Suscriptor digital

Yasky: "Cristina apeló a la muletilla de la derecha"

El líder de la CTA cercana al Gobierno rechazó las críticas de la Presidenta a los maestros
Nicolás Balinotti
(0)
3 de marzo de 2012  

Hugo Yasky tiene 62 años y es el líder de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) afín al kirchnerismo. Docente de pura cepa, el gremialista no osciló entre la obediencia y el disciplinamiento para salir al cruce de las recientes críticas presidenciales a los docentes.

"Cristina apeló a la muletilla que utilizó la derecha para denostar a la profesión docente. Fue lo que históricamente acuñaron los sectores más conservadores del país. Hubo otras afirmaciones injustas, como decir que únicamente discutimos salarios o que trabajamos cuatro horas. No es así. Se olvidó que se sancionó una ley de financiamiento educativo sobre la base de una propuesta nuestra", dijo Yasky, algo desilusionado, durante una entrevista con LA NACION.

De padres socialistas y formado en la juventud peronista de los 70, Yasky ratificó ayer el paro nacional de los docentes de Ctera previsto para el martes próximo, así como también respaldó los reclamos de los gremios bonaerenses, que también harán huelga.

-¿Qué sensación le dejó el discurso de la Presidenta?

-Una sensación contradictoria porque, más allá de que provengo de la docencia, represento a una central de trabajadores que tiene una profunda identificación con algunas cuestiones que se plantearon en el discurso, como la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central o la presencia del ex juez Baltasar Garzón. El tramo sobre los docentes fue exactamente la contracara.

-¿El conflicto agrietó al sector de la CTA que usted representa?

-No, porque tenemos una convicción en relación con la autonomía. Es como un camino de doble vía. El Gobierno muchas veces dice que no puede gobernar si atiende únicamente las demandas de los trabajadores. Y es correcto. Es lógico que en una paritaria en la que la patronal es el propio Gobierno existan diferencias. Pero no significa que vayamos a ser parte orgánica de la oposición.

-¿Lo sorprendió que la Presidenta no mencione la inflación?

-No, porque se refirió de manera implícita, como en el precio del combustible y la crisis de los países del Norte. No la mencionó porque es parte de una disputa semántica.

-¿Cree en el Indec?

-Soy parte de esa inmensa mayoría de los argentinos que sabe que no son creíbles los índices del Indec. Nadie cree que puedan ser objetivos. En concreto, con los índices que discutimos salarios no son los del Indec. No lo son para nadie: ni para los empresarios ni para el Gobierno. Por eso queremos reactivar el consejo del salario para definir allí el costo de la canasta básica de alimentos.

-¿Quedó satisfecho con la explicación oficial sobre la tragedia ferroviaria de Once?

-Tienen que asumir las responsabilidades la Secretaría de Transporte y el grupo empresario. Hay una falta de política de transporte y el Estado debe recuperar los trenes.

-¿Hay corrupción en este Gobierno?

-Hay hechos de corrupción que se comprobaron o están en vías de comprobarse, como el de Ricardo Jaime. Es importante que la Justicia vaya a fondo. Lo de Boudou, en cambio, es un linchamiento mediático.

- Hay puntos comunes en los reclamos de la CGT y la CTA, ¿podrían unirse en una protesta?

-Las coincidencias existen desde hace cuatro años. Pero, de hecho, el martes habrá paro nacional de docentes y participan gremios de la CGT y de la CTA. Si es para defender causas legítimas, estaremos, pero no queremos aparecer como parte de una oposición exasperada porque ahí se están discutiendo otras cosas.

-¿Desea que Moyano continúe en la CGT?

-Prefiero no opinar. Espero poder revitalizar una alianza con la CGT para mantener el rumbo de este Gobierno, más allá de que discutamos con autonomía cuestiones vitales, como el salario de los trabajadores y establecer una agenda progresista.

-¿Es real el distanciamiento de Moyano del Gobierno?

-Hay una tensión real y puntos en disputa. La sangre no llegó al río, pero creo que es una historia con final abierto. Puede haber retorno.

-¿Hay una persecución de la Justicia a los gremialistas?

-Al contrario, por primera vez, la Justicia hace honor a la independencia de los poderes. En este país siempre los actos delictivos de los jerarcas sindicales quedaron impunes. Y si alguna vez hubo un juicio, se tapó todo, como un pacto de mafia. Es la primera vez que personajes como [José] Pedraza, [Gerónimo] Venegas y [Juan José] Zanola tienen que rendir cuentas. Tengo una gran diferencia con los que dicen que hay que defender al sindicalismo como si fuera la sagrada familia. No creo en las defensas corporativas.

-¿Moyano tiene poder para parar el país?

-Lo que puede ser una demostración de fuerza, al poco tiempo puede convertirse en debilidad y soledad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?