Suscriptor digital

Más cerca del abismo, Grecia tratará de formar un gobierno tecnócrata

Ante la impasse política, el presidente lo propuso como alternativa a la convocatoria de elecciones
(0)
15 de mayo de 2012  

ATENAS.– La telenovela del vacío político griego, que mantiene a toda Europa en vilo, entró ayer en lo que podría ser uno de sus últimos capítulos, cuando el presidente Karolos Papoulias propuso a los líderes de los principales partidos la formación de un gobierno tecnócrata, como corolario del fracaso de las negociaciones para formar un gobierno de coalición.

El líder socialista Evangelos Venizelos, del Pasok, hizo el anuncio después de la reunión que convocó Papoulias y a la que también asistieron el conservador Antonis Samaras, del partido Nueva Democracia, y el líder de Izquierda Democrática (Dimar), Fotis Kouvelis. Este último confirmó la propuesta para formar un gobierno tecnócrata, aunque dijo que su agrupación sigue apostando por un gabinete político.

"El presidente de la república, en un último esfuerzo, propuso la formación de un gobierno de personalidades con amplio apoyo parlamentario", dijo Venizelos. "Estamos dispuestos a apoyar un gobierno así, aunque en principio no estamos a favor de gobiernos de tecnócratas, pero debe tener el apoyo no sólo del Pasok", sino de las principales agrupaciones parlamentarias, agregó.

En caso de confirmarse, la tarea que les espera a los tecnócratas será sacar al país del punto muerto en el que se encuentra desde las elecciones del 6 del actual, cuando los principales partidos políticos que apoyaron el ajuste sufrieron un duro voto castigo que condujo a una fragmentación del escenario político y alimentó los temores a una inminente salida de Grecia del euro.

Hoy habrá una nueva reunión de los líderes de todos los partidos con Papoulias. El único partido que será excluido del encuentro será el fascista Amanecer Dorado, que vivió un espectacular crecimiento en las urnas ante el decepcionante manejo de la crisis económica por parte de los partidos tradicionales. Si tampoco hay acuerdo sobre la alternativa tecnócrata, sería casi inevitable la convocatoria a nuevas elecciones.

"Por el momento no decimos «no»", declaró el conservador Samaras respecto de la formación de un gabinete de expertos. El líder de Nueva Democracia afirmó que seguirá haciendo lo posible para formar un gobierno, que eventualmente podría ser apoyado por el partido de derecha Griegos Independientes. De hecho, antes del encuentro general previsto para hoy, Papoulias propuso reunirse con el líder de esa agrupación, Panos Kammenos.

Los conservadores, socialistas y la Izquierda Democrática reúnen 168 de los 300 escaños parlamentarios. Sin embargo, el líder de la Izquierda Democrática, Kouvelis, insistió en la necesidad de contar con el respaldo del segundo partido entre los más votados en las elecciones del 6 de este mes, la Izquierda Radical (Syriza).

Sin la participación de la segunda fuerza electoral "el gobierno no tendría suficiente apoyo popular y parlamentario", dijo Kouvelis. Y agregó que un gobierno tecnócrata sería "la derrota de la política". Por su parte, el líder de Syriza, Alex Tsipras, no estuvo presente en las negociaciones de ayer. No obstante, trascendió que sí participará en el encuentro sobre la formación de un gobierno tecnócrata.

Sin gobierno y sin dinero

Según una reciente encuesta, de convocarse nuevamente a elecciones, Syriza podría reforzar su posición y lograr cerca del 20,5% de los votos, con lo que desplazaría del primer lugar a los conservadores de Nueva Democracia. Syriza propone dar marcha atrás con el ajuste acordado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional como condición para recibir el rescate, por lo cual parece inevitable la salida del euro.

Las nuevas elecciones se realizarían sólo a mediados de junio, probablemente el 10 o el 17. Dado que Grecia se quedaría sin dinero ese mismo mes y no hay ningún gobierno que negocie por estos días el próximo tramo de ayuda, los inversores comenzaron a apostar por un default y una salida del euro más pronto que tarde.

Alemania, mientras tanto, reforzó ayer su llamado a la formación de un gobierno viable en Grecia, pero reconoció que la situación era difícil. La Comisión Europea, a su vez, instó ayer al país a cumplir con sus compromisos. "Queremos a Grecia en el euro", señaló la vocera comunitaria Pia Ahrenkilde, que sin embargo insistió en que "muchas respuestas deben venir de Grecia".

La posibilidad de una bancarrota y una vuelta al dracma parece estar extendiéndose entre los griegos, que deben optar entre el dolor del recorte de gastos exigido desde Bruselas a cambio de ayuda y una existencia acaso más dolorosa todavía fuera del euro.

"Tenemos que quedarnos en el euro. He vivido la pobreza del dracma y no quiero volver atrás. ¡Nunca! Que Dios nos ayude", dijo Maria Kampitsi, una jubilada de 70 años que tuvo que cerrar su farmacia hace dos años.

Agencias EFE, Reuters, DPA y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?