Suscriptor digital

Videla admitió el asesinato de más de 7000 desaparecidos

El ex dictador revela en un libro detalles de la represión militar
(0)
14 de abril de 2012  

Una fuerte conmoción suscitaron las revelaciones del ex dictador Jorge Rafael Videla, quien por primera vez admitió que el gobierno militar asesinó "a 7000 u 8000 personas" y que sus cuerpos hicieron desaparecer "para no provocar protestas dentro y fuera del país".

El ex militar y presidente de facto, condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad, sorprendió con su confesión en el libro Disposición final , del periodista Ceferino Reato, quien lo entrevistó en la prisión federal de Campo de Mayo.

Así, Videla reconoció en declaraciones periodísticas lo que nunca admitió en los juicios por su responsabilidad en la lucha contra la subversión. La mayoría de las veces, en los juicios se negó a declarar.

Videla sorprendió con su confesión en el libro
El libro, editado por Random House Mondadori, estará disponible a partir de hoy en las librerías, y LA NACION publicará mañana una nota del autor, a modo de anticipo, en el suplemento Enfoques.

A través de varios reportajes realizados por Reato entre octubre de 2011 y marzo de este año, Videla reconoce en el libro que las Fuerzas Armadas mataron a civiles y que el golpe militar de 1976 fue un error porque "no se necesitaba para combatir la subversión".

El ex dictador, que gobernó el país entre 1976 y 1981 y que hoy tiene 86 años, cuenta en los diálogos con el periodista cómo se resolvió que los cadáveres fueran eliminados. "Para no provocar protestas dentro y fuera del país, sobre la marcha se llegó a la decisión de que esa gente desapareciera", dijo. Y añadió: "Cada desaparición puede ser entendida, ciertamente, como el enmascaramiento de una muerte".

"No había otra solución. Estábamos de acuerdo en que era el precio a pagar para ganar la guerra contra la subversión y necesitábamos que no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta", relata el ex jefe militar, que justifica la tortura y describe el método utilizado en la represión ilegal.

El libro de Reato revela cómo se confeccionaron las listas de las personas que debían ser detenidas sin mostrar arrepentimiento ni autocrítica. El propio autor se mostró "impactado" por la forma en la que el jefe de la dictadura militar relató los horrores de la "guerra sucia".

Reato había escrito anteriormente Operación Traviata, en el que investigó el asesinato del gremialista José Ignacio Rucci, y Operación Primicia, que narra el copamiento de un cuartel militar en Formosa durante el gobierno de Isabel Perón, en octubre de 1975.

El libro de Reato revela cómo se confeccionaron las listas de las personas que debían ser detenidas sin mostrar arrepentimiento ni autocrítica
Estas polémicas revelaciones de Videla, condenado a reclusión perpetua en varias causas por delitos de lesa humanidad, se suman a la reciente entrevista que concedió a la revista española Cambio 16 , en febrero pasado, cuando declaró que "en la Argentina no hay justicia, sino venganza".

En esa ocasión, la figura que simboliza la represión militar en la Argentina dijo que la única solución para el país es "sacar del gobierno a los Kirchner", a los que calificó de una "lacra".

Disposición final

Videla admitió en las entrevistas con el periodista Reato que hizo desaparecer los cuerpos de personas muertas en tiroteos, como el de Mario Santucho, jefe del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), porque "era una persona que generaba expectativas y la aparición de su cuerpo iba a dar lugar a homenajes y celebraciones".

Agregó, además, que el ERP era para los militares "más enemigo que Montoneros" y que ambos "facilitaron" el golpe de 1976.

Dijo que en los operativos nunca se usó la frase "solución final", sino "disposición final", que en el vocablo militar significa "sacar de servicio una cosa por inservible".

Respecto de la probable existencia de documentación sobre las víctimas, el ex militar reveló: "No hay listas con el destino final de los desaparecidos", y estimó, al respecto, que "podría haber listas parciales, pero desprolijas".

Videla sostuvo que, desde el punto de vista militar, el golpe no era necesario y fue un error. "Nuestro objetivo -argumentó- era disciplinar a una sociedad anarquizada. Con respecto al peronismo, salir de una visión populista, demagógica; con relación a la economía, ir a una economía de mercado, liberal. Queríamos también disciplinar al sindicalismo y al capitalismo prebendario."

Reproche de las Abuelas

La presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, deploró la falta de arrepentimiento del ex militar condenado y repudió que "se vanaglorie" del secuestro y desaparición de personas.

"¡Qué falta de humanidad en este personaje, que está sabiendo que va a terminar sus días tras las rejas y, lejos de arrepentirse y confesar, se vanagloria", lamentó Carlotto.

Se preguntó, además, "¿quién autoriza estas entrevistas tan largas, tan coloquiales, para que luego se escriba un libro o extensos reportajes, que reivindican el terrorismo de Estado?".

Expresó, de todos modos, su esperanza de que el libro sirva "como un elemento probatorio más de la deshumanización y crueldad de estos personajes, de los cuales Videla es el más emblemático y conocido, pero que sintetiza a cuatro juntas militares y muchos más que, debajo de ellas, participaron del cumplimiento de esos objetivos".

En febrero último, en el libro Montoneros, soldados de Massera, de Carlos Manfroni, Videla había admitido que el método de las desapariciones y la "informalidad en los procedimientos" fue traído a la Argentina por los franceses, de la mano de coronel Carlos Rosas, que asesoró a las Fuerzas Armadas y "deslumbró" al dictador argentino.

En voz alta

"Pongamos que eran 7000 u 8000 las personas que debían morir para ganar la guerra contra la subversión"

"Para no provocar protestas dentro y fuera del país, sobre la marcha se llegó a la decisión de que esa gente desapareciera"

"Cada desaparición puede ser entendida como el enmascaramiento, el disimulo de una muerte"

"Había que eliminar a un conjunto grande de personas que no podían ser llevadas a la Justicia ni tampoco fusiladas"

"La frase «Solución Final» nunca se usó. «Disposición Final» fue una frase más utilizada"

"No hay listas con el destino final de los desaparecidos. Podría haber listas parciales, pero desprolijas"

JORGE RAFAEL VIDELA

Ex presidente de facto

El libro

  • Disposición final. Es el título del libro de Ceferino Reato, que entrevistó a Videla en Campo de Mayo. Lo edita Random House (26.000 ejemplares).
  • Anticipo. LA NACION publicará mañana en el suplemento Enfoques un adelanto del contenido del libro. Hay revelaciones sobre los desaparecidos, el robo de bebes y los preparativos para el golpe.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?