Suscriptor digital

Las buenas migas entre la moda y el arte

Alicia de Arteaga
(0)
28 de febrero de 2012  

Se veía venir y era lógico. La edición que comienza hoy de la cumbre de la moda de Buenos Aires, el exitoso BAFWeek, será una oportunidad para mostrar en vivo y en directo las buenas migas entre la moda y el arte.

La naturaleza efímera y experimental del arte contemporáneo ha sido un puente de plata tendido entre creadores multidisciplinarios y diseñadores de moda, que tienen en su ADN una fuerte relación con las artes visuales. Este ejercicio natural y espontáneo fue puesto en marcha muchos años atrás por Jack Lang, ministro Cultura de Mitterrand, cuando decidió asociar las pasarelas de la moda al museo más visitado del mundo, que no es otro que el Louvre.

El BAF estrena sociedades inéditas, entre protagonistas conocidos en los dos mundos, parejas de afinidad, como por ejemplo Martín Churba y Nicola Costantini. De manera sostenida, en los últimos años Martín Churba, heredero de una tradición textil asumida siempre en el límite del riesgo, con afán por la investigación en texturas y formas, se asocia con Nicola Costantini. Nada es casual. La artista rosarina alcanzó notoriedad internacional con sus piezas elaboradas en un material símil piel. Creó una colección de abrigos, tops y vestidos, muchos de ellos adornados con pelo natural, expuestos en la Bienal de San Pablo en un stand montado con el esquema de una boutique.

En la última edición de la feria francesa FIAC, el maduro Karl Lagerfeld (Chanel) intervino el espacio de una galería suiza con su estética y colgó fotos recientes de su autoría, sin contar que el zar germano de la moda ya había incursionado con éxito en las imágenes de una audaz versión del calendario Pirelli.

La alianza entre la moda y el arte creció en los 60 al abrigo del glorioso Di Tella en las creaciones de Dalila Puzzovio, Delia Cancela y Pablo Mesejean, entre otros. Sobran ejemplos para enaltecer el espacio compartido si se suman los nombres de Marta Minujin, Renata Schussheim, Min Agostini, Marcial Bello, Yuyo Noé, Felisa Pinto, Pablo Reinoso, Alan Faena y tantos que abonaron un ideario compartido. El mundo está lleno de ejemplos, pero quizás el más cercano y oportuno sea el de Cindy Sherman (Nueva Jersey, 1954), cuya recién inaugurada retrospectiva del MoMA confirma el voltaje de la alianza arte y moda. Sherman hizo de la moda su fuente de inspiración. Artista de culto en la actualidad, recreó en su cuerpo, de manera genial, la imagen de maquilladoras, modelos y estilistas en una irónica metáfora visual de los estándares de belleza que la moda proclama.

Desde hoy el BAFWeek hace moda la tendencia internacional en los nombres de Fabiana Barreda, Lorena Ventimiglia, Luna Paiva, Leandro Erlich, Danidan y Rocío Coppola. Talento argentino de exportación. Bienvenidos.

aarteaga@lanacion.com.ar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?