Suscriptor digital

Menem tiene un asesor para la despedida

(0)
12 de julio de 1999  

  • Primero el Mercosur. En Puerto Madero, zona preferida de menemistas notables, instaló sus oficinas el consultor brasileño de campañas Duda Mendonca, el gurú de José Manuel de la Sota en su triunfo en los comicios de Córdoba, el 20 de diciembre último. Pese a que Carlos Menem no es candidato en las elecciones de octubre próximo, el Presidente preservó el contrato de asesoramiento de Mendonca. El consultor presta sus servicios para mejorar la imagen nacional e internacional del jefe del Estado. El objetivo: preparar una digna retirada del poder.
  • El contrato, en rigor, fue firmado cuando Menem soñaba aún con la extravagante idea de lograr la segunda reelección consecutiva, que prohíbe la Constitución. "Menem procura quedar en buena posición tras el final de su mandato. Hay que saber cómo llegar, pero también hay que saber cómo irse", dicen funcionarios menemistas que explican la continuidad del servicio de imagen.

    Menem, respecto de sus dos posibles sucesores, prefiere ser asistido por expertos del Mercosur. James Carville asesora a Eduardo Duhalde y el también norteamericano Dick Morris trabaja para el aliancista Fernando de la Rúa.

    * * *

  • Adversarios que son amigos. Eduardo Duhalde había prometido que podían contar con él para celebrar el triunfo peronista en Tucumán. La fiesta estaba lista y el gobernador electo, Julio Miranda, esperaba lucirse junto a la fórmula presidencial de su partido. Pero luego Duhalde volvió sobre sus pasos. Comprendió que el adversario de Miranda en realidad podría ser su aliado en las elecciones nacionales.
  • La Fiesta de la Democracia, que tenía que realizarse el viernes último, pasó al archivo. Duhalde no quiere atacar al gobernador derrotado, general (R) Antonio Domingo Bussi. "Pensamos en octubre. A Eduardo no le significa ningún rédito subirse a una tribuna para festejar la vuelta del peronismo, pegarle a Bussi y, en vez de sumar votos, restar", confió un hombre cercano al gobernador bonaerense.

    * * *

  • Comer cuesta muy caro. El candidato justicialista a la gobernación de Santa Fe, Carlos Reutemann, organizó una comida el último martes en la Capital Federal destinada a recaudar fondos para su campaña electoral. Y no se privó de nada. El valor de la tarjeta fue de nada menos que 10.000 pesos. Las malas lenguas dicen que hasta el propio candidato a la vicegobernación, Marcelo Muniagurria, tuvo que pagar semejante suma. La comida fue organizada, entre otros, por el diputado Oscar Lamberto, que tiene muchos contactos en el sector empresarial. "Muchos pagarían esa suma para compartir una comida con el Lole, posible presidente en el 2003", se ilusionó Lamberto.
  • * * *

  • Un pronto regreso. Miguel De Godoy podría regresar al Gobierno de la Ciudad el mes próximo, tras su renuncia a la Dirección de Comunicación Social. El martes último fue convocado, una vez más, por Fernando de la Rúa. De Godoy puso una condición: si vuelve a trabajar quiere estar lo más lejos posible del secretario de Cultura y vocero de De la Rúa, Darío Lopérfido, y del propio hijo del candidato presidencial, Antonio de la Rúa.
  • Por ahora, dicen los amigos de De Godoy, el ex funcionario duerme tranquilo. Actualmente trabaja en MBA, la concesionaria de los servicios ferroviarios metropolitanos.

    * * *

  • Tiros por elevación. José Manuel de la Sota apuntó a Jorge Remes Lenicov, pero está seguro de que su disparo dará en Eduardo Duhalde. En su último día como senador, el desde hoy gobernador de Córdoba no se privó de autoelogiar su proyecto de convertibilidad fiscal y de criticar, aunque sin nombrarlo, al diputado y economista de cabecera del candidato presidencial del peronismo.
  • De la Sota usó la palabra plagio para calificar el proyecto de Remes que reemplaza su propia iniciativa. El dirigente cordobés apenas si regresó al Senado para presentar su renuncia, lanzar su dardo contra Duhalde y despedirse de sus compañeros de bloque. "Estuvo ocupado en la transición de la provincia", explican sus colaboradores, para tratar de justificar que no haya pedido licencia como senador, por lo que durante estos meses siguió cobrando su sueldo.

    * * *

  • Un pelotazo en contra. Enemigos de Duhalde. Guillermo Cóppola y Diego Maradona integran la nueva Armada Brancaleone menemista. Van en camino de convertirse en los más serios francotiradores de Eduardo Duhalde. El gobernador les causa irritación. A él le atribuyen sus penurias judiciales derivadas del escándalo de jarrones y drogas.
  • Liberado Cóppola del entuerto al que lo sometió el juez Hernán Bernasconi, el representante y su representado se juramentaron, ante amigos de confianza, embestir contra el candidato presidencial del PJ. Ambos consideran que Bernasconi tiene una directa relación con Duhalde. Además, confían en que Carlos Menem no detendrá el ataque.

    "En lo que pueda lo voy a embocar" a Duhalde, dicen que prometió Cóppola poco después de que la causa quedara sin efecto. "Está comprobado que Bernasconi actuó para Duhalde. (El gobernador) va a llorar, porque no va a poder tapar todo lo que pasó", aseguran que dijo el representante del ex jugador.

    * * *

  • Secretaria al borde de un ataque de nervios. La secretaria de la Función Pública, Claudia Bello, pasó el jueves último por los tribunales de Comodoro Py. Entró tranquila, rodeada de colaboradores. Iba a interesarse por el trámite judicial abierto con su denuncia por las presuntas irregularidades en las elecciones internas del peronismo porteño del 11 de abril último.
  • Bello era precandidata a senador y fue derrotada por el ministro Carlos Corach. Desde entonces reclama y denuncia fraude.

    En primera instancia, la jueza María Servini de Cubría no le dio la razón. Tampoco tuvo suerte en la Cámara Electoral. El jueves último, por fin, se enteró de que el fiscal Jorge Di Lello opinó que debe rechazarse el recurso extraordinario que presentó. La secretaria no lo aceptó y casi pierde el control, dicen quienes la vieron gritar en voz muy alta por los pasillos de los tribunales.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?