Suscriptor digital

Postergan los anuncios ante las disidencias entre gobernadores

Hubo una tensa reunión con la Presidenta, en la que se expusieron temores por el plan oficial
Mariano Obarrio
(0)
13 de abril de 2012  

Lo que iba a ser un gran anuncio de reestatización de YPF, de tono épico y nacionalista, terminó en un discurso de Cristina Kirchner sobre producción de carne, yerba y chocolates, tras lo cual la Presidenta encabezó una breve reunión con diez gobernadores de provincias petroleras en la Casa Rosada. Terminó raudamente y en un absoluto desacuerdo.

"Se frenó el anuncio de estatización de YPF. Hubo presiones internacionales y no hubo acuerdo con los gobernadores", confiaron a LA NACION altas fuentes de la Casa Rosada.

Se había programado una reunión con gobernadores, a las 19, antes de un discurso por cadena nacional. Luego de varias idas y venidas, en un clima de incertidumbre, finalmente no hubo cadena nacional. Y se trastrocaron todos los horarios.

La Presidenta formuló a esa hora un anuncio de reducción de retenciones a las exportaciones de carne, amenazó con aplicar la ley de abastecimiento a productores de yerba y celebró que Milka volvió a producir en la Argentina "el chocolate de la vaquita violeta". Y sólo luego de ello, a las 20.30, Cristina Kirchner recibió a los gobernadores petroleros.

En la Web circuló un supuesto proyecto de ley que la agencia de noticias DyN dio como presentado por el Gobierno en el Congreso. Nadie lo desmintió. Pero anoche se comprobó que no había ingresado al Parlamento. Hubo confusión y desinformación oficial.

"La estatización de YPF no está muerta. Se postergó la discusión hasta después de que Cristina vuelva de Cartagena, la semana próxima o la otra", confió una alta fuente oficial. Cristina Kirchner viajará hoy, a las 16, a Colombia para participar de la Cumbre de las Américas durante todo el fin de semana. Allí se reunirá mañana con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

Nerviosismo

Tras salir de la reunión entre la Presidenta y los gobernadores, que duró 30 minutos, el mandatario de Jujuy, Eduardo Fellner, aclaró a las apuradas y con visible nerviosismo que "todo está en análisis: no hay ningún proyecto de ley; son todas versiones periodísticas".

Además, explicó: "Se analizó la situación de la reversión de las áreas petroleras [que las provincias le quitaron a YPF alegando falta de inversiones] y se convino en continuar las reuniones". Ocurriría la semana próxima. Participaron ayer todos los gobernadores agrupados en la Organización Federal de los Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi): Fellner, Daniel Peralta (Santa Cruz), Fabiana Ríos (Tierra del Fuego), Martín Buzzi (Chubut), Jorge Sapag (Neuquén), Oscar Jorge (La Pampa), Alberto Weretilneck (Río Negro), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gildo Insfrán (Formosa) y Rolando Baldasso, ministro de Infraestructura de Mendoza.

Asistieron también el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y su secretario de Coordinación, Roberto Baratta. No hubo acuerdo. Los gobernadores pretenden que la regulación de áreas petroleras, y su eventual quita, sea resorte de las provincias: es un instrumento de recaudación. Pero el Gobierno las quiere para la Nación.

Además, las provincias quieren aumentar el valor de referencia del barril de petróleo interno de 42 a 65 dólares y el del gas en boca de pozo, hoy en 3 dólares el millón de BTU, que, comprado a Bolivia, cuesta más de 11 dólares.

La presión internacional fue el otro factor determinante en la postergación del anuncio sobre YPF como empresa mixta de capital estatal y privado. El ministro de Industria de España, José Manuel Soria, defendió a la empresa Repsol, controlante de YPF, y advirtió que "si hay hostilidad, habrá consecuencias".

Tras la llamada del presidente de la comisión de la Unión Europea, José Manuel Barroso, para expresar su preocupación, llegó otra del gobierno de Obama para pedir una entrevista bilateral con la Presidenta mañana mismo. Si bien será a "agenda abierta", nadie descarta que Obama se interese por el proteccionismo, el conflicto con Gran Bretaña por Malvinas y por las estatizaciones en general.

De Vido y Baratta habían recibido por la mañana al presidente de Repsol, Antonio Brufau. "No hubo clima de acuerdo", señalaron fuentes oficiales. El ministro reclamó inversiones y Brufau expuso el plan de YPF para 2012, pero De Vido lo declaró "insuficiente". Las posturas quedaron irreductibles. Brufau se retiró sin saber los futuros pasos del Gobierno.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?