Los garbanzos, una alternativa comercial

Con retenciones del 2,5 por ciento y sin trabas a la comercialización, tienen un mercado en expansión
Roberto Seifert
(0)
7 de abril de 2012  

A los cultivos de cebada y colza, las legumbres de invierno, especialmente garbanzos, y en menor medida, arvejas y lentejas se suman a las alternativas productivas en la pampa húmeda que toman los productores ante las trabas en la comercialización de trigo.

Venta directa del productor al exportador, retenciones mínimas a las exportaciones, buenos precios y rentabilidad son algunas de las fortalezas que potencian a las legumbres.

"Tanto los garbanzos como las arvejas y las lentejas tienen que pagar 2,5 por ciento en concepto de derechos de exportaciones y reciben un reintegro del 4,05 por ciento", dijo a La Nacion el presidente de la Cámara de Legumbres de la República Argentina (Clera), Jorge Reynier.

"El hecho de casi no tener retenciones, que sí las tiene el trigo, más los problemas en la comercialización, mi expectativa es que el mercado de garbanzos con esta competitividad va a seguir creciendo", dijo José María Macera, presidente de Desdelsur, una de las principales empresas dedicadas a la producción y comercialización de legumbres.

Macera agregó que en este mercado no existen pizarras como los cereales, sino que como se hizo "históricamente" el comprador va al campo, mira y revisa el cultivo, arregla el precio con el productor y compra por lote", señaló el empresario.

En el caso de su empresa, ha instrumentado un nuevo esquema de comercialización. "Para un emprendimiento de éstos, que se reparte en gran parte del país, no es funcional que uno vaya a revisar la mercadería en el lote. Entonces, lo que hicimos (y esto es algo que no existía) fue establecer un estándar de recepción, esto es, fijar en forma objetiva cada una de las características del producto que tienen que ver con el tamaño, con los defectos o las impurezas que pueda tener y sobre esa base objetiva se establece la base de comercialización, lo cual es un cambio que nos acerca más a la entrega de un cereal que a la entrega de un producto que prácticamente se negocia por muestra", señaló el empresario.

Macera explicó que sobre la base de este esquema compran todo el año y dan precios todo los días.

En otros casos, recordó Macera que también se acuerdan contratos forwards con los productores, a quienes les entregan semilla, que quieren asegurarse un precio a cosecha.

En ese sentido dijo que "este año el precio neto pagado al productor fue de 630 dólares por tonelada, considerados buenos".

Agregó el empresario que desde hace tres años la empresa lleva adelante una experiencia productiva y comercial con unos 60 productores de zonas trigueras de la pampa húmeda con resultados exitosos. Explicó que los rendimientos promedio de las 856 hectáreas analizadas de zonas donde están trabajando fueron de 1950 kilogramos por hectárea, con un rinde de indiferencia del orden de los 750 kilogramos por hectárea.

Como resultado, agregó el empresario, el margen bruto medio de los lotes analizados fue de 745 dólares por hectárea (sin considerar arriendo), con costos de producción de entre 300 y 400 dólares, "con lo cual la rentabilidad es altísima", aseguró Macera.

Exportaciones

Reynier, también presidente de la empresa Primore, recordó que en 2003 la Argentina producía 2000 toneladas de garbanzo, de las cuales el 50% se exportaba y el otro 50% se consumía. "Pero en 2011 se exportaron 52.000 toneladas. Y en los primeros dos meses de este año se exportaron 23.000 toneladas. El incremento fue fabuloso", señaló. A nivel país, en la última campaña, según Clera, se sembraron 82.000 hectáreas.

Respecto de las arvejas, Gabriel Prieto, del INTA Arroyo Seco, dependiente de la experimental Oliveros, dijo que en el sur de Rosario es un cultivo tradicional. "Es sin duda una buena alternativa, pero no reemplaza al trigo. Es una buen alternativa porque los rendimientos de los cultivos de verano sobre arveja son superiores a los que se hacen sobre trigo, porque le dejan más humedad y nitrógeno y en el caso de la soja de segunda se adelanta la siembra y tiene rendimiento iguales a la soja de primera", dijo el técnico.

En cuanto al mercado, Prieto dijo que "se está consolidando y la demanda es tremendamente creciente".

Según Clera, en 2011 se sembraron 130.000 hectáreas y la exportación pasó de 36.000 toneladas en 2007 a 82.000 toneladas en 2011.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?