El borrador del discurso de Cristina

Diego Sehinkman
Diego Sehinkman PARA LA NACION
El pirata informático vulneró los archivos de la Presidenta y encontró un discurso que aún no fue pronunciado. Sus anotaciones personales, entre paréntesis.
(0)
29 de marzo de 2012  • 06:30

Muy buenas noches a todos y a todas:

Ustedes saben que esta mañana visité un taller metalúrgico recuperado. Y cuando veía a los valientes operarios manejar las herramientas, se me ocurrió pensar que nuestro Modelo de Matriz Productiva Diversificada con Inclusión Social, también es una pinza. (Hacer gesto de pinza) De un lado tenemos la Asignación Universal, el casamiento igualitario y con el nuevo Código Civil, vamos a tener divorcio express y contrato prenupcial para respetar los derechos individuales y las minorías. Pero si del otro lado no hay un Guillermo Moreno insultando y degradando, por caso, a los productores yerbateros indóciles, la pinza no aprieta. (Hacer gesto para que la gente pare de aplaudir)

A ver. Sé que algunos pueden sentirse sensibilizados por las particularidades de mi secretario de Comercio Interior. No faltó el que me dijo: ¨Si cada insulto o grosería de Moreno se pudiera exportar a razón de un dólar, no habría necesidad de cerrar las importaciones¨. A ellos, los sensibles, les recuerdo que Evita, en los momentos donde había que plantarse, tampoco ahorraba palabritas. Ya sé. Dirán que la diferencia es que gracias a Evita, tenías tu primera máquina de coser. Y gracias a Moreno, las máquinas de coser que se consiguen, parecen las de la época de Evita.

Yo escuchaba que alguien decía "¿cómo puede ser que Cuba deje entrar al Papa y la Argentina no deje entrar un cartucho color?" A ver. Creo que es bueno explicarlo. Por un período limitado de tiempo vamos a cerrar parcialmente la importación para que no se fuguen más dólares. (Si da, para ablandar el tema, hacer el comentario chistoso de que los puestos fronterizos ya están avisados de no dejar salir a Benjamin Franklin porque tiene pedido de captura. Si no da, seguir)

¿Y por qué necesitamos dólares? Como ustedes saben, al asumir en diciembre, esta administración se encontró con irregularidades de la gestión anterior. Hay concesionarios como Repsol y Eskenazy (que no me traicione el inconsciente: ¡no decir Cirigliano, no decir Cirigliano, no decir Cirigliano!) que no invirtieron y se llevaron las utilidades.

Por eso, ahora tenemos que destinar muchos dólares a la importación de combustible de Qatar. Muchos dirán: "¿y por qué tengo que quedarme yo sin mi cartucho color por culpa de las picardías del señor Antonio Brufau?" Respuesta: Para no hacerle el juego a la derecha, a Martínez de Hoz y a Cavallo. En todo lo que podamos, sustituyamos importaciones. Pongan un cartucho argentino. ¿Que la calidad no es la misma? Mentira. Ciccione ya recargó y las pruebas de impresión son excelentes.

Quisiera ahora detenerme en un tema que me duele. Me están acusando de limitar el acceso a los bienes culturales. Hablo, por supuesto, de los libros importados. Ustedes saben que a mí me encanta Twitter. Y esta semana leí que habían impuesto el tópico #liberenloslibros. Como si los libros fueran pájaros en mi red. No quiero ser alarmista, pero ojo con las revistas y libros importados. Muchos traen tinta con exceso de plomo y eso es tóxico. ¿Por qué lo que no era tóxico hace tres meses ahora sí lo es? Por la misma razón que Brito, Eskenazy y Repsol no lo eran y ahora sí lo son.

Menos pregunta Dios y compra nacional.

Por último, quiero volver a un hecho histórico. Vamos a reformar el Código Civil, para aggiornar algunas leyes a las necesidades reales que tenemos hoy.

La que personalmente más me moviliza, es la ley de adopción. Tenemos que agilizarla. El otro día veía una imagen conmovedora. Pobrecita, quedó sola en el mundo y tiene nada más que 4 añitos. Y yo pensaba: ¿por qué no la adoptan 4 años más? Entonces el espejo me contestaba: No seas impaciente, primero la reforma.

Gracias. Muy buenas noches.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.