Edith Södergran

(0)
4 de mayo de 2012  

NOSOTRAS LAS MUJERES

Nosotras, las mujeres, estamos muy cerca de la tierra parda.

Preguntamos al cuclillo lo que espera de la primavera,

rodeamos con nuestros brazos al pino desnudo,

buscamos en la puesta del sol signos y consejos.

Una vez amé a un hombre que no creía en nada...

Llegó un día frío con los ojos vacíos,

se fue un día pesado con el olvido en la frente.

Si mi hijo no vive, es suyo...

DESEO

Quiero ser libre:

por eso no me importa el noble estilo,

me subo las mangas.

La masa del poema fermenta...

Qué pena

no poder amasar catedrales...

Grandeza de formas.

Objeto tenaz del deseo.

Niño del presente:

¿no tiene tu espíritu la corteza apropiada?

Antes de morir

yo hornearé una catedral.

Adn Södergran

San Petersburgo, 1892 - Raivola, 1923

Nacida en San Petersburgo, de padres finlandeses de habla sueca, en Edith Södergran confluyeron lenguas y tradiciones, una educación y una sensibilidad refinadas, y una intensa avidez intelectual. Con esos ingredientes "amasó"una poesía que abrió la puerta a la poesía de vanguardia en Finlandia

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?