ver."

Además, señaló que hoy está todo dado para que el museo empiece a ser un museo cultural de mucha jerarquía, algo que no se pudo hacer durante sus últimos años de vida porque su estado de salud no era bueno. "Me gustaría que haya muestras temporarias, proyecciones de cine, cursos, conferencias", expresó Gribnicow.

En palabras

"Fue una gran persona. Me dolió muchísimo cuando vendió su fábrica a los brasileños, pero las idas y venidas económicas son inevitables"

FRANCO MACRI. Empresario

"Sus gustos eran exquisitos, era muy buena anfitriona y cálida, pero sólo con sus amigos. Era muy querida y estimada por toda mi familia"

CRISTIANO RATTAZZI. Presidente de FIAT

"Amalita impulsó la idea de traer obras a la Argentina. Era una mujer muy "caprichosa", en el sentido de que si quería ver la obra de alguien, la traía"

MARTA MINUJIN. Artista plástica

"Fue continuadora de su marido y estuvo al mando de sus empresas mucho tiempo, porque mostró capacidad y ambición para conducir el grupo"

JOSÉ DE MENDIGUREN. Presidente de la UIA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?