Suscriptor digital

Para miles de familias, la tormenta continúa

El Ejército se sumó a las tareas logísticas
(0)
8 de abril de 2012  

Cuando pasaron más de 72 horas del temporal que azotó a la Capital y el Gran Buenos Aires, que dejó por lo menos 16 muertos, se va regularizando lentamente la provisión de los servicios de luz y agua. Sin embargo, se estima que cientos de miles de personas seguían afectadas por los cortes, especialmente en las zonas más castigadas por la tormenta del miércoles pasado en los partidos del oeste y el sur del Gran Buenos Aires. En varios puntos críticos siguen la tensión y las protestas con cortes de rutas.

El gobierno nacional decidió movilizar a 467 efectivos del Ejército para tareas logísticas y a 600 gendarmes, al tiempo que miles de efectivos de la policía bonaerense están afectados a la seguridad y prevención en el territorio por disposición del gobernador Scioli.

Cuando permanecían cortadas la bajada Wilde del acceso Sudeste y la avenida General Paz, a la altura de Mataderos, el subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación de la Nación, Roberto Baratta, dio la primera cifra sobre la magnitud del caos, a tres días de la tormenta: aún quedan 100.000 usuarios sin servicio eléctrico en el conurbano bonaerense. El funcionario indicó: "En el primer momento hubo entre 300.000 y 350.000 usuarios afectados. El día de mañana [por hoy] más de 90.000 usuarios van a estar con el servicio repuesto", por lo que sólo, siempre según el guarismo oficial, quedarían unas 40.000 personas sin suministro, luego de que en un primer momento fueran más de un millón de personas sin servicios.

Ante la consulta de LA NACION, el ministro de Infraestructura de la provincia, Alejandro Arlía, dijo: "No es el momento de los números, sino de atender a las personas. Estamos abocados a que llegue la luz a todos".

En el mismo sentido, se expresaron funcionarios del Consejo Provincial de Emergencias (CPE). "Dependemos de los informes que nos envíen las empresas distribuidoras del servicio", indicaron a LA NACION.

Según el último parte parcial recibido por este organismo emitido por Edenor, hasta el mediodía de ayer se registraban 79.000 clientes de esa compañía que aún no contaban con el servicio de energía. Siempre según Edenor, en Ituzaingó faltaba reestablecer la luz al 15% de la población afectada; en Moreno, el 20%; en La Matanza, el 45%; en Merlo, el 5%, y en Morón, el 15 por ciento.

Voceros del gobierno provincial indicaron que en el caso de Edelap, la tormenta del miércoles afectó a unos 80.000 clientes. Al cierre de esta edición, se agregó, que los cortes afectaban sólo a 2000 familias.

Según trascendió en las dependencias oficiales de la Gobernación, la solución a todos los problemas eléctricos podría demandar toda la semana.

Por la tarde, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, había reiterado el pedido a los vecinos de mantener la calma: "Yo entiendo la bronca de la gente por no tener agua, no tener luz, pero estamos ante un desastre, una emergencia natural que se produjo imprevistamente y esos cortes estaban impidiendo, muchas veces, circular la propia mercadería, el agua y el apoyo que necesitaban los barrios, por eso yo les pido a todos la tranquilidad y la confianza porque estamos trabajando para resolver la situación".

Los vecinos de los distritos que ayer seguían muy afectados (Quilmes, Florencio Varela, Ituzaingó, Morón, Merlo, General Rodríguez, Francisco Alvarez) reclamaban ayuda y pedían por la seguridad personal y de sus bienes. Ayer, los intentos de robos y saqueos parecían haberse aplacado ante la mayor presencia de las fuerzas de seguridad en varios puntos de esos distritos.

Justamente en esos partidos, personal del Ejército Argentino ayudó en la remoción de árboles y escombros, como en la distribución de agua mineral en bidones.

En la ciudad de Buenos Aires

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires, se informó que están trabajando todos los equipos disponibles en revertir los daños del temporal. El ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, anunció que desde mañana se iniciaran las obras de reconstrucción.

En la administración porteña destacaron que se lleva adelante un "amplio operativo de emergencia" mediante el cual se realizaban tareas en las zonas más afectadas para restablecer servicios, evitar peligros de derrumbe de mamposterías, techos y cartelería y normalizar el tránsito vehicular. La jueza Fabiana Schafrik hizo lugar anteayer al pedido del defensor general porteño, Mario Kestelboim, y ordenó a la gestión de Mauricio Macri que, en el plazo de 24 horas, preste asistencia directa a los habitantes de villas y asentamientos porteños que sufrieron daños materiales.

Por su parte, Santilli explicó: "El gobierno está trabajando día y noche, multiplicando el esfuerzo con 1500 personas en la calle, casi 40 cuadrillas, medio centenar de unidades móviles y con todos nuestros recursos de emergencia movilizados en forma permanente e interrumpida desde la noche del miércoles".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?