Suscriptor digital

El "taco" más insolente del fútbol

Fernando Redondo y la Champions. Una imagen que ningún argentino podrá repetir este sábado
Fernando Redondo y la Champions. Una imagen que ningún argentino podrá repetir este sábado
Fue en la Champions de 2000; Fernando Redondo fue el autor de una pirueta que los argentinos aún recordamos; el sábado, Chelsea y Bayern disputarán la final del prestigioso torneo europeo. Por Roberto Martínez, especial para canchallena.com
(0)
15 de mayo de 2012  • 07:59

El taco más delicioso y más insolente de la historia sucedió un 20 de abril. El mismo día en que nació el emperador romano Marco Aurelio (121), pero en el año 2000, Fernando Carlos Redondo arrancó un sonoro y multitudinario murmullo de las tribunas del Teatro de los Sueños. El recuerdo nos asalta en la semana previa a la final de la Champions, en donde lamentaremos la ausencia de argentinos en ese partido.

La máquina del tiempo de canchallena.com nos lleva a Old Trafford, estadio del Manchester United. Es el partido de vuelta de los cuartos de final de la UEFA Champions League 1999-2000. Minuto 7 del segundo tiempo. Redondo recibe una pelota sobre la izquierda. Casi pegado a la línea de cal. Aún en terreno del Real Madrid, que gana 0-2 y trata de salir del asedio al que lo someten los 'red devils'. En el choque de ida han empatado 0-0 y el equipo de Ferguson va y va a por el descuento. David Beckham, Ryan Giggs, Roy Keane y Andy Cole intentan descontar desde todos los sectores, pero no hay caso. De repente, tac. Redondo recibe, efectúa un control orientado y aplica en milésimas de segundo la tercera y cuarta marcha para escapar de dos rivales que lo atoran. Cruza la mitad de cancha. Síganlo. Parece que le puso plasticola al botín zurdo y a la pelota le gusta sentirse adherida. El tercer rival al que pasa es el 'Colorado' Paul Scholes. Una leyenda del United, que dejó el fútbol en 2011, pero no aguantó la tranquilidad de la vida como jubilado y regresó al redil.

En tres cuartos de cancha lo sacan de línea y lo obligan a irse contra la raya, de espaldas al arco. El que va como un tren a la presión es el central noruego Henning Berg. Pero Redondo lo sorprende con un taco, da media vuelta y vuelve a encarar hacia el arco, dejando al nórdico en evidencia. Quinta marcha y eslalon para dejar clavado al holandés Jaap Stam, al que apodan "El hombre de hierro", quien acaba de fundirse ante tanta de destreza.. La maniobra termina con un pase "de la muerte", atrás a Raúl, para que el "7 de España" clave el 0-3.

Este sábado, en Munich, Chelsea y Bayern Munich disputarán la final de la Champions League. No hay argentinos en ninguno de los dos equipos.

El encuentro finalizó 2-3 (un resultado que se pagó 66 a 1 en las apuestas) porque de tanto martillar, Beckham y Scholes (éste, de penal), acabaron metiendo en el partido al United. Y por primera vez en su historia, Real Madrid superó una eliminatoria europea después de haber empatado como local en el primer partido.

Algo más de un mes después, el 24 de mayo de 2000, el equipo 'merengue' ganó su octava 'orejona' al vencer por 3-0 en la final de la Copa de Europa al Valencia del Kily González, el Piojo López y Mauricio Pellegrino.

Fuente: Archivo

Lo más grande es que a pesar del paso de los años y de los goles de la consagración en Saint Denis, lo que perdura en la memoria colectiva es aquella jugada que liquidó al hasta ese momento campeón continental en su propia casa, el 'Teatro de los Sueños', donde no perdía desde hacía tres años. Los hinchas del Real Madrid guardan celosamente ese momento vital en Old Trafford. Aquel taco de Redondo, a quien le calzaba perfecto el sobrenombre 'Príncipe' con el que había sido rebautizado por la categoría de su fútbol.

Respecto a sus ideas, era tan claro para expresarlas como con la pelota sobre el terreno de juego desde que debutó en primera con 15 años. Daniel Balmaceda, periodista de la revista El Gráfico, le pidió en septiembre de 2000 que definiera al jugador argentino.

"El jugador argentino tiene que ser hábil, con talento, con carácter. Un jugador ganador que se sobrepone a los momentos difíciles. Que es inteligente. Que sabe leer el juego. Que tiene una sensibilidad para tratar el balón a la hora de imaginar una jugada, un gol. Para mí, eso es un jugador argentino". Otro taco estelar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?