La frase que calentó la polémica por el dólar

Insólita justificación de Aníbal Fernández
(0)
1 de junio de 2012  

Sus recurrentes anibaladas son ya un clásico de la política argentina , pero Aníbal Fernández - senador nacional y ex jefe de Gabinete- siempre redobla la apuesta en su defensa del Gobierno.

Ayer, en pleno rebrote de fiebre para conseguir dólares que no aparecen por ningún lado debido a las recientes disposiciones de la AFIP, Fernández hizo estallar las redes sociales y despertó la indignación de la oposición con un par de frases que contradicen la anunciada política oficial de "desdolarización" de la economía, que él pretendió defender.

"¡Compré dólares porque se me antoja, por eso! Hago lo que quiero con mi plata", afirmó un exaltado Fernández en una entrevista para Radio Continental cuando se le preguntó en qué moneda tiene sus ahorros.

La periodista Magdalena Ruiz Guiñazú lo había cuestionado durante ese diálogo por decir que "la gente tiene que cambiar su mentalidad y no pensar más en dólares", y al mismo tiempo aceptar que él mismo tiene algo más de 24.000 dólares "comprados legalmente". También reconoció que no se desprenderá por ahora de los requeridos billetes verdes, cuya adquisición se transformó en una gestión casi imposible desde que la AFIP impuso severos controles a su libre disponibilidad. "Tampoco soy un tarado que tengo que ir a venderlos golpeándome el pecho en un falso patrioterismo y perdiendo guita. Déjelos ahí tranquilos, que están bien cuidados", contestó el senador en otra entrevista, un rato más tarde.

Sólo un día antes, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, había defendido las medidas de restricciones en su informe al Congreso y había cuestionado la cultura dolarizada de los argentinos.

Revuelo y críticas

El revuelo, claro, fue mayúsculo. Empezó, aunque parezca increíble, en la Casa Rosada. "¡Qué gracioso estás, Aníbal Fernández! ¿O qué tomaste, vivarachol a la mañana?", le dijo la presidenta Cristina Kirchner al mediodía y en plena teleconferencia con Bahía Blanca y Santiago del Estero. Cerca del senador aclararon a LA NACION que la amonestación irónica de la Presidenta fue "porque Aníbal hizo una broma sobre taxistas" mientras la primera mandataria hablaba, y no por sus frases de defensa solitaria de la pesificación. Pero la duda sobre un presunto enojo presidencial con el senador quedó flotando en el aire.

Durante la jornada, la oposición y algunos oficialistas críticos también aprovecharon para fustigar a Fernández y acentuar las contradicciones del discurso oficial . "Resulta que le piden a la población que se pesifique, mientras la Presidenta y todos sus ministros compran y ahorran en dólares. El Gobierno, además de haber perdido la brújula en política económica, tiene una hipocresía enorme que la gente percibe y rechaza", se despachó el diputado Gerardo Milman (GEN).

"Es la falsa y doble moral del Gobierno. Le dicen a la gente lo que ellos no hacen. Aníbal Fernández le falta el respeto a la gente y la consecuencia va a ser una moneda cada vez más débil. Vamos camino a repetir la historia", advirtió a LA NACION la diputada Patricia Bullrich (Unión por Todos-Capital).

El legislador porteño Julio Raffo (Proyecto Sur) pidió con ironía "un desagravio para la Presidenta, quien pese a los planteos pesificadores de Abal Medina tiene ahorrados más de tres millones de dólares". Y el ex diputado por la Coalición Cívica Fernando Iglesias fue lapidario: "Volvió la política. Y la política hace con sus dólares lo que se le antoja", ironizó el ex legislador.

Miguel Braun, director de la Fundación Pensar, ligada al macrismo, también twitteó: "Está perfecto que @fernandezanibal ahorre en dólares, lo banco. Lástima que no quiera que lo acompañemos", ironizó.

Cerca de las siete de la tarde, y tal vez abrumado por la repercusión negativa de sus dichos, Fernández intentó aclarar sus dichos utilizando el prime time televisivo. Reiteró que hará lo que quiera con su plata, pero pareció relativizar sus dichos matinales. "La discusión no debe centrarse en mí", afirmó en el canal de noticias C5N. Pero la definición más importante la dio después, al decir que el Gobierno recurría a restricciones "porque no hay capacidad del Estado para hacerse cargo de los dólares necesarios. Usted tiene necesidad de pagar deuda, de resolver situaciones para las que se necesita la divisa y no la puede conquistar de otra manera".

Además de sus explicaciones, Aníbal arrastra otra curiosidad: su hijo Facundo Aníbal Fernández integra, desde mayo de 2008, la SRL Palo Verde, dueña de una estación de servicio en la localidad bonaerense de Adrogué. Coincidencias o no, Fernández no se despegará (por ahora) de sus dólares, aunque en línea con la estrategia de la Casa Rosada recomiende no pensar más en el verde objeto de deseo argentino.

En Twitter

@Facundo_Moyano

Facundo moyano (CGT)

"Néstor era un hombre que sabía hacer buenos negocios y que puso esa capacidad en función del bien común. También por eso era un patriota"

@FerIglesias Fernando Iglesias (CC)

"Lo de pensar en pesos y ahorrar en dólares" también está en las zonceras de Jauretche? Yo también creo que ha llegado la hora de que los argentinos pensemos en presos"

@JulioPiumato

Julio Piumato (CGT)

"La desdolarización parece q es pa los giles! Aníbal Fernández prefiere atesorar en dólares"

@gmilman

Gerardo Milman (GEN)

"La AFIP resolvió mandar los perros a la Casa de Cristina, Máximo, Timerman, Boudou y Anibal dicen que ahí hay muchos huesos verdes"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?