Suscriptor digital

Ciccone: para la AFIP el aval de Boudou fue "determinante"

Echegaray destacó en un expediente que la opinión del entonces ministro definía el futuro de la imprenta
Hugo Alconada Mon
(0)
10 de junio de 2012  

Corría octubre de 2010 y la ex Ciccone Calcográfica había pedido una moratoria excepcionalísima . El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, no fue con vueltas y en el mismo expediente le mandó un mensaje directo al entonces ministro de Economía, Amado Boudou.

Le advirtió que la posición que tomara el hoy vicepresidente de la Nación sobre ese pedido sería "determinante" para decidir si le otorgaba a la empresa de Alejandro Vandenbroele un plan de pagos que incluyera una multimillonaria quita de intereses y multas.

La categórica posición de Echegaray consta en el expediente de la AFIP 1-257899-2010, que se abrió tras el pedido de la ex Ciccone, cuya copia obtuvo LA NACION , y que terminó por remitirse a la Justicia. Allí, el zar de los impuestos expuso que no tomaría una decisión si Boudou no daba su parecer sobre la empresa en la que cuatro días antes había desembarcado de manera formal Vandenbroele, investigado por el juez Ariel Lijo como presunto testaferro del vicepresidente.

Fechada el 25 de octubre de 2010, la nota que Echegaray le envió a Boudou y que se agregó como la foja 25 de ese expediente administrativo, contiene dos primeros párrafos introductorios para una situación, según le planteó al actual vicepresidente, en la que resultaba "necesaria su intervención".

Ya en el tercer párrafo, Echegaray fue al grano: "Se requiere de esa instancia que ponga en conocimiento de esta Administración Federal cuál debe ser el temperamento a seguir acerca de la petición formulada [para una moratoria] y los montos propuestos [para la quita], sin perjuicio de las competencias respectivas y las formas ulteriores de instrumentación que podrían resultar adecuadas para la cuestión". Y luego, en el cuarto y último párrafo, llegó el remate: "Dicho temperamento será determinante en el trámite que se lleve adelante acerca del tema".

Echegaray había llegado a ese punto apoyado en un dictamen previo de su entonces jefe de asesores, Rafael Resnick Brenner, quien había concluido que la AFIP contaba con facultades para decidir por sí sola sobre una quita, pero que aun así convenía conocer la posición del Ministerio de Economía sobre "la viabilidad del pago propuesto de manera más previsible".

La visión de Resnick Brenner resulta cuando menos controversial, según indicaron a LA NACION tres fuentes de la AFIP y dos tributaristas. La quita está prohibida de manera taxativa por la ley 25.678, algo que reconoció el propio Echegaray el 8 de marzo último, cuando brindó una conferencia de prensa sobre el caso Ciccone. Dijo que su organismo no está facultado para decidir quitas sobre las deudas. Y deslizó de manera vaga por qué consultó a Boudou. "Ciccone pedía más de lo que podíamos dar", dijo ante la consulta de los periodistas.

LA NACION contactó a Resnick Brenner, quien declinó responder las consultas "toda vez que hay una causa judicial". También desde el jueves se intentó consultar a Echegaray, pero su vocero no respondió las llamadas.

Ya en el Ministerio de Economía, el expediente pasó por el director general de Asuntos Jurídicos, José Guillermo Capdevila. A lo largo de tres carillas completas, alertó que Boudou no podía ni debía opinar sobre el pedido de la empresa de Vandenbroele por carecer de facultades para intervenir, así como porque la información recopilada por la AFIP era incompleta.

Apenas si le abrió un resquicio en unas pocas líneas para que expusiera una visión "política" general (de lo que se informa por separado).

Pero ese mismo lunes 8, horas antes de volar a Corea del Sur para participar en la Cumbre del G-20, Boudou firmó su polémica nota a favor de la ex Ciccone. Y aunque destacó que la AFIP debía avanzar "sin mengua del interés fiscal", se convirtió en un escrito único en su tipo en más de 16.000 notas similares cotejadas por la Justicia.

Esa nota es singular, entre otros motivos, porque Boudou dijo que apoyó "la petición formulada por Ciccone Calcográfica" -por la moratoria excepcional con una quita prohibida de manera taxativa por ley-, "en virtud del dictamen de la Dirección General de Asuntos Jurídicos de esta Cartera que antecede y por sus fundamentos". Es decir, contradijo los 12 párrafos en los que Capdevila le indicó que no procediera como finalmente lo hizo.

"Reducciones en el monto"

Ya otra vez en la AFIP, el expediente administrativo volvió a las manos del jefe de asesores de Echegaray, Resnick Brenner. Con una velocidad notable, el miércoles 10 ya había redactado y firmado su segundo documento a favor de la moratoria de Ciccone.

Más notable aún, Resnick Brenner redactó una nota de ocho párrafos en la que jamás aludió a la frase "sin mengua del interés fiscal" de Boudou. Por el contrario, sí aludió a las "potestades de este organismo [por la AFIP] para efectuar reducciones en el monto de la deuda". Es decir, tal y como solicitaba la empresa liderada por Vandenbroele, y a pesar de lo dispuesto por el nuevo artículo 113.1 de la ley 11.683, según la reforma de la ley 25.678.

Para entonces, Vandenbroele ya había comenzado a pagar las expensas, el cable y el teléfono fijo del departamento de Boudou de Puerto Madero, según pudo verificar LA NACION.

Para entonces, también, el íntimo amigo, padrino de casamiento y único socio reconocido de Boudou, José María Núñez Carmona, había comenzado con sus 19 vuelos alrededor del mundo pagados por The Old Fund, la firma controlante de Ciccone que preside Vandenbroele. Y lo hacía por intermedio de una agente de turismo que fue la pareja de Boudou durante toda una década.

Pero Resnick fue más allá de alentar la quita en la moratoria vedada por ley. "Por expresas instrucciones del Señor Administrador Federal", le comunicó al subdirector general de Asuntos Jurídicos de la AFIP, Pablo Aguilera, "se solicita un urgente despacho para las presentes actuaciones". Y el expediente cobró una velocidad de vértigo para darle luz verde a Vandenbroele.

La huella de papel

  • 14 DE OCTUBRE DE 2010

    Ciccone pide ayuda

    Apenas levantada su quiebra comercial, la empresa le pide a la AFIP una moratoria que incluya quita de intereses, multas y honorarios.
  • 25 DE OCTUBRE DE 2010

    Opinión "determinante"

    El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, le envía el expediente al ministro de Economía, Amado Boudou; le advierte que su opinión será "determinante" para definir qué hacer.
  • 10 DE NOVIEMBRE DE 2010

    Luz verde para la moratoria

    Con el expediente otra vez en sus manos, Resnick Brenner avanza para darle una moratoria y en esa línea consulta al área jurídica de la AFIP sobre "las potestades para efectuar reducciones en el monto de la deuda" de Ciccone.
  • 25 DE OCTUBRE DE 2010

    La primera venia

    El jefe de asesores de la AFIP, Rafael Resnick Brenner, considera aceptable el pedido de Ciccone, pero sugiere consultar al Ministerio de Economía.
  • 8 DE NOVIEMBRE DE 2010

    Una nota sin precedente

    Pese a la recomendación en contrario de su director de Asuntos Jurídicos, Boudou firma una nota para que "se proceda a la petición formulada por Ciccone".
  • Una semana a cargo del Poder Ejecutivo

    A Amado Boudou le toca empezar esta semana un período con muchos días a cargo del Poder Ejecutivo, por viajes de la presidenta Cristina Kirchner. La reunión del Comité de Descolonización de la ONU, el jueves 14, es la primera cita de la gira presidencial. Cristina Kirchner llegará el miércoles a Nueva York y expondrá al día siguiente sobre la soberanía de Malvinas. El fin de semana volará a Los Cabos, México, para participar de la Cumbre del G-20. Estará el lunes y el martes. Regresará al país, pero a los pocos días (del 21 al 23) está invitada a otra cumbre, en Río de Janeiro.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?