Suscriptor digital

El relato no es cosa nueva

Silvia Hopenhayn
Silvia Hopenhayn PARA LA NACION
(0)
9 de mayo de 2012  

¿Quién construye el famoso relato de la historia? ¿Puede hacerse en el presente o es una lectura del pasado que decanta en lo ocurrido? ¿Primero adviene el acontecimiento o su argumentación? Estos son temas que Dardo Scavino, intelectual argentino radicado en Francia, profesor en Versalles, elabora desde hace ya algunos libros, que coinciden asombrosamente con los modos en que la política actual se piensa e intenta modelar su accionar. En el mundo y sobre todo en la Argentina.

Ya en Narraciones de la independencia (Eterna Cadencia, 2009), Scavino abordó la cuestión poniendo el acento en la fundación de los distintos países de América latina. Ahora se dedicó a nuestra frondosa naturaleza discursiva en distintos episodios de la política argentina. El libro Rebeldes y confabulados , de la misma editorial, que el viernes presentan Enrique Foffani y Miguel Vitagliano, junto con el autor, plantea un recorrido suculento por las narraciones que nos constituyen.

"Trataremos de reconstruir la gramática de estas narraciones y de algunos relatos políticos del siglo XX en la Argentina", propone Scavino. Comienza así con "La política del rebelde", tomando a José Ingenieros como narrador de las fuerzas antagónicas; prosigue con "La rebelión de las masas", "Perón y las clases sin luchas", para luego jugar con su revés, "Perón y las luchas sin clases"; luego aborda la utopía desarrollista, "el ñoqui de Carlos Menem", la unidad básica de Alfonsín, y sobre todo, la idea de "Cómo hacer pueblos con relatos". En la introducción lo advierte: "No hay pueblo sin narración", y concluye de manera tajante, amparado en una cita literaria: "El animal político seguirá siendo el narrador definitivo".

El libro es rico en combinaciones. Hay análisis de discursos políticos, claro está, desde Yrigoyen hasta la junta militar; Menem y Alfonsín, pero cruzados con Maquiavelo, Deleuze y Guattari, Borges y el Quijote , José Rodó, Leopoldo Lugones o Ricardo Piglia y su cifrada novela La ciudad ausente . Hasta incluye una cita apetecible de Jacques Lacan, de su texto "Televisión" ("El mito es eso: la tentativa de darle forma épica a la estructura"), para explicar una de las narraciones (o maquinaciones) más oscuras de nuestro país, "aquella que pusieron en circulación los militares golpistas liderados por el militar Juan Carlos Onganía durante la autodenominada «revolución argentina»".

El peronismo, quizás el relato más emblemático e imbricado de nuestra historia política, aparece en varios capítulos, pero es en la "Coda" donde Scavino diferencia la causa del líder: "No servían a un señor, los peronistas, sino a una causa". Y agrega a este comentario una cita de Freud, que refuerza el poder material del discurso político (más si la voz lo encarna), al referirse a "la fuerza verdaderamente mágica de las palabras que pueden provocar en el alma de las multitudes las más tremendas tempestades pero también calmarlas".

¿No habrá algún pronóstico para los nubarrones de palabras? Digo, para salir con paraguas.

© La Nacion

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?