El mail de Julio de Vido a Cristina

Diego Sehinkman
Diego Sehinkman PARA LA NACION
Ahora vulneraron el correo electrónico de Julio De Vido
(0)
15 de marzo de 2012  • 01:33

Señora Presidenta:

Si me tomo el atrevimiento de molestarla por esta vía tan privada, es por el vínculo de tantos años. Usted sabe cuánto nos queríamos con su marido. Todavía me acuerdo cuando lo conocí a fines de los 70 en el sur. Yo trabajaba en Entel y Néstor ya era intendente de Río Gallegos. Hubo amor a primera vista. Políticamente yo fui su media naranja. Entre él y yo no sólo hubo un "Secreto en la montaña". Hubo secreto en la montaña, en la ruta, en la central hidroeléctrica, en el gasoducto...

Mi nombre es Julio Miguel De Vido, y si las circunstancias me obligan, puedo sacarme el disfraz de paloma que tengo puesto hace 10 años

Pero espere. Antes de seguir quiero recordarle que apenas termine de leer, borre. Los hackers están terribles. Mire lo que le pasó a Boudou. Le reventaron su correo y tuvo que denunciar en Tribunales que le llegaron respuestas de mails que él nunca había mandado. Dice que se hacen pasar por él. Por suerte el juez Rafecas ya tiene identificado un sospechoso: el que se estaría haciendo pasar por vicepresidente de un gobierno Nacional y Popular sería un muchacho marplatense, que militó en la UCD y estudió en el CEMA.

(Perdóneme por opinar, pero qué ingenuidad la denuncia de Boudou. Ahora es perro pointer y perdiz a la vez. Acaba de señalarle al juez que las pruebas de su vínculo con Ciccone están todas en su inbox)

Ahora sí, voy a mi metro cuadrado: déjeme contarle que estamos siguiendo al pie de la letra el plan de vuelo que usted trazó. Como el globo aerostático empezó a perder altura porque ya no queda tanto gas, hemos comenzado a arrojar lastre. Paso a reportar: acabamos de tirar al vacío los subsidios a seis líneas de subte, el premetro, 33 líneas de colectivos y el tranvía. Yo no miré para abajo, pero me informan que la bolsa de arena de 2 mil millones de pesos le cayó en la cabeza a Macri. No se preocupe. Si nos quiere acusar de intento de homicidio político, ya Garré instruyó a las comisarías para que no le tomen la denuncia.

En el Senado nuestra tropa se negó a seguir debatiendo sobre TBA. ¿Vio cómo andan los frenos cuando queremos?

Tema YPF. Ya se está ejecutando la quita de concesiones en zonas de Chubut y Santa Cruz. Creo que hacemos muy bien en retirarle el negocio a quienes no invirtieron. (Ojo, alguno podría decir: "¿Cuidaron que no se vaya un dólar, metiendo un ovejero alemán a olfatear en Buquebús, y no cuidaron que se vaya el petróleo? Mientras la gente miraba un perro, le metieron otro").

Pero el motivo de este mail era hablarle unos minutos de mí. ¿Me escuchó en mi discurso de la semana pasada y ahora en mi presentación en el Senado? Despedí a Schiavi como a un héroe de guerra (para entregar una cabeza, hicimos renunciar a un tipo que la única decisión que estaba autorizado a tomar sin consultarnos era infartarse) Después dije que no se puede culpar al funcionario de turno cuando hace décadas que no se invierte en los trenes. Y después, mis dos "hits". Uno, cuando declaré que nunca se contabilizan las muertes que no se producen. Y el otro, cuando le pedí explicaciones a Gerardo Morales por los 38 muertos de 2001. ¿Y sabe para qué dije todo eso? Para terminar de romperle la ilusión a los que creían ver en mí al dialoguista, al moderado y al sensato dentro del Gobierno. Qué tal, mucho gusto. Mi nombre es Julio Miguel De Vido, y si las circunstancias me obligan, puedo sacarme el disfraz de paloma que tengo puesto hace 10 años.

Presidenta, como supondrá, esa circunstancia fue el accidente de Once. Tenemos buenas noticias. En el Senado nuestra tropa se negó a seguir debatiendo sobre TBA. ¿Vio cómo andan los frenos cuando queremos?

Y para terminar, una reflexión penosa que comparto con usted en voz baja: creo que si hubiéramos soterrado el Sarmiento tan rápido como estamos soterrando el tema del Sarmiento, no hubiera habido accidente.

JDV

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.