Suscriptor digital

Daniel Hadad logró la proeza de conciliar tres oficialismos

No rechazó un artículo del diario
José Crettaz
(0)
15 de marzo de 2012  

En tiempos de profunda polarización política y social, Daniel Hadad logró lo que ningún otro empresario de medios: tener una muy buena relación con casi todos los oficialismos, sin distinción ni matices ideológicos. De las siete cadenas de noticias que hay en el país, C5N -el canal lanzado por Hadad en 2007- es la que más publicidad oficial recibe por parte de las administraciones de Cristina Kirchner, Daniel Scioli y Mauricio Macri.

Según un reciente estudio del investigador del Conicet Martín Becerra, entre mayo y octubre pasados, C5N emitió 1200 minutos de pauta oficial nacional y 400 minutos de pauta oficial de la Ciudad. Ese canal es también el favorito para el gobierno porteño, que en el mismo período pautó allí el doble de minutos que en su principal competidor, Todo Noticias (Grupo Clarín).

La relación con Scioli -con quien Hadad tiene un viejo amigo en común: Carlos Menem- va más allá de la pauta y los megarrecitales marplatenses transmitidos por C5N. Entre otras cosas, desde enero pasado, la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) premia a los buenos contribuyentes con música que puede descargarse de arbatracks.com.ar , sitio desarrollado por una empresa de software del grupo. Y todo esto sin entrar en el aún poco conocido negocio de videocámaras de seguridad en el que Hadad también tendría participación.

A mediados de 2011, un memo filtrado de la oficina del entonces secretario de Comunicación Pública, Juan Abal Medina, definía los compromisos del grupo con el Gobierno: "Control de programas opositores y transmisión de los actos oficiales (lo único que venían haciendo bien hasta ahora)". En aquel listado, los medios de Hadad eran los únicos que figuraban con "programas opositores", definición que posiblemente refería, entre otros, a Longobardi, en vivo , el ciclo presuntamente censurado.

A diferencia de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel (grupo Veintitrés), Raúl Olmos (Crónica) y otros empresarios cercanos al oficialismo, Hadad no nació a los medios con el kirchnerismo. Además, a diferencia de aquéllos, sus creaciones lograron audiencia genuina. Radio 10 lidera el rating casi desde su lanzamiento, en 1998, y C5N está entre los canales más vistos del cable.

Por otro lado, aunque fundamental, la pauta oficial no es su único recurso. Así lo confirman sus vínculos societarios con grandes hombres de negocios, como Gerardo Whertein (de Telecom y La Caja), Jorge Brito (de Banco Macro, que le prestó parte de los fondos con los que en 2002 compró Canal 9) y Claudio Belocopitt (presidente del Swiss Medical Group), entre otros.

Curiosamente, habría sido el "censurado" ex jefe de Gabinete Alberto Fernández quien le habría abierto a Hadad las puertas de la hermética residencia de Olivos en tiempos de Néstor Kirchner. La relación se consolidó al punto de que fue Hadad quien, por ejemplo, presentó personalmente al matrimonio Kirchner a Rupert Murdoch, CEO de News Corp, un conglomerado global de medios 50 veces más grande que el Grupo Clarín.

Desde aquellos tiempos, la relación habitual de Hadad con el kirchnerismo transcurre por medio del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. Fue este último quien allanó el desembarco de C5N y Vesvi HD, un canal experimental en alta definición también propiedad de Hadad, en la Televisión Digital Argentina (TDA), plataforma estatal de transmisión de la nueva TV abierta digital.

En noviembre de 2010, sin los concursos previstos en la ley de medios sancionada un año antes, el ex Comfer presidido entonces por Gabriel Mariotto le otorgó en forma directa a Telepiú, una empresa de Hadad, la frecuencia del canal 27 en Capital Federal. Así, el empresario que en 2005 se desprendió del antiguo Canal 9 volvió a la TV abierta porteña. Respecto de aquella ley, no es el único desliz que el Gobierno le permite a Hadad: tiene cuatro FM y una AM en una misma zona geográfica, algo que la norma limita a una AM y dos FM.

Después de la muerte de Kirchner la relación se ensombreció. Primero, crecieron los rumores sobre la venta de todo el Grupo Infobae al empresario kirchnerista puro Cristóbal López, desmentidos por Hadad. Y luego, en octubre pasado, un incendio sospechoso hizo colapsar la torre de transmisión de dos de las cinco radios del Hadad. La torre estaba en un predio de la Policía Federal.

Y ahora, el supuesto caso de censura. Pocos recuerdan que no es la primera vez que ocurre en C5N.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?