Leopoldo Federico fue distinguido por el Senado

Recibió el premio Domingo Faustino Sarmiento
Mauro Apicella
(0)
5 de mayo de 2012  

La distinción que recibió el bandoneonista Leopoldo Federico, anteayer, en el Congreso de la Nación, fue, como todo reconocimiento, una especie de agradecimiento por una actividad pasada. El Premio Senador Domingo Faustino Sarmiento que otorga la Cámara alta del Congreso se entrega, según su definición, a "las personas físicas o jurídicas que mejoren la calidad de vida a los habitantes y a su comunidad". Y no cabe duda de que con tantos años dedicado al tango, Leopoldo mejoró la calidad de vida de los argentinos.

Federico se destacó trabajando con las mejores orquestas, con los mejores directores y cantantes: (Piazzolla, Salgán, Grela, Julio Sosa). Pero también con su propia orquesta. Y lo singular de Federico es que recibe esta distinción en plena actividad. Su típica, una de las más veteranas, sigue apareciendo en los escenarios porteños cada tanto, integrada por músicos de primera línea y de varias generaciones, nucleados en torno a este bandoneonista.

Además, Leopoldo continua tocando y grabando junto a músicos de las más jóvenes generaciones y diariamente se dedica a su labor en la presidencia de la Asociación Argentina de Intérpretes (AADI).

Hace algunos años, al terminar con su orquesta un concierto en el Congreso de la Nación, pidió a los legisladores de ambas cámaras la sanción de la ley del intérprete. Como no puede con su genio, ayer volvió a la carga en medio de una jornada en la que la emotividad podía opacar cualquier pedido o reclamo. Pero ahí estaba Leopoldo, con su bastón y sus 85 eneros para volver sobre su pedido. Cuando le tocó el momento de pararse frente al micrófono, dijo: "Creo que hoy me merezco sacarles una media palabra para tener la ley que cuide de los derechos de los intérpretes... ¡Guarda con la piratería, con Internet... miren que los músicos tienen que comer!", dijo.

Al acto en que se lo distinguió asistieron el vicepresidente de la Nación y presidente de la Cámara alta, Amado Boudou, varios legisladores, y los músicos Atilio Stampone (de Sadaic) y Susana Rinaldi y Horacio Malvicino (de AADI).

Como no podía ser de otro modo, el acto terminó con música. Primero el sexteto del violinista Pablo Agri. Luego el propio Federico, que ganó el escenario en formación de trío, acompañado por Agri y por el contrabajista Horacio Cabarcos. Y luego Susana Rinaldi, para un dúo de bandoneón y voz, de esos que viene realizando con Leopoldo desde hace varios años, y que quedaron plasmados en una producción discográfica del último año.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.