Suscriptor digital

China dijo que tiene la bomba de neutrones

El anuncio de Pekín es una velada advertencia a Washington y a Taipei.
(0)
16 de julio de 1999  

PEKIN.- En lo que se interpreta como una clara advertencia hacia Estados Unidos para que no intervenga en el conflicto entre China y Taiwan, el gobierno de Pekín admitió ayer públicamente que desarrolló hace tiempo su propia bomba de neutrones y otras armas nucleares de alta tecnología.

En una conferencia de prensa organizada para rechazar las acusaciones de espionaje nuclear formuladas por Washington contra Pekín, el vocero del régimen comunista indicó que China había "controlado sucesivamente" la tecnología de la bomba de neutrones y la de la miniaturización de las armas nucleares en los años 70 y 80.

Por su parte, los Estados Unidos relativizaron el anuncio, y enfatizaron que Washington cuenta con la capacidad de neutralizar cualquier eventual ataque de Pekín.

El vocero del Departamento de Estado, James Rubin, no ofreció una reacción formal sobre la admisión pública realizada por el Consejo de Estado de China, que publicó una serie de notas técnicas sobre su programa de armas nucleares.

"No hemos leído ese informe", dijo Rubin tras indicar que los Estados Unidos "conocen muy bien" los esfuerzos chinos por perfeccionar su arsenal nuclear.

Réplica

La difusión del informe chino responde, según Rubin, a la publicidad dada por Washington al denominado "Informe Cox" del Congreso estadounidense, donde se acusa a Pekín de haber robado secretos nucleares norteamericanos. China ha negado reiteradamente esos cargos y ha precisado que sus programas nucleares se han desarrollado en base a su propia tecnología.

Un experto militar occidental comentó que la decisión de Pekín de hacer pública la información de que posee este tipo de arma es principalmente un mensaje dirigido a los Estados Unidos, cuando las relaciones entre los dos paises están en su nivel más bajo después de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) bombardeó la embajada china en Belgrado, en mayo último.

"El anuncio tiene por objetivo impactar, incluso en China, mostrando que Pekín consiguió desarrollar su propio armamento nuclear de manera independiente", comentó por su parte un diplomático occidental.

Pero según los expertos militares, los detalles entregados ayer por China sobre su programa nuclear apuntan también a "marcar su hostilidad" frente al refuerzo de los vínculos militares entre Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, en particular el programa de defensa antimisiles que podría incluir a Taiwan.

Sin sorpresa

En el plano estrictamente militar, las revelaciones hechas por las autoridades chinas no asombraron a los expertos militares extranjeros.

"Desde la primera prueba de una bomba A en 1964, el programa nuclear chino ha continuado de manera regular, incluso durante la Revolución Cultural" en los años sesenta, destacó un experto que reconoció que la bomba de neutrones era "la continuación lógica" de la bomba H.

Según fuentes norteamericanas, China detonó hace 11 años una bomba de neutrones, aunque hasta ahora, Pekín no había admitido públicamente esta prueba.

Rusia, en tanto, reaccionó con cautela por medio de su canciller, Igor Ivanov, que reiteró que su país defiende en general la "no proliferación nuclear", pero dijo que debe tener "informaciones más completas" antes de poder comentar la noticia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?