Suscriptor digital

Ahora, Moria busca rating en familia

Exposición: anteayer, Casán invitó a su marido, a su ex pareja y a los hijos de todos; "La noche de..." repitió 11 puntos de rating.
(0)
14 de julio de 1999  

Anteayer, en "La noche de Moria" (lunes, a las 23, por América), lo primero que hizo la vedette fue hablar de las repercusiones que había tenido su programa del lunes 5, cuando convocó a su actual pareja, Luis Vadalá, y a su ex marido Mario Castiglione para ventilar sus intimidades. Y si bien aceptó las críticas, anteayer pareció que la ulterior idea de juntar a toda su familia en cámaras era una forma de "limpiar" la imagen procaz que dejó junto a sus hombres. O, tal vez, la forma de repetir -lo logró, según Ibope- los 11 puntos de rating.

Así que en "La noche de Moria" de anteayer no sólo estuvieron Castiglione y Vadalá, sino también Sofía Gala Castiglione (hija de Moria y Mario, actualmente vive con su madre y Luis Vadalá), Ingrid Vadalá (hija de un primer matrimonio de Luis; nunca convivió con él), Mario Castiglione Jr. (hijo de Mario, antes de su unión con Moria) y Raúl Ricardo Castiglione (hijo de Mario, posterior a su divorcio de Moria).

Según aclaró la vedette -antes de dejarle la conducción a Jorge Rial-, su actual propósito era "mostrar qué pasó con mi familia" después del programa polémico. En tren de mostrar, Sofía Gala dijo que no había tenido "vergüenza" sino "un poco de bronca de que discutieran mi papá y mi mamá". Ingrid, la hija de Vadalá, contó que había llamado a su padre para decirle que también lo quería, ya que él, por primera vez y desde la TV, le había dicho que la quería. Mario, el hijo mayor de Castiglione, acordó con todos y aclaró que la época en que "mi hermana Marilina y yo menos vimos a papá fue cuando estuvo conMoria". Entonces, ayudada por su madre, Sofía recordó:"Rompí una foto de mi papá y la tiré en el inodoro porque se había ido a Paraguay y nunca me llamó".

Al fin, los padres pidieron disculpas a sus hijos y, más allá de las lágrimas de Moria y del tono políticamente correcto de los protagonistas, todos terminaron por representar a la familia disfuncional y mediática de fin de siglo. Familia cuyo exponente más acabado fue Raúl Ricardo, quien, desde sus pocos añitos, lo único que hizo fue contar un chiste. Tal vez, mientras sus parientes hablaban, él soñaba con estar en "El show de Videomatch".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?