Suscriptor digital

Tensa audiencia para definir la suerte de Rívolo

El fiscal y el socio de Boudou se presentaron ante el juez Lijo, que ahora debe decidir
Paz Rodríguez Niell
(0)
9 de mayo de 2012  

El fiscal de la causa Ciccone , Carlos Rívolo, y el empresario José María Núñez Carmona, socio de Amado Boudou y uno de los acusados del caso, estuvieron ayer frente a frente durante casi dos horas. La defensa de Núñez Carmona insistió en que el fiscal debía ser apartado del expediente por haber perdido la "objetividad". Rívolo se defendió.

La audiencia fue en el tercer piso de los tribunales de Comodoro Py, en el despacho del juez federal Ariel Lijo, que ahora tiene tres días para resolver si aparta a Rívolo . Lijo reemplaza a Daniel Rafecas, separado del expediente por la Cámara Federal a pedido, también, de Núñez Carmona. Este empresario está acusado junto con Boudou, que es investigado por supuestas negociaciones incompatibles con su función y lavado de dinero. Rívolo fue el impulsor de esta causa.

Diego Pirota, abogado de Núñez Carmona, volvió a sostener que Rívolo había violado el secreto del sumario para darle datos a la prensa en contra de los intereses de los imputados y dijo que el fiscal no actuaba con objetividad. Según Rívolo, la relación que le adjudican con los medios es "un disparate supino".

Además, Pirota puso en duda la validez de una prueba incorporada en la investigación: un recibo secuestrado en el allanamiento a un departamento de Boudou. De ese recibo surge que Alejandro Vandenbroele, presidente de The Old Fund, la firma que controla Ciccone, pagó expensas del piso de Boudou. La supuesta manipulación estaría dada porque el recibo que figura en la causa tiene un sello del banco que, según la versión que introdujo ayer la defensa, no sería auténtico. Rívolo negó la aparente acusación. A su fiscalía llegó la copia remitida por el Banco Santander con el sello en cuestión, según fuentes del caso.

Núñez Carmona procuró pasar inadvertido mientras circulaba por los pasillos de Comodoro Py. No estaba obligado a asistir a la audiencia y, en un primer momento, el juez no lo reconoció y no lo dejó entrar. Pirota estaba acompañado por otra abogada y Lijo pensó que él era otro defensor. "Es la parte", le dijo Pirota. Núñez Carmona siguió la audiencia en silencio.

La reunión empezó con la lectura de un escrito de Rívolo. En ese documento, el fiscal varias veces se preguntó "cuáles son los intereses que defiende Núñez Carmona" porque, según Rívolo, cuestiona medidas que en nada lo afectan. En otro texto, ya había sostenido que la defensa de Núñez Carmona parecía estar más interesada por la suerte de Boudou que por la propia.

Uno de los cuestionamientos era que hubiera obtenido en cuestión de horas datos de Cablevisión. "No soy un burócrata. No me quedo detrás del escritorio esperando días y días a que me lleguen las cosas", afirmó. También negó haber violado el secreto del sumario cuando, después del allanamiento al departamento de Boudou, envió un correo a periodistas de diferentes medios.

"Se imponía corregir información errónea que se había publicado, frente a la supuesta necesidad de resguardar el secreto formal que ya no tenía razón de ser", afirmó. Dijo que el secreto apunta a que "el imputado no interfiera en el éxito de esas diligencias", y relató que Pirota había presenciado audiencias de la causa con el secreto vigente.

Ahora, Lijo debe decidir. Si confirmara a Rívolo, después debería resolver si el fiscal seguirá teniendo la investigación delegada. En el juzgado entienden que cualquier decisión será apelable; la última palabra podrá tenerla la Cámara.

RAFECAS SE EXCUSÓ EN OTRA CAUSA

El juez federal Daniel Rafecas se excusó de intervenir en una denuncia penal contra el vicepresidente Amado Boudou por "dádivas" al, presuntamente, usar un helicóptero de una contratista del Estado. Así lo informó ayer el denunciante, Ricardo Monner Sans, titular de la Asociación Civil Anticorrupción. De esa manera, Rafecas evita investigar al vicepresidente, después de que la Cámara Federal le quitara el manejo de la causa Ciccone, en la que Boudou está bajo sospecha. Al excusarse Rafecas, también saldrá de la órbita de la denuncia de Monner Sans el fiscal Carlos Rívolo, principal impulsor del caso Ciccone.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?