La cronología de un negocio en el que resaltan las huellas del poder

El vicepresidente tramitó la ayuda estatal a la imprenta y tiene lazos con quienes la compraron
(0)
9 de marzo de 2012  

Ciccone Calcográfica fue durante años una empresa clave para la vida cotidiana de los argentinos. En sus plantas llegaron a imprimirse los DNI, los pasaportes, patentes de autos, cheques, diplomas universitarios... Pero la mayor imprenta de documentación de seguridad del país no aguantó el derrumbe de la convertibilidad y entró en un lento proceso de quiebra en 2004, que se agravó definitivamente en 2009, cuando perdió el monopolio de la confección de los DNI.

En 2010 sus más de 300 empleados dejaron de cobrar, la empresa acumulaba pasivos por cientos de millones de pesos y su planta de Don Torcuato se paralizó. Empezó entonces una sigilosa negociación económica en la que aparecerían una y otra vez las huellas del poder. Y sobre todo, las del entonces ministro de Economía, Amado Boudou, y personas de su entorno.

EL GIRO DE LA AFIP

En julio de 2010, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) se presentó en el expediente judicial a pedir la quiebra de Ciccone, que se ordenaría el 15 de ese mes. Le reclamaba una deuda fiscal de más de 200 millones de pesos.

Pero, de manera sorpresiva, la AFIP revirtió poco tiempo después su pedido y consintió el levantamiento de la quiebra de la ex Ciccone.

Video

LA RESURRECCIÓN

Para cuando la AFIP dio ese giro, la empresa ya estaba en otras manos. Fue un trámite llamativo.

La empresa London Supply, contratista del Estado (administra el aeropuerto de El Calafate), se presentó ante la Justicia y pagó 1,8 millones de pesos, necesarios para permitir el trámite de levantamiento de la quiebra de Ciccone.

LOS LAZOS CON BOUDOU

London Supply puso el dinero "en nombre de" The Old Fund, una sociedad presidida por Alejandro Vandenbroele, registrado entonces como monotributista de la categoría más baja. Vandenbroele se reconoce como asesor comercial de José María Núñez Carmona, a su vez socio y amigo de la infancia de Boudou. London Supply es socia de Searen, la empresa dueña del departamento de Puerto Madero en el que vive Boudou desde 2010. Un íntimo amigo de Vandenbroele, Fabián Carosso Donatiello, es el inquilino de Boudou en un departamento del ahora vicepresidente.

SE LEVANTA LA QUIEBRA

El 24 de septiembre de 2010, la Justicia levantó la quiebra de la ex Ciccone, lo que se tornó efectivo a partir de mediados de octubre.

LA OPINIÓN DE BOUDOU

En noviembre de 2010, Boudou, como ministro de Economía, envió una nota a la AFIP en la que se muestra favorable a que se entregue a la imprenta una moratoria especial, en nombre de "las fuentes de trabajo".

En diciembre de 2010, la AFIP le dio ese plan de facilidades extraordinario a la nueva Ciccone, rebautizada Compañía de Valores Sudamericana (CVS). Le ofreció una tasa del 0,5% y más de 12 años de plazo.

ENTRA EN JUEGO MORENO

También en diciembre de 2010, la Secretaría de Comercio Interior, que conduce Guillermo Moreno, exigió a la empresa Boldt –competidora de Ciccone– liberar la planta de Don Torcuato, que había alquilado después de presentar ante la Justicia la mejor oferta en el expediente de la quiebra.

CVS tomó posesión de la imprenta a mediados de 2011. Ya había empezado a pagar su deuda a la AFIP.

BOLETAS ELECTORALES

El FPV contrató a CVS para hacer las boletas de Cristina Kirchner-Amado Boudou para las elecciones de agosto de 2011, pese a que no tenía las máquinas para hacerlo y terminó subcontratando el servicio.

Durante 2011, CVS pujó por varios contratos; entre ellos, para la licitación por las patentes de autos.

LOS BILLETES DE 100

En enero de 2012, la Casa de Moneda le informó por escrito al Banco Central que pretendía subcontratar a CVS (la ex Ciccone) para imprimir billetes de 100 pesos, en un negocio que podría reportarle unos 50 millones de dólares. La presidenta de la entidad es Katya Soledad Daura, que llegó al cargo promovida por Boudou, de quien dependía orgánicamente cuando éste era ministro.

En enero y febrero de 2012, la Casa de Moneda hizo pruebas en CVS, antes de que el Banco Central diera su aprobación.

LA DENUNCIA PÚBLICA

El 6 de febrero de 2012, la esposa de Vandenbroele, en proceso de divorcio, denunció en público que éste es el "testaferro" de Boudou. Y empezaron a conocerse los lazos entre el poder político y los actuales directivos de la imprenta CVS. Poco después, el fiscal Carlos Rívolo empezó a investigar formalmente al vicepresidente por negociaciones incompatibles y lavado de dinero.

EL LARGO SILENCIO

Boudou evitó hablar del escándalo hasta el 29 de febrero: decidió hablar en el programa 6,7,8, de Canal 7. Argumentó que las denuncias son "una mentira total". Volvería a defenderse esta semana, con argumentos durísimos contra periodistas y medios de comunicación, pero las revelaciones lo siguen complicando: pese a que niega haber participado en el proceso de la quiebra de Ciccone, surge a la luz que intercedió por la empresa ante la AFIP para que le diera un beneficio impositivo especial.

El Gobierno, mientras tanto, mantuvo el silencio: lo deja defenderse en soledad.

  • 23 DÍAS

    Estuvo Boudou sin hablar del caso Ciccone desde que lo denunció la esposa de Vandenbroele
  • DIXIT

    "Este Ministerio considera que el ejercicio de las competencias propias de la AFIP en el sentido de permitir la continuación de la empresa concursada (...) responde a los lineamientos políticos generales de este Gobierno"

    Amado Boudou

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?