Suscriptor digital

Mejor, bajar salarios públicos

El economista no cree que en el país pueda hacerse una devaluación exitosa
(0)
1 de agosto de 1999  

La Argentina debería bajar los salarios del sector público en forma coordinada, antes de pensar en salir de la convertibilidad, aseguró a La Nacion Daniel Artana, economista en jefe de Fiel, en sintonía con lo que había dicho hace unos meses su colega Ricardo López Murphy.

"Para los analistas de Wall Street y de la academia norteamericana, la crisis actual de la economía argentina representa una segunda oportunidad para especular sobre la suerte de la convertibilidad", opinó Artana. "En el tequila se equivocaron cuando creían que la Argentina iba a devaluar", agregó.

-¿Por qué en los Estados Unidos hay tantos economistas que creen que la Argentina va a devaluar?

-Cuando uno recibe un shock negativo en el sector real, la teoría dice que sería preferible contar con un tipo de cambio flexible. Pero uno siempre evalúa los costos y las ventajas de pasar de un sistema a otro y en el caso de la Argentina los costos de renegociar los contratos emitidos en dólares es enorme.

En general, la gente que cree que es posible pasar a un régimen flexible ignora que en el mediano y en el largo plazo el crecimiento no depende del tipo de cambio fijo o flexible. En la Argentina la gran mayoría de la gente entiende que con una economía bimonetaria es muy difícil hacer una devaluación exitosa.

-¿Qué espacio hay para un ataque especulativo exitoso?

-Muy bajo. Para que creciera el riesgo las reservas deberían desaparecer, habría que utilizarlas para salvar el sistema financiero, como el caso de Corea, o en el pago de los vencimientos de la deuda de corto plazo, como hizo Brasil. En la Argentina no se observan ninguna de estas características.

El problema es otro: cuán dura será la recesión y cuál es su impacto en las cuentas fiscales, sumado a una transición política que complicó los problemas en vez de resolverlos. Por otro lado, el cuento de la devaluación exitosa del Brasil todavía no está claro.

-La pregunta de los norteamericanos es cómo se recupera la competitividad sin recursos fiscales ni política monetaria

-Hay que crear esos recursos fiscales y eso no se arregla con un tipo de cambio flexible. Si el dilema es bajar el costo de los asalariados y el gasto público en dólares con una devaluación, habría que sumarle las consecuencias de violar los contratos en dólares de toda la economía. Por eso quizá la Argentina debería bajar los salarios del sector público en forma coordinada. Esta medida es políticamente difícil, pero devaluar también lo es.

-Es la tendencia que se observa en el sector privado

-Así es. Por otra parte, no está claro que la recesión le hubiera pegado menos a la Argentina con un tipo de cambio flexible. En suma, la realidad es un poco más complicada que la academia.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?