Cierran el hospital Ferroviario

(0)
11 de julio de 1999  

El Hospital Central Ferroviario está a punto de cerrar sus puertas. De hecho, ayer fue derivado el último paciente del centro, situado en Ramón Castillo y la calle 8, en la zona de Retiro, donde aún permanecen cerca de 300 empleados, que perderán su trabajo si el conflicto no se resuelve.

La decisión fue tomada por las autoridades del gremio de la Unión Ferroviaria hace más de tres meses, cuando se comenzó a derivar pacientes a otros centros asistenciales, de acuerdo con el cirujano de guardia del hospital, José Porras.

"El cierre definitivo es el 30 de este mes, pero creemos que va a ser antes. El gremio, que se supone que nos tiene que defender, deja en la calle a cientos de personas. Dicen que es por razones presupuestarias, que el hospital es inoperante y obsoleto", dijo el médico.

Indignado, el jefe de guardia, Juan Carlos Sandi, aseguró que se hizo "un vaciamiento científico, económico y de pacientes". El centro no acepta enfermos desde hace más de 15 días. "Los están derivando a la Clínica Esperanza y al Hospital España", informó el doctor Porras.

El Ferroviario tiene 500 camas y cerca de 300 empleados. Las enfermeras y los médicos de guardia permanecían anoche en el edificio, en espera de novedades acerca del conflicto, aunque se mostraron poco optimistas: "Este fue el mejor hospital de América latina y llegamos a este punto, en que está completamente vacío", concluyó Sandi.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?