Suscriptor digital

Malvinas: los intelectuales creen que es insuficiente el plan oficial

Destacaron la idea de impulsar vuelos de Buenos Aires, pero exigieron más cooperación
Mariano De Vedia
(0)
5 de marzo de 2012  

La intención de la Presidenta de reanudar el contacto con los habitantes de las islas Malvinas, mediante la propuesta de tres vuelos semanales al archipiélago, fue recibido como un gesto auspicioso pero "insuficiente" por los intelectuales que hace 15 días reclamaron una revisión de la política del Gobierno sobre el conflicto.

"Es una buena señal. Pero aún es prematuro para saber si realmente constituye una «desescalada» del conflicto", dijo a LA NACION el investigador Marcos Novaro, uno de los 17 intelectuales que firmaron el documento en el que se requería una visión alternativa a la política oficial, que contemplara los intereses y la opinión de los isleños a la hora de buscar una solución al conflicto.

"Todo lo que tienda a establecer relaciones amistosas, comerciales, turísticas con los isleños es bienvenido. Pero no podemos fiarnos de un discurso y de un párrafo que tiene un valor positivo. Hay que ver cómo se da en el contexto general", explicó el ensayista Juan José Sebreli.

Ambos observaron con prudencia el giro presidencial y anticiparon la necesidad de descifrar cómo se combina ese intento de acercamiento con los isleños con las recientes medidas que alimentaron el conflicto, como la prohibición de recibir buques con banderas de las islas en los puertos de la región, las denuncias de militarización del Atlántico Sur y la propuesta de limitar las importaciones, recomendada por la ministra de Industria, Débora Giorgi.

El documento firmado por los 17 intelectuales (Vicente Palermo, Beatriz Sarlo, Santiago Kovadloff, Luis Alberto Romero, Hilda Sábato, Daniel Sabsay y Roberto Gargarella, entre muchos otros) reunió ya 1100 adhesiones. La lista de nuevos suscriptores comprende a figuras públicas de variada procedencia, como Graciela Fernández Meijide, Marcos Aguinis, Roberto Cortés Conde, Mario Brodersohn, Sylvina Walger, Emilio Perina, Daniel Muchnik, José Emilio Burucúa y Osvaldo Guariglia, entre otros.

"Seguiremos elaborando visiones y miradas que aporten a un debate civilizado sobre la cuestión Malvinas, abocados a recuperar la serenidad, la lucidez y la inteligencia colectiva de cara a un tema que nos negamos a dejar en manos de opciones oportunistas y aventureras", expresó en las últimas horas el grupo intelectual.

Algunos de ellos identificaron la propuesta de reanudar los vuelos a las islas desde Buenos Aires con la política de seducción que aplicó el ex canciller Guido Di Tella, en los tiempos de Carlos Menem.

"Es la posición que prevaleció antes de la guerra de 1982 y que luego retomó Di Tella. Cuando los isleños se den cuenta de que los argentinos no somos monstruos se podrán tender puentes y llegar, por ejemplo, a ofrecerles la doble nacionalidad", sugirió Sebreli. "Es necesario buscar puntos de cooperación y no de confrontación", precisó Novaro, al advertir que aún no está claro si la propuesta de fortalecer la relación directa de las islas con el continente irá acompañada de otras propuestas positivas.

Voces del mundo intelectual se mostraron sorprendidos por la repentina decisión de la Presidenta de mostrarse dispuesta a renegociar con los británicos el acuerdo suscripto en 1999, que permitió la reanudación de los vuelos, desde Chile, con una escala en el territorio nacional. "Van a renegociar un acuerdo que siempre repudiaron", alertó uno de ellos.

Novaro interpretó que el Gobierno mantiene muchos frentes abiertos, que tal vez empiezan a volverse inmanejables. "A lo mejor comprendieron que si siguen por el camino de la confrontación, la Presidenta corre riesgos de consumir su capital político", opinó. Sebreli, en tanto, cuestionó el llamado a la unidad nacional que hizo Cristina Kirchner. "La idea de unidad nacional es antidemocrática. En una sociedad democrática tiene que existir una pluralidad de pensamiento", resumió.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?